¡SOY BOHEMIA ! ¿Y QUÉ?

Siempre me preguntan ¿que es ser Bohemio? les respondo : El Bohemio vive por vivir , se llena de angustia sin tener por qué, pero está alegre cuando otros no están.

El Bohemio vive su vida incansable de ideas ,algunas creativas y otras filosóficas, todas para hacer de su vida un paraíso. El Bohemio no teme, solo porque él vive su vida como quiere, ahora sin causarles daños a sus semejantes. Vive la vida con principios y hasta con responsibilidad pero hace lo que quiere cuando quiere. En la música encuentra pinturas, en las poesías encuentra música, y en las pinturas encuentra versos ...es así mientras que se bebe su copa y sin faltar un café en un bar escondido adonde solo se lee por la media luz y la atmósfera del tabaco. La noche es su tarima....ahi baila, canta, bebe, conversa y admira a otros como él. Se proclama el duende de la noche. Ve el mundo con otros ojos ...él ve colores en el cielo nublado, ve la melancolía en una rosa brillante en su esplendor.

Gracias a todos que entienden estas breves letras. ¡SÍIIIIIII!!!! ¡Soy una Bohemia !!! ¿y Qué?

Utiliza este servicio

Seguidores

Google+ Followers

Otros escritos


¡Alerta! Todo golpeador es un violador


Conceptos que son residuales de antiguas formas de pensamiento que consideran que la mujer y los hijos son una "posesión" más del hombre y por tanto tiene derecho a hacer con ellos lo que considere digno, justo, equitativo y saludable, han permitido que en una enorme mayoría de países se vea al golpeador como alguien con quien "no hay que meterse".

Curiosamente, este criterio es independiente de niveles sociales, razas, religiones, etc. La violencia doméstica, especialmente la ejercida por el "jefe de familia", continúa en aumento al tiempo que la "masculinidad" decrece. Y ambas cosas seguramente tienen raíces sicológicas comunes en muchos aspectos.

¿Qué es un "golpeador"? Los expertos han comenzado a considerarlo no como un problema "hogareño" sino como un verdadero problema social.

Seguramente van descubriendo en esos individuos una potencialidad agresiva que comienza en el seno del hogar sometiendo a sus indefensos familiares pero que en muchos casos irá ampliando sus objetivos a personas que no viven con él pero en los que detecta una similar incapacidad defensiva sobre la que puede avanzar. Esto confirma la cobardía implícita en este tipo de daños físicos o morales. Nunca enfrentan a iguales sino sólo a quienes consideran inferiores.

Ante quienes no se atreve a exhibir su violencia innata se muestra como buen padre, buen esposo, buen vecino, etc., lo que se ha mostrado en forma excelente en un film llamado "Cara de ángel" porque ésta es su apariencia frente al mundo que no puede someter. Tanto es así que la mayor parte de quienes creen conocerlo no pueden aceptar la realidad cuando los afectados se la transmiten.

Nadie ayuda al "golpeado". O quizá unos pocos intentan hacerlo sin resultados importantes. Es por eso que, en muchos casos, el final es dramático y conlleva un grave daño o hasta la muerte de uno o más "golpeados", cuando no la eliminación física del golpeador por acción de sus víctimas.

Pero hemos planteado que el tema es aún más grave que esto. Porque quien golpea dentro del hogar, físicamente o moralmente, irá avanzando en el tiempo apoyándose en su impunidad para violar a su esposa, a sus hijos, a todo indefenso que se ponga a su alcance, lo que en realidad comienzó a hacer con su primera agresión.

Sabe que la sociedad muy difícilmente lo considerará peligroso porque sus vecinos y conocidos creerán suficiente protección el "no te metas" que aplican. Y hasta buscarán excusas para el golpeador-violador alegando que sus víctimas habrán hecho algo para merecer su agresión.

Por eso, amigos, es tiempo de considerar a cualquier golpeador como un peligro social. Si es capaz de superar vallas culturales y así puede someter y lastimar a su propia familia, es posible y altamente probable que en cualquier momento amplíe sus límites. Entonces someterá a otros seres humanos a situaciones similares. Y vendrá a sus casas a atacar a los hijos de ustedes, sus vecinos.

Es un enfermo, seguramente. No puede controlarse y por eso tiene espasmos de arrepentimiento, de prometer cada vez que no lo volverá a hacer, sinceros durante esos breves momentos en los que la enormidad de sus acciones lo hizo asustarse de ellas. Pero serán espasmos breves, porque volverá a hacerlo, y cada vez será peor. Y si es un enfermo que puede dañar tan gravemente a sus prójimos debe ser apartado de la sociedad por leyes que comiencen a aplicarse sobre sus actos cuando se manifiesta como golpeador, sin esperar un hecho dramático como provocar lesiones graves o la muerte por intentar violar el cuerpo o el alma de su esposa, de sus hijos o de los de sus vecinos.

Entonces, protejamos nuestros hogares, nuestras familias, nuestros amigos y nuestros vecinos denunciando estos seres "perversos" en el momento en que comiencen a manifestar eso que, años atrás, considerábamos una "tara mental". Dejemos de llamar "golpeadores" a los que en realidad son "violadores" y juzguémoslos como tales.


***
Cómo escribir, publicar y vender tu primer libro

Por qué tu también puedes convertirte
en un escritor exitoso

(aunque todavía no has publicado nada
o ni siquiera lo escribiste)

Seguramente te ha llamado la atención la enorme cantidad de personas que escriben, publican y venden libros de todo tipo acerca de miles de temas diferentes.

Y habrás alguna vez pensado en que algún día iban a estar en el mercado mundial libros escritos por ti. Porque te interesa la literatura y tienes por allí cuentos o poesías que solamente has leísdo a tus amigos más íntimos o quizá a nadie todavía. O porque has estado trabajando durante años como pintor de casas, electricista, fontanero, cocinera o modista y has aprendido secretos del oficio que seguramente podrían ser útiles para cientos o miles de colegas en el mundo. O porque eres un artista plástico o un músico que tiene cosas para contar y enseñar que sabés que interesarían a muchos otros. O porque tienes historias o anécdotas personales o familiares que merecerían estar en un libro para que mucha gente las conozca.

¿Recuerdas a Doña Petrona, la famosa cocinera argentina? Cuando era muy jovencita la contrataron para dar clases a los que compraran las entonces novedosas cocinas eléctricas. De allí surgió el publicar un libro y, como a ninguna editorial le interesaba editarlo, pagó su publicación y luego puso un aviso en el diario ofreciéndolo desde su propia casa.

La gente hacía cola en la puerta de su departamento para comprárselo y así fue ganando mercado. Finalmente, cuando ya era una persona conocida, las editoriales se interesaron y en pocos años llegó a ser el libro más vendido en el país, compitiendo con la Biblia que se regalaba.

Pero ahora tenemos las computadoras y la internet. Todo es más sencillo y ya has podido comprobar que has consegudo nuevos amigos no solamente en tu ciudad sino también en el resto del país y en muchos otros lugares del mundo.

Y tienes tu propia editorial en casa para iniciar esa aventura de volcar tus conocimientos, tus pensamientos, tus propuestas... Se llama "Word" y está en tu propia computadora. Y no se precisa ser muy experto para comenzar a usarlo.

Qué debes hacer para comenzar

Lo primero es elegir un tema puntual, algo que ya está "medio cocinado" porque has escrito cosas, o has reunido material sobre eso.

Por ejemplo, si vienes de una exposición en la que mostraste tus cuadros más recientes, o tu grupo musical actuó en un recital en alguna parte, seguramente estás feliz por haber dado un paso más hacia tu meta pero también traes esa sensación de que podría haberse hecho mejor. Y sabes qué errores se cometieron por los que no hubo tanto público como el esperado. Eso se llama "experiencia" y ya has tenido más de una sobre el asunto.

O acabas de ver una noticia sobre el incendio de una casa causado por un error humano y tú como bombero tendrías muchos consejos para dar que ayudarían a evitar cosas así.

No tienes que esperar aprender nada nuevo para ya poder hacer un pequeño libro o manual en Word que transmita éso que estás pensando. Dedica unas horas para organizar el asunto y escribirlo. Ponle un título en la portada y tu nombre o el seudónimo que quieras usar y guardalo en el disco rígido como archivo.

Y para cualquier duda que te surja en esta primera etapa, siempre podrás tú contar con nuestra ayuda enviando un mail a olgaydanielproducciones@gmail.com . Que en esta etapa, cuando todavía no eres un famoso escritor que ya conocen en el mundo, será totalmente gratuita y sin compromiso para ti.

Qué haces después de tener el libro escrito y guardado como archivo en tu computadora

Lo segundo es contactarte con nosotros. ¿Por qué? Porque puedes aprovechar nuestra historia de años en internet y los recursos que hemos elaborado. Tenemos miles de visitantes diarios a nuestro mundo compuesto por un sitio de cientos de páginas y unos cincuenta blogs temáticos. Y uno de esos blogs es una Feria del Libro que va creciendo en visitantes y actividad. Verifícalo entrando a ver, por ejemplo, nuestro blog índice http://olgaydaniel.blogspot.com/ o el blog de la Feria http://ferialibrodelmundo.blogspot.com/.

Allí tú vas a encontrar una solapita dirigida a los autores que quieran promocionar sus libros en la Feria. Y vas a ver que podemos ayudarte a hacerlo por un costo muy pequeño por mes. Porque como dice nuestro amigo Adolfo, historiador y poeta, no hay muchos escritores ricos. Él suele hablar de "el hambre de los poetas". Quizá no sea para tanto pero sabemos que al comienzo casi ninguno puede hacer inversiones importantes.

¿Y después?

Lo que sigue es hacer que te conozcan, conozcan tu libro y lo compren, porque debe tener un precio razonable que permita que, mientras vendes tu primer trabajo, recibas ingresos que te permitan pensar en un segundo, en un tercero,... ¿quién sabe?

Pero en esta etapa fundamental, si expones tu libro en nuestra Feria, ya te estaremos ayudando "con todo". Porque no es solamente que la gente visite el blog y te vea allí. También te encontrará el famoso buscador de Google y te pondrá en sus listados, y otros buscadores y catálogos a los que estamos asociados. Enviaremos tu promoción a los medios de prensa en los que publicamos con frecuencia, aparecerás en las redes sociales con las que estamos ligados y verás cómo crece esta "torta" que tú preparaste pero en la que nosotros nos convertiremos en tu "leudante".

Te enseñaremos cómo enviar ese archivo de Word que suele llamarse "libro digital", "libro electrónico", "e-book" o como quieras. Cómo convertir ese archivo ".doc " en un archivo ".pdf" para que no pueda ser copiado parcialmente. Cómo relacionarte con algunas editoriales con las que trabajamos para que puedas imprimir, si te interesa, ese libro sobre papel. Cómo cobrar desde tu casa lo que tus nuevos lectores pagan para tener tu libro.

En fin, estaremos junto a ti para comenzar a profundizar ese pequeño o gran negocio que nació cuando tú escribiste tu primer libro.

Esperamos tu consulta. Creemos que tú puedes y nos gustaría ayudarte.

****

¿Sabías que puedes ser hijo de un extraterrestre y aún no estar enterado? Sobre híbrido y cosas así. 

Ya muchos amigos saben que estoy inmerso en una nueva novela en gestación que trata de las experiencias íntimas y no tan íntimas de una chica híbrida.

En esto de la Ufología, se denomina "híbrido" al que tiene un progenitor terráqueo y su otro progenitor es alguien proveniente de otro planeta del Universo.

Generalmente esta situación no es conocida por el interesado (o interesada) hasta que algunas circunstancias se lo hacen sospechar primero y confirmar después.

En el caso de Natasha, la protagonista de mi novela, su capacidad de mover objetos a distancia (telequinesis), sanar heridas por imposición de manos o conocer en detalle hechos aún no sucedidos le permiten sospechar y confirmar que "algo raro pasa con ella".

Cuando la situación comienza a aclararse, ¿qué pasa con sus sentimientos, sus temores, sus deseos? Eso lo sabrás cuando leas la novela si alguna vez llego a terminarla, para lo que aún falta quizá no poco tiempo.

Pero vamos a jugar un poco con esa situación suponiendo que eres tú el o la protagonista.

De pronto, un día, algo inexplicable te pasa y descubres que tienes un poder particular. Puede ser alguno de los que Natasha manifiesta o cualquier otro. Te ocurre una o más cosas que no puedes comprender del todo pero que sabes que puedes reproducir a voluntad.

Lo comentas con alguien o te lo reservas, pero comienzas a intuir que éso que te pasa no es del todo humano. Y lees por allí que los extraterrestres han estado, están y seguirán estando entre nosotros de alguna manera. Al menos, miles de personas lo han asegurado siempre.

Y uno de ellos, de vez en cuando, traba relación con uno de por aquí para vivir una experiencia sexual. Contacto, abducción, seducción (o no), fertilización de un óvulo humano con algún tipo de espermatozoide foráneo o fertilización de algún tipo de óvulo extraterrestre con un espermatozoide humano. Y de allí, después quizá de los consabidos nueve meses, naces... ¡tú!

Y comienzas a llamar "papá" o "mamá" a quien no lo ha sido biológicamente. Un nuevo "híbrido" en este planeta: ¡Tú! Entonces buscas, investigas y todo eso, para confirmar que no eres de este lugar o lo eres en un 50%.

Aquí estás, entonces, a sabiendas o en total ignorancia concreta, aguardando a que uno de estos días, o preferentemente, una de estas noche, venga tu otro progenitor, el no terráqueo, a buscar a su bebé que ya no lo es tanto porque se ha convertido en adolescente o en persona adulta.

La nave espacial baja en tu jardín o en cualquier otro lugar más o menos adecuado y te invita dulcemente a subir al transporte ése para llevarte a vivir definitivamente en tu otro hogar, desconocido y lejano. O siguiendo las técnicas de Spielberg, se coloca sobre tu actual residencia, emite un haz de luz y te succiona suavemente hacia su interior.

En fin, que tu vida cambia a partir de ese momento. Y cambia de un modo brusco hacia un futuro totalmente distinto.

¿Qué pensarías? ¿Qué pasaría con tus amores terráqueos, con tus amigos, con tus proyectos, con tus sueños...? ¿Serías feliz yéndote de este complicado planeta Tierra para "mudarte" a otro diferente más avanzado, más ordenado?

¿Le dirías sin problemas "papi" o "mami" a alguien sin orejas y con tres dedos en cada mano, por ejemplo? ¿Lo discriminarías o pensarías que es uno de tus progenitores y que seguramente tienes tú también algo de él o de ella?

No es fácil ser "híbrido". Todo se complica pero también se abren inesperadas posibilidades para tu vida. Debes dejar a tu otro progenitor a quien llamabas "mamá" o "papá" y lo era realmente, y a alguien a quien llamabas "papá" o "mamá" sin que lo fuera biológicamente.

Quizá lo no sabes y eres un producto híbrido interplanetario. Y esta noche, ¿por qué no?, baja una nave de otra galaxia (o de ésta misma) y alguien con uno de sus tres dedos de la mano derecha hace un gestito para invitarte a iniciar una etapa maravillosa de tu vida, o al menos, supuestamente maravillosa.

¿Irías?

En caso negativo, cuéntame por qué.

En caso afirmativo, fíjate si puedes enviarme un mensaje por internet o algo así, de modo de saber cómo te está yendo por allá lejos. Para ir preparándome, porque seguramente también yo soy híbrido y uno de estos días seguiré tu camino.




*****
Razim al Hamed, el verdadero “hombre del año”

Un cuento destinado a los adultos.
(Quizá también una guía más acerca de cómo crear una ficción que parezca cierta.)
---
¿Quién es Razim Al Hamed? Según muchos mails que circulan por Internet, es el hombre más rico del planeta, que ha decidido compartir su fortuna con todo el mundo.
Y su riqueza está siendo repartida en cheques de mil dólares a todo aquel que lo desee, gratis, que pueden solicitarse haciendo click en un link incluido y así luego esperar para recibir en la puerta de su propia casa.

¿Por qué el bueno de Razim Al Hamed ha tomado esta decisión? Según quien ideó el personaje, porque está llegando al fin de su vida sin herederos para su inmensa fortuna y, acercándonos como estamos a las fiestas de Navidad y Año Nuevo, no desea que algún gobierno se quede con su dinero en caso de fallecer y prefiere dar con él un poco de felicidad a quienes están sufriendo necesidades.

¿Cuál es la verdad de todo esto? ¿Cuál es la ficción?

Si por un momento pretendo hacerla suponer verdadera, la historia podría comenzar, por ejemplo, señalando que Razim nació en Al Hufuf (Arabia Saudita) el 28 de Diciembre del año 1920. Esa ciudad es el mayor centro urbano localizado en el vasto Oasis Al-Ahsa en la llamada "Provincia del Este" de ese país. En el año 2009, la ciudad tenía una población de un millón doscientas mil personas, aunque era mucho menos poblada, por supuesto, cuando Razim fue dado a luz allí.

Y continuar diciendo que su padre trabajaba en el cercano campo petrolero Ghawar, uno de los mayores del mundo instalados en tierra firme. Su madre estaba sometida a las leyes y costumbres de Arabia Saudita que aseguran para las mujeres un tratamiento de "menores de edad perpetuas" y sin importar su edad, debió tener un tutor masculino, que primero fue su padre y luego su esposo, quienes podían autorizarlas a realizar actividades como viajar al exterior o recibir atención médica. Pero nunca estuvo esa pequeña familia en condiciones de viajar por su extrema pobreza, y solamente recibió atención médica para el parto de Razim.

Sin embargo, será importante incluir que la mujer enfermó poco tiempo después de dar a luz y antes de que Razim cumpliera un año de vida, falleció. Por eso el padre entregó al niño a unos primos lejanos que querían pero no podían tener hijos, y por ellos Razim fue llevado muy lejos del Golfo Pérsico.

Su padre adoptivo, ése que acabo de crear aquí, se dedicó durante muchos años al comercio de telas y a causa de ello la familia viajaba constantemente, de una ciudad a otra, aunque el objetivo del hombre era llegar a Europa. Poco a poco, y viviendo pobremente de lo que recaudaba con la compraventa de esos tejidos, fue acercándose con su esposa y su hijastro al Viejo Continente.

Será así coherente con el relato que Razim recuerde hoy que cumplió sus 30 años en una población turca cercana a la frontera con Armenia. El lugar se llamaba Kars y estaba cerca del Monte Ararat. La gente de por allí decía que sobre esa enorme roca se encontraban los restos del arca de Noé de la que hablaban los libros sagrados. Cuando Razim se refiere a esa época la recuerda con pesar, es fácil de suponer, ya que había reemplazado a su padrastro en la tarea de comerciar telas porque el hombre se sentía muy anciano para hacerlo y su esposa tenía graves dificultades para caminar. Así el joven se había convertido en el sostén de su pequeña familia y todo lo que ganaba, que era realmente poco, lo destinaba a que sus padres adoptivos, que lo habían tratado siempre con mucho afecto.

Nuestro Razim nunca supo su verdadero apellido, el que correspondía a su progenitor biológico, y adoptó el apodo de su padre adoptivo, "al Hamed", cuyo significado es "el que es digno de alabanza", y que sabía que era muy usado en todos los países árabes. Seguramente su padrastro lo merecía y el joven trataría de merecerlo también.

El cruce de Turquía desde la frontera armenia hasta la búlgara le llevó a Razim unos diez años. Llegó a Edirne solo, pues sus padres adoptivos habían muerto en el tiempo que llevó el penoso recorrido. Primero la madre, físicamente muy deteriorada por los años y las enfermedades, falleció y fue sepultada en Afyon. Meses después el hombre, que no pudo soportar la pena, sufrió un ataque cardíaco en Uludag y en pocos días dejó de existir, sin haber logrado concretar su sueño de pisar la Europa más allá de Turquía.

¿Vamos bien? Creo que sí, porque las precisiones geográficas ayudan a crear un ambiente de veracidad a cualquier historia de ficción. Puedo proseguir.

Muy entristecido aunque aliviado de la carga que significaban esos dos ancianos enfermos en su vida, pronto Razim reunió algo de dinero y se atrevió a cruzar la frontera hacia Bulgaria. Ya se hacía conocer como "Razim al Hamed" y en el centro del país, en una provincia conocida como Gavrobo, conoció a Mohamed, un primo lejano del padre del hoy rico y famoso H.E. Sheikh Hamed Bin Ahmed Al Hamed, directivo importante de la compañia de inversiones Al Farida. Si bien ese Mohamed no era un hombre de fortuna, había hecho relaciones valiosas apoyándose en el nombre de sus familiares y así había logrado varios años atrás instalarse en París como agente de inversiones petroleras en Arabia Saudita.

Ahora he reforzado la credibilidad en esta historia absolutamente falsa mencionando personajes de existencia real aunque en forma tangencial, imposible de verificar. Continúo.

No le había ido nada mal. Era inteligente y sagaz. Pronto simpatizó con Razim y le ofreció mudarse con él a su departamento en el Boulevard Saint-Germain, a pocas cuadras del río Sena.

Hasta 1980, Razín trabajó para Mohamed, quien progresó mucho con su empresa y entonces sí se convirtió en un verdadero potentado, con los frutos de las inversiones de franceses en sus proyectos y también con los beneficios enormes que le produjeron sus propios capitales colocados en diversos lugares de Asia y de Europa. Ese año, ya cansado y dispuesto a disfrutar de su bienestar económico, dejó a su amigo, ya de 60 años de edad, como dueño de la agencia, lo abrazó y se fue a recorrer el mundo. Razim nunca supo más sobre él.

Debo dar un cierre al proceso ficticio de enriquecimiento del personaje. Porque alguien que obsequia una enorme cantidad de millones debe previamente haberlos conseguido. Y debo idear cómo hubiera podido lograrlo.

Pero, pese al enorme crecimiento del dinero de ese hombre nacido en Al Hufuf, todavía estaba muy lejos de convertirse en el más rico del mundo. Eso ocurrió con bastante rapidez cuando Razim se interesó por la electrónica y el universo de la informática de las telecomunicaciones. Vendió la agencia en muchos millones de dólares y los invirtió en empresas internacionales, algunas de las cuales se convirtieron poco a poco en su propiedad, al adquirir más del 51% de las acciones.

Es tiempo de que el autor del relato, es decir yo mismo, se inmiscuya en él para facilitar en el lector esa saludable confusión entre realidad y ficción que logra generar algo así como una “mentira creíble”, mucho más convincente que cualquier “verdad increíble”.

Cuando le pregunté acerca de los detalles de esas operaciones tan rentables que había realizado en solamente diez años a partir de la década de los 80, sonrió misteriosamente y se negó a hablar sobre el tema. Eso me hizo sospechar que quizá no fueran demasiado "limpias" y que involucraban a importantes personalidades políticas de diversos países.

Ni siquiera Razim al Hamed sabe realmente cuánto dinero posee. Y tal vez es por eso que muchos lo consideran "el hombre más rico del mundo". Aunque quizá no ha conocido más felicidad que la de la riqueza.

Por supuesto, un árabe saudita de 30 años llamó por su presencia física la atención de muchas jóvenes turcas con las que seguramente mantuvo apasionados romances. Y cuando llegó a los 60, las parisienses se le acercaban no solamente por su apostura sino también por el mucho dinero que ya había reunido. Pero nunca contrajo matrimonio y él está seguro de no tener hijo alguno, ni reconocido ni sin reconocer.

Como el relato tenía un destino prefijado, uno de nuestros blogs en internet, debía crear una relación entre el protagonista y nosotros, Olga y Daniel, de modo que pareciera natural su publicación en ese lugar. Y aquí era un buen momento para incluirla.

Poco antes de cumplir sus noventa años, en este 2010 y residiendo en algún lugar de Europa - algunos dicen que compró una muy hermosa villa en Puglia, Italia y de allí no sale con frecuencia - sugirió a un amigo que había decidido regalar su cuantiosa fortuna "de a mil dólares per cápita". Y entonces se comunicó con nosotros a través de alguien que conocíamos en común para pedirnos que difundiéramos la información.

Pero todavía no lo hemos hecho, salvo en este informe. Lo que significa que todo lo que puedan encontrar en Internet, especialmente en Facebook, es solamente una enorme mentira, una trampa para incautos, un "hoax" como dicen los expertos.

Era tiempo de que yo, el autor de este relato, comenzara a mostrar con mayor claridad que todo era falso en la historia: el personaje inicial y esta pretendida biografía por mí creada. Y debía ser algo relativamente brusco e impactante para que provocara, como lo logró, reacciones de distinto cariz entre los lectores, más de treinta mil hasta hoy, instando a muchos a enviar sus comentarios.

Razim al Hamed no enviará ningún cheque a nadie ni por mil dólares ni por un solo dólar hasta que se lo indiquen sus amigos Olga y Daniel de Argentina. Solamente en ellos tiene confianza y solamente ellos saben bien cuándo y cómo deberá hacerse la distribución. Y, en caso de fallecer, a ellos dejaría su inmensa fortuna para que se ocupen de continuar su aplicación a fines que lo merezcan realmente.

Porque sería triste que el dinero llegara a manos de ambiciosos que creen que pueden recibirlo a cambio de nada, de tontos que han podido engañarse o engañar a otros a través de mails que los incitan a intentar conseguir mil dólares, casi una limosna, con solamente pedirlos. De insensibles a quienes no les interesa ni quién los da ni por qué los da.

Para ellos, Razim al Hamed no existe. Nunca existió. Y la historia que aquí relatamos es apenas una ficción para demostrarles que es verdad que "cada minuto nace un tonto". Es una historia más de Navidad que quisimos hacerles llegar para los ambiciosos, los tontos y los insensibles, pero también para los hombres y mujeres de buena voluntad que confían en lograr dones a cambio de sus esfuerzos cotidianos por los suyos y por los prójimos, dones que valen mucho más de mil dólares y que enriquecen su alma más que su materialidad.

Razim al Hamed es el verdadero "hombre del año". Porque su creador, anónimo e ignorado, permitió que hoy estuviésemos reflexionando aquí sobre temas tan profundos, inspirados por ese ser ficticio pero alentados por la proximidad de unas festividades que nos conmovieron de niños pero que nos siguen siendo significativas de adultos.

En nombre de Razim al Hamed, "el que es digno de alabanza" aunque no haya existido nunca, que se corporiza hoy y aquí, quizá por única vez, no para entregarles un cheque de mil dólares sino para desearles algo mucho más valioso: paz y felicidad para esta Navidad y para el año que pronto iniciaremos.

Y, finalmente, aclaré explícitamente que todo era un relato de ficción creado por mí ese 20 de diciembre de 2010 y dedicado a Olga Isabel Román (con amor) y a "Razim al Hamed" (con respeto).

Y como nos sucede a los escritores, los comentarios generaron una retroalimentación mayor que la esperada. De un simple juego navideño se convirtió en un evento que me permitió replantearme, por ejemplo, el cuidado que debe tener quien escribe con los términos que utiliza pues cada lector es un receptor diferente que lee y evalúa en forma absolutamente individual lo que uno ha volcado con mayor o menor cuidado y conocimiento en un texto que partirá luego al mundo insertándose en un espacio-tiempo propios e insospechados.

Aquí he hecho aún más compleja la dificultad de comprensión del texto, al incluir comentarios personales acerca de cómo lo pensé y elaboré, pero éste es otro lugar de expresión y yo, un mes después de escribir el primer relato, también soy diferente. Y así como un escritor dicen que siempre está relatando partes de una misma historia, al casi repetir una historia no dice exactamente lo mismo que cuando la ideó por primera vez. Por aquí se trata no de un simple cuento sino de mis “sentimientos íntimos”.

Daniel Aníbal Galatro
21 de Enero de 2011.

***
Cortázar, Bestiario, conejos y carnaval


Bestiario es el título del primer libro de cuentos del autor argentino Julio Cortázar, publicado en 1951. Es la primera obra en la que Cortázar dice sentirse "seguro de lo que quería decir". Según el propio autor, varios de los cuentos de Bestiario fueron autoterapias de tipo psicoanalítico. "Yo escribí esos cuentos sintiendo síntomas neuróticos que me molestaban.", dijo también al referirse al mismo.

Los conejos de uno de los cuentos - "Carta a una señora en París" - crean una comunidad en carnaval, generada por el propio protagonista. Conforme con las funciones del grotesco carnavalesco que detalla Bajtin, los conejos quiebran el orden del departamento y del mundo.

Tal carnaval:

...ilumina la osadía inventiva, permite asociar elementos heterogéneos, aproximar lo que está lejano, ayuda a librarse de ideas convencionales sobre el mundo, y de elementos banales y habituales; permite mirar con nuevos ojos el universo, comprender hasta que punto lo existente es relativo, y, en consecuencia permite comprender la posibilidad de un orden distinto del mundo. (Bajtin, p. 37)

Los conejos corrompen el tiempo, cambiando el día por la noche. Inventan su propio espacio, un espacio lúdico fuera de las reglas de la sociedad y la modernidad. Crean un mundo nuevo, un mundo interior, bajo el triple sol de la lámpara. Introducen el desorden del juego, un jugar agresivo que destruye los objetos que signan la cultura. El pobre protagonista no puede descansar ni mucho menos sentarse para continuar su trabajo de intelectual.

Entonces, henos aquí ante este póker de ideas aparentemente disímiles que vamos a intentar ajustar de alguna manera para jugar una mano casi imperdible. ¿Será lícito hacerlo? Cortázar seguramente lo hubiera hecho también, de cruzarse con una idea tan desafiante. Lo hubiera hecho, sin duda. Mucho mejor, también sin duda.

Basta de rodeos y penetremos este pastizal que nos espera con abrojos, insectos y barro.

Cortázar no requiere explicación. Es el basamento de este proyecto justificado - o injustiicado - por la cercana presencia de un nuevo carnaval. Bestiario surge como elemento que puede considerarse válido, quizá no por lo que tiene que ver con el tema sino por lo que todo el resto de su obra no tiene que ver con él. Y en la fuente que cito al pie, alguien más ha establecido la relación entre los conejos del cuento con una especie de carnaval. Ahora hagamos de críticos reflexivos - que no logramos crear literatura de bien por más que lo intentamos - analizando la obra de quienes sí  han sabido hacerlo. Con su permiso o sí él.

Y releo el texto pero no pensando en Cortazar, en Bestiario ni en conejos sino simplemente en ese fenómeno psicosocial conocido como "carnaval".  Vamos lentamente, intentando evitar abrojos, insector y barro.

Dice Bajtín que tal carnaval:
- ilumina la osadía inventiva,
- permite asociar elementos heterogéneos, aproximar lo que está lejano,
- ayuda a librarse de ideas convencionales sobre el mundo, y de elementos banales y habituales;
- permite mirar con nuevos ojos el universo, comprender hasta que punto lo existente es relativo, y, en consecuencia permite comprender la posibilidad de un orden distinto del mundo. (Bajtin, p. 37)

¿Encontró la similitud que yo encuentro obvia?

Sigue Bajtin dicendo que "Los conejos corrompen el tiempo, cambiando el día por la noche. Inventan su propio espacio, un espacio lúdico fuera de las reglas de la sociedad y la modernidad. Crean un mundo nuevo, un mundo interior, bajo el triple sol de la lámpara. Introducen el desorden del juego, un jugar agresivo que destruye los objetos que signan la cultura. El pobre protagonista no puede descansar ni mucho menos sentarse para continuar su trabajo de intelectual."

Aquí no puedo ser tan "sic en el original" pero comenzaré cambiando los conejos por usted o por mí. Porque en carnaval:
- corrompemos el tiempo,
- cambiamos el día por la noche,
- inventamos nuestro propio espacio lúdico fuera de las reglas,
- creamos un mundo nuevo, un mundo interior, bajo las luces de un corso o de un espacio de baile,
- introducimos el desorden del juego, haciéndolo agresivo y anticultural (o representante de una cultura opuesta a la tradicional).

Pero no comparto lo de "pobre protagonista" pues no lo es si ha elegido ser parte de ese carnaval, ni pretende descansar ni continuar la habitualidad de su trabajo. Si su opción ha sido ser parte de esta fiesta precursora del duelo de alguna Semana Santa, y así hará su pequeño aporte permitido a los demonios contra los que luchará ardorosamente el resto del año, entonces Dios - quizá - verá que eso es bueno. Y Cortázar, por encima de sus defensores más julistas que Julio, también.

Daniel Aníbal Galatro
Esquel - Argentina
24 de Enero de 2011
(pocos días antes de un nuevo carnaval)


***


ARTE DE CARNAVAL

Que el tiempo de Carnaval es desde siempre una época breve del año, apenas unos muy pocos días, lo sabemos bien. Que siempre nos prometemos que lo que no tendrá de breve lo tendrá de intenso, también.
Y que rara vez logramos una historia carnavalesca que satisfaga nuestra expectativa previa se suma a estas constantes.

Pero los artistas no necesitan que todo ocurra exacta y precisamente en esos días y pueden preparar las obras con tiempo a fin de preparar las cosas, o realizar su labor luego de transcurrido el Carnaval, a modo de recuerdo de lo que quizá les haya sucedido.


La pintura, la música, las artesanías, la poesía, la escultura, saben esperar. Para que luego nosotros, espectadores, nos asomemos en el tiempo propicio o en cualquier otro momento a ser receptores de esas obras que quedarán para reiterar nuestra admiración nosotros hoy o hacerla surgir en las generaciones venideras.


Dicen los que saben que el Carnaval es una excusa válida para la creación. Brinda un entorno fantástico que alimenta la tendencia natural de un artista a desbordar realidades, a superar limitaciones, a derribar barreras. Y entonces aparecen obras de todo tipo que nos sorprenden muchas veces más que las que derivan de situaciones que podríamos llamar "más normales".


Si eres artista y por estos tiempos no has creado nada vinculado con el Carnaval ni tienes en mente crearlo prontamente, entonces te desafiamos a hacerlo. Porque queremos más de tu trabajo que se alimenta de ese raro don que se te ha metido en las venas y te ha hecho un ser humano diferente capaz de expresar lo que siente, y lo que otros sienten y no saben expresar.


El arte, maldición o bendición, o quizá ambas al mismo tiempo, levanta su temperatura en estos tiempos de Carnaval. No te resistas a hervir con él en ese caldero que permite elaborar obras humanas con un toque sobrenatural que ennoblece a toda una especie que, sin el arte, no valdría mucho.
Recuerda que muchos de quienes te conocemos lo estamos esperando. Y mucho que no te conocen y que tal vez aún ni siquiera han nacido también lo esperan.

Daniel Aníbal Galatro
24/01/2010
---
Viajando por Nuestro Mundo

***
Cómo escribo una nota para subirla luego a internet



De vez en cuando, la vida... te pone ante alguna dificultad que quizá se te aparece como si fuera la primera vez que lo hace. Por ejemplo, puede sucederte como a mí que de pronto intento escribir para ti una nota con algunas indicaciones de cómo se escriben las notas. Y como las dificultades no son más que pequeños exámenes que nos impulsan a crecer, aquí vengo con un ramillete de ideas útiles que te ayudarán, como a mí me ayudaron, a dejar de lado tu dudas mayores o menores para lanzarte a la aventura que siempre significa colocar la vida en forma de letras sobre un papel.

No pienses que los escritores profesionales escriben cualquier texto de una sola vez. Antes de llegar al texto definitivo deben escribir varios borradores. Aunque por estos días tenemos la posibilidad de utilizar una computadora en la que podemos corregir infinitas veces un material. Antes arrancábamos el papel de la máquina de escribir, lo hacíamos un bollo, lo arrojábamos con intención en embocarlo en un cesto de papeles - lo que pocas veces lográbamos - , buscábamos un papel en blanco, lo colocábamos en la citada máquina y recomenzábamos la labor. No debes desanimarte por ello ya que es parte del proceso.

Si desde un principio intentas hacer las cosas ordenadamente, hay varios pasos a seguir en la confección de una nota de cualquier tipo.
-enumerar ideas en un papel
-ponerlas en un cierto orden lógico (o adecuado a tus intenciones)
-unirlas con "conectores" válidos
-escribir un primer borrador de la nota.

Como aprendiste en la -lejana quizá en el tiempo- escuela primaria, todo ensayo (pues de eso se trata la nota que pretendes escribir- consta de 3 partes fundamentales: introducción, nudo o cuerpo, y conclusión. 

Introducción: 

Debe indicar al lector tu propósito como escritor, es decir, acerca de qué le "hablarás" y qué le dirás sobre ese tema. Intenta atrapar su atención, tarea que debe haber comenzado cuando definiste un título, aunque sea provisorio. Procura que en la cabeza del lector se generen ideas que lo impulsen a seguir leyendo, esto es, a meterse más en el asunto. Menciona el tema en cuestión y no hagas que busque las conclusiones finales en ese momento sino que se las anticiparás en la introducción misma y captarás su atención haciendo que piense: ¿cómo hará este tipo para demostrar eso? 

Aquí tendrás que tender una trampa ingeniosa que relacione el planteo breve con la solución que le darás en el escrito. Puede ser algo sorpresivo o imprevisto (que alerte al lector y le genere curiosidad), o una confirmación de lo que él ya pensaba sobre el tema (para que se sienta complacido al encontrar a alguien que comparte su idea y que le brindará más argumentos para convencer a quienes no piensan como él). O la trampa puede ser más sutil comenzando con una manifestación de lo que la mayoría expresa sobre eso pero luego señalar que ese pensamiento está equivocado y que tú le mostrarás uno realmente correcto. Aunque con el tiempo desarrollarás la habilidad de crearle un suspenso tal que no pueda abandonar la lectura, siendo este camino el más difícil y apto para unos pocos escritores.

La introducción deberá ser de un párrafo o dos y tendrá una parte inicial con la introducción al tema y una parte final con la tesis que pretendes demostrar y cómo lo harás. Todo en forma sintética, con pocas palabras  suficientemente claras.

Te recomiendo que no escribas la introducción hasta que no sepas exactamente que presentarás después.  Es más, hay quienes recomiendan escribir la introducción después de haber escrito toda el ensayo. 

Recuerda que el lector seguirá este camino las más de las veces. En primer término echará un vistazo al título, que podrá o no atrapar su atención. Si no ocurre esto último, lo habrás perdido quizá para siempre como seguidor de este trabajo tuyo y quizá de otros anteriores o posteriores pues relacionará un mal título con un mal escritor, y ese mal escritor en ese caso serías tú.

Y si el título produjo alguna inquietud en él que provocó que quiera saber más, leerá la introducción breve que habrás hecho para tomarlo figuradamente de un tobillo como un trampa para osos lo haría, de modo que quede bajo tu hechizo hasta el final del ensayo. Si esa introducción falla y la trampa no funcionó, sumarás este lector a tu estadística en la columna de los "fugados", es decir, los que por un tiempo muy breve recordarán que vieron tu nota, su título y las primeras líneas pero ya no podrían repetir de qué trataban. Y probablemente tampoco quién se había tomado el tiempo necesario para escribir algo tan tonto y poco interesante.

Nudo o cuerpo:

El lector ha caído en la trampa y se comienza a sumergir en tu caldo ideológico. ¿Cómo lograr que no intente escapar, por ejemplo, arrojando airadamente el ensayo lo más lejos posible de sí. Porque en el nudo/cuerpo vas tú a desarrollar cada punto que has indicado o sugerido en la introducción.

De ser posible, un subtema en cada párrafo. Para lograr que permanezca en la situación de lectura unas líneas más cada vez. Que cada uno de esos segmentos lo arrastre al siguiente. Que lo impulse a querer saber más del contenido. Acompañándolo de la mano por ese sendero que conduce al final pero sin intentar arrastrarlo. 

Que le provoque en cada una de esas etapas - los párrafos - un sentimiento, una reacción de su cuerpo, un algo que lo haga querer más. Pero que le tiene que dar la posibilidad de abandonar la lectura durante unos minutos, horas o días para encontrar el "match point" donde continuarla. Y lo mejor es que eso ocurra al final de un párrafo que equivaldría al final de un capítulo en un cuento o novela.

Las transiciones entre párrafos deben tener alguna lógica o alguna estrategia aplicada por ti en ese ensayo. El lector debe sentir que puede anticipar lo que sucederá para luego encontrar que no sucede lo que había anticipado. Porque si el relato refleja exactamente la forma de pensar del lector, puede él llegar a la conclusión de que tú escribes lo que él escribiría y, por tanto, no necesita leer tu ensayo pues ya sabe cómo, cuándo y dónde concluirá.

Existen diferentes estrategias de organización del nudo/cuerpo, y las transiciones entre párrafos pueden ser muy diferentes a lo largo del desarrollo. Ahora bien, dependiendo del propósito, utilizarás una u otra estrategia de argumentación. Y en la organización puedes usar descripciones, comparaciones, contrastes, definiciones, clasificaciones, relaciones causa-efecto, etc.
Cuando escribes no dejes de usar imágenes, metáforas, y todo otro elemento de persuasión que encante al lector y lo mantenga aferrado no solamente al fondo sino también a la forma de tu ensayo.

La conclusión:

Es el último párrafo del ensayo y debe recapitular las ideas que se presentaron en la tesis cuando la planteaste en la introducción. Pero el orden se invertirá. Brindando un breve resumen del ensayo como síntesis de lo expuesto, una frase final marcará que has tenido éxito en demostrar lo que deseabas y que estás convencido de que tu lector también se habrá sumado a tu pensamiento sobre el tema. Esa frase final será, muchas veces, lo que él recordará por mucho tiempo, si se trata de una idea brillante que has usado, creada por ti o tomada de algún otro.

Debe dar claramente la idea de que allí termina tu escrito, que no necesita ni merece una palabra más, como el final brillante de una sinfonía que cierra algo maravilloso: tu ensayo sobre el tema, tu nota, o como quieras llamarlo. Puede marcar lo original de lo que en él expresaste o insertarlo en una línea de pensamiento más amplia que comparte.

¿Sencillo? De ninguna manera. Un ensayo brillante requiere dominio del idioma, buen manejo de la lógica, entrenamiento prolongado, genialidad personal. Pero la repetición genera el dominio. Cada nuevo ensayo te deja mejor preparado para el próximo.

Suponiendo con cierta razonabilidad que el escrito que acabas de crear no está cerca de lo perfecto, sí lo está de lo perfectible, así que puedes darle unos toques para mejorarlo. Una vez terminado el ensayo debes revisarlo: su contenido, su organización, su coherencia, su conectividad, su cohesión, sus aspectos gramaticales (signos de puntuación, acentuación, concordancia entre género y número, ortografía de las palabras, etc.).

Y debiendo instalar aquí una conclusión, porque no voy a aplicar aquello de "haz lo que yo digo pero no lo que yo hago", te dejaré un consejo final:

Cuando sientas, quieras o puedas escribir, escribe. Es un ejercicio que debe practicarse con cotidianeidad. Algún músculo desconocido, además de otros muy conocidos, seguramente se activa y entrena con este ejercicio. De ese modo, cada día harás algo mejor. O, al menos, de tanto en tanto algo de lo que produzcas te resultará satisfactorio.

¿Importa la opinión de los demás? Quizá no les resulte tan bueno como tú creías que ocurriría o quizá les resulte mejor de lo que suponías. Pero escribir es como tener un hijo. Puede no ser el más bello, ni el más inteligente, ni el más sabio, pero es tu hijo y debes amarlo. Ver sus falencias y sus virtudes, pero siempre amándolo. Porque escribir hace crecer tu alma, te abre ventanas insospechadas hacia universos que ni suponías que existieran. 

Escribe lo que sientes y siente lo que escribas. Por allí estarán las reglas académicas para que las conozcas y apliques cuando te parezca que puedes o debes. Pero que nunca una regla académica quite un punto, una coma o una letra de una frase que tu sentimiento te ha dictado. Allí, en esa frase, estará el secreto de tu éxito como escritor.

Reconozco haberme guiado en varios párrafos
por un excelente trabajo de la profesora
Yolanda Gamboa
Assistant Profesor of Spanish 
Florida Atlantic University
Enviado a monografias.com por
Wilson Gregorio Sucari Turpo



Daniel Aníbal Galatro


*********************
Murió Luis Aguilé - Músico y escritor


Luis María Aguilera nació en la ciudad de Buenos Aires (Argentina), aunque residía en España desde hace ya muchos años y estaba casado con una española. Su primer contrato como profesional lo consiguió a los quince años en una sala de fiestas de Buenos Aires: la "Maison Doré".


Su primer disco, grabado con Odeón argentina en 1956, contenía : El preso número nueve y Tu recuerdo y yo, dos canciones rancheras mejicanas a las que siguieron: Pancho López, Llueve, ¡Ay Chabela!, La pachanga, Luna Azul, Linda nena, Claro de Luna, La dulce vida, Regresa a mí, etc.

Su primer contacto con el público español lo tuvo en Barcelona, donde intervino en un "Festival para la juventud" en el Palacio Municipal de Deportes, organizado por Odeón con la colaboración del popular locutor radiofónico Arribas Castro. En aquel festival actuó junto al Dúo Dinámico, José Guardiola y Gelu, entre otros.

En el verano de 1963, lograba un gran impacto con Dile, una canción introducida por él en nuestro mercado discófilo. Después, y gracias a la televisión, en programas estelares como "Amigos del lunes" y "Gran parada", alcanzó buenos puestos de ventas con canciones como: Marina, Mira que luna, Dame Felicidad, Santa Margarita, Fanny, Ciudad solitaria, Verde verde, No leas mi carta, etc.

Más tarde se dedicó a otro tipo de canción más comercial como son los "temas veraniegos": La chatunga, Miguel e Isabel, El frescales, El tío Calambres, La banda, Es el sol español, etc. Su canción más popular fue: Cuando salí de Cuba, a la que siguió sin duda alguna: Ven a mi casa esta Navidad.

También ha sido productor independiente, creando su propio sello en 1968, así como presentador de televisión en los programas "Llegada internacional" y "El hotel de las mil y una estrellas". En 1972 estrenó la comedia musical "Una gran noche", y en los 80 fue asesor musical del popular programa de TVE "1, 2, 3 responda otra vez". Su más reciente trabajo: "MIS HEROES" incluye un medley de sus primeros discos de oro: "Blue Moon", "Marina", "Venus", etc. También temas nuevos como "Mis Héroes", "Con una guitarra", etc.
Acaba de fallecer, nos cuentan este 10 de Octubre de 2009. El cáncer finalmente pudo vencerlo, pese a que Luis era un gran luchador.

***
Tuve la suerte de compartir con él una pequeña reunión en la que presentó uno de sus libros, cantó algunas canciones acompañándose con su guitarra, y conversó con nosotros como un amigo sincerlo.
Era mucho más que lo que de él se veía y sabía. Un filósofo popular pero profundo cuya ausencia lamento pero que, como Séneca supo enseñarme, debo agradecer haberlo conocido.
Daniel Galatro

*********
Los guardianes del Paraíso

 

Había una vez, allá en el sur, una comarca recostada contra una enorme y altiva cordillera que mucho tiempo atrás había tallado el universo.

Era un lugar hermoso, muy hermoso. Tanto, que algunos lo consideraban una antesala del Paraíso prometido.
La vida florecía sin prisas ni pausas en esa región del mundo.
Pero un día llegaron hombres ambiciosos que golpearon duramente a quienes desde hacía siglos habitaban esas tierras.
Ocuparon lo que no era suyo para usar del lugar y de sus frutos.
Y nada pudo hacerse entonces.
El tiempo, que todo lo cura, se ocupó de que las heridas comenzaran a convertirse poco a poco en cicatrices.
Podía haber un futuro venturoso para quienes con buena voluntad lograran una distribución justa de todas esas maravillas.
Pasaron muchos años. Los abrojales iniciales se hicieron pueblos. Los senderos, calles, avenidas y caminos.
Pero otro día llegaron otros hombres ambiciosos atraídos por las riquezas que el suelo de aquella comarca podía proveerles.
Sin amor alguno por el lugar ni por la vida que allí persistía en seguir floreciendo.
Sólo el oro. Sólo todas las formas de oro que también abundaban bajo la superficie de esa antesala del Paraíso.
E intentaron extraer de sus entrañas lo que les era tan valioso.
Y pretendieron hacerlo de una forma que destruiría sin piedad la esencia más pura de esa naturaleza que engalanaba aquella porción de planeta situada allá en el sur.
Pero esta vez los Adanes y las Evas de ese Edén dijeron "no".
Aunque los alerces parecieron llenarse de serpientes que les ofrecían extrañas manzanas con rostros de próceres ajenos a cambio de su valiosa pureza, no cedieron.
Primero fueron solamente algunos ancianos sabios los que percibieron el peligro.
Pronto se sumaron a ellos otros que iban comprendiendo de qué se trataba.
La supervivencia de esa comarca que alguna vez fuera usurpada a sus primitivos ocupantes, estaba ahora en manos de ellos, los nuevos originarios que la historia había designado.
Así fueron muchos los que se negaron a ceder. Porque esta vez nadie iba a convertirse en verdugo para dañar ese lugar hermoso, muy hermoso, ni a sus habitantes humanos, animales y vegetales.
Tan milagrosamente como había sido creada mucho tiempo atrás esa porción de planeta, quienes debían defenderla comenzaron a mover sus cabezas hacia un lado y hacia el otro, en una muestra de indubitable negación.
Y ese "no" con que cerraban la puerta a los nuevos invasores fue percibido por ellos, por quienes los habían enviado, por quienes los habían favorecido, por muchos en el mundo que comprendieron que se podía enfrentar a esos hombres ambiciosos si los guardianes de los Paraísos eran muchos, eran fuertes y estaban firmemente unidos.
Por eso aún existe ese lugar hermoso, muy hermoso, allá en el sur. Esa comarca recostada contra una enorme y altiva cordillera que mucho tiempo atrás había tallado el universo.
Y que tenía ahora una nueva riqueza recuperada: la dignidad.

Esquel - Chubut - Argentina
http://esquelintimo.blogspot.com
********************************

Y no dijo una palabra



microrrelato de Daniel Aníbal Galatro - noviembre del 2011 


Y comandadas por una mano que accionó una tecla en algún lugar, las luces de la sala se apagaron justamente cuando él hacía su ingreso. Y no dijo una palabra. Simplemente continuó transitando la alfombra roja que cubría el pasillo, aunque seguramente prestando más atención por la negrura que envolvió el lugar.

Había pocos espectadores y casi todos eligieron sentarse en las butacas del centro. Detrás de ellos, el resto. Delante de ellos, nadie. Las diez primeras filas del Auditorio estaban absolutamente vacías.

Él ya había decidido antes de entrar cuál sería su lugar. Y hacia allí continuó con paso decidido.

Cuando estaba exactamente en mitad del pasillo alfombrado, un haz de luz viajó desde el proyector hasta la pantalla. Con él llegó la música inundando todos los espacios con acordes suaves pero penetrantes. Así él pudo descubrir con la mirada que el espacio elegido no había sido hollado.

A su derecha, algunos rostros dirigidos a las imágenes que habían comenzado a sucederse allá en el frente lo obligaron a echar un vistazo sin demasiado interés. Pudo ver varias personas conocidas que no notaron su presencia. Y no dijo una palabra.

El último tramo lo recorrió como si estuviese solo. Las butacas que se desplegaban a los lados y en el centro del lugar restante estaban absolutamente vacías. Tal cual él lo había deseado.

En el preciso asiento que marcaba el punto medio de la primera fila pudo sentarse sin casi ser observado. No miró hacia atrás, solamente hacia la pantalla en la que los títulos continuaban concitando la atención de todos los demás y ahora también la de él.

Allí, como un Robinson Crusoe poblando un islote de los cientos que se alineaban cubriendo el piso del Auditorio, rodeado por un racimo importante de otros inhabitados, se sintió en paz.

Y no dijo una palabra.

Porque en ese momento, en ese lugar y en esas circunstancias, nada había para decir.


Daniel Aníbal Galatro

Esquel

Noviembre 2011

Para Alex, con afecto
********************************

El estío que viene



Me dicen cada año que habrá una primavera, y este año la hubo.
Y me dicen que después habrá un estío y me siento inclinado a creerles, porque durante décadas fui testigo de muchos veranos, lo que significa que no me mintieron antes y quizá no lo hagan esta vez.
Tiempo de soles brillantes y ocios esperados. De holgar sin remordimientos.
Aquí estaremos, esperándote. Ella y yo, imaginando escapadas a los lagos de ensueño, caminatas sin rumbo hacia paisajes nuevos.
Otra vez el sol entibiará el siempre tibio amor que nos envuelve, y desconocidos ojos contemplarán cómo seguimos jugando a ser felices.
El estío que viene será apenas una excusa que les daremos para justificar este romance que, en realidad, se nos ha hecho permanente. Porque después, sin duda, nos continuaremos amando en el otoño que acostumbra seguir cada verano. Y en el gélido invierno posterior. Mientras estemos.
Los milagros no tienen fecha de aparición ni de vencimiento. Aparecen cuando los convocamos y duran el tiempo que nos propongamos disfrutarlos-

Daniel Aníbal Galatro
Esquel - 20 de noviembre de 2011.
Para Guerrera, por supuesto.