¡SOY BOHEMIA ! ¿Y QUÉ?

Siempre me preguntan ¿que es ser Bohemio? les respondo : El Bohemio vive por vivir , se llena de angustia sin tener por qué, pero está alegre cuando otros no están.

El Bohemio vive su vida incansable de ideas ,algunas creativas y otras filosóficas, todas para hacer de su vida un paraíso. El Bohemio no teme, solo porque él vive su vida como quiere, ahora sin causarles daños a sus semejantes. Vive la vida con principios y hasta con responsibilidad pero hace lo que quiere cuando quiere. En la música encuentra pinturas, en las poesías encuentra música, y en las pinturas encuentra versos ...es así mientras que se bebe su copa y sin faltar un café en un bar escondido adonde solo se lee por la media luz y la atmósfera del tabaco. La noche es su tarima....ahi baila, canta, bebe, conversa y admira a otros como él. Se proclama el duende de la noche. Ve el mundo con otros ojos ...él ve colores en el cielo nublado, ve la melancolía en una rosa brillante en su esplendor.

Gracias a todos que entienden estas breves letras. ¡SÍIIIIIII!!!! ¡Soy una Bohemia !!! ¿y Qué?

Utiliza este servicio

Seguidores

Google+ Followers

Concurso Nacional de Ensayos Rafael Barrett (Paraguay)


1 de noviembre de 2010


El Concurso está dirigido a todos los paraguayos y extranjeros ­residentes en el país en los últimos 5 años­, mayores de 25 años.

El tema del ensayo deberá basarse en una figura o aspecto de la cultura paraguaya.

Mayor información:
Telf.: 445 138
E-mail: d.lenguas@hotmail.com

Sobre Rafael Barret
Una veraniega mañana de sábado, el escritor Gregorio Morán - en la imagen a la derecha - recibió una llamada telefónica de su amigo Jerónimo Granda, quien con una entonación perfecta y cierto deje de ironía, le leyó un texto sobre unas "putas gallinas" de un autor desconocido para él, llamado Rafael Barrett, que le conmocionó.


A partir de ese instante de perplejidad por la calidad de las catorce líneas escuchadas a través de un auricular, el ensayista Morán decidió dedicar más de dos años de su vida a seguir el rastro y a rescatar del olvido la figura insólita del escritor Rafael Barrett, de padre inglés y madre española, nacido en 1876 y fallecido en 1910 de tuberculosis, cuando sólo tenía 34 años.


Acompañado por el editor de Anagrama, Jorge Herralde, Morán ha explicado hoy en rueda de prensa que la biografía de Barrett, que él ha titulado "Asombro y búsqueda de Rafael Barrett", es por ella misma una "telenovela", protagonizada por un personaje que lo tiene todo.


Ninguneado en la España de su época, disfrutó de las posibilidades que le ofrecía el Madrid castizo y bohemio de finales del siglo XIX hasta que un día de 1902 tuvo que exiliarse a Paraguay, después de recalar brevemente en Argentina, por un altercado con el duque de Arión, un personaje muy influyente en el régimen de aquella época.


Gregorio Morán ha mantenido hoy que Barrett era una figura insólita en la España de su tiempo, guapo, rico, con cultura y capacidad para escribir en inglés, francés y castellano.


Aunque aquí pocos lo conocen, en Latinoamérica fue alabado en su momento por autores como Jorge Luis Borges, Augusto Roa Bastos o José Enrique Rodó.

En España, fue amigo de Ramón María del Valle Inclán y también fue reivindicado por Rafael Cansinos-Assens. Sin embargo, Gregorio Morán conoció mucho de él gracias a un asturiano exiliado en Montevideo (Uruguay), llamado Vladimiro Muñoz, que falleció hace poco, y que había conocido a la esposa de Barrett, Panchita, a su hijo Álex y a uno de sus íntimos amigos.


Asimismo, Barrett era un excelente pianista y un portento en matemáticas, con un carácter fuerte e impulsivo, valiente y con arrojo, lo que le llevó, tanto en España como en Latinoamérica a retarse en duelo en numerosas ocasiones.


Sin embargo, muchos de estos duelos no llegaron a celebrarse al conocer los retados que Barrett tenía un dominio excelente de la pistola, así como una gran puntería.


También fue un librepensador radical entregado a la causa de los más débiles, a través de combativos y subversivos artículos, en revistas creadas por él mismo, como "Germinal", llegando a publicar en vida únicamente el libro "Moralidades actuales".


Los anarquistas argentinos lo han reivindicado siempre como uno de los suyos, pero Gregorio Morán en esta obra lo discute y mantiene que adscribirlo a esta corriente política es una "exageración".

No hay comentarios: