¡SOY BOHEMIA ! ¿Y QUÉ?

Siempre me preguntan ¿que es ser Bohemio? les respondo : El Bohemio vive por vivir , se llena de angustia sin tener por qué, pero está alegre cuando otros no están.

El Bohemio vive su vida incansable de ideas ,algunas creativas y otras filosóficas, todas para hacer de su vida un paraíso. El Bohemio no teme, solo porque él vive su vida como quiere, ahora sin causarles daños a sus semejantes. Vive la vida con principios y hasta con responsibilidad pero hace lo que quiere cuando quiere. En la música encuentra pinturas, en las poesías encuentra música, y en las pinturas encuentra versos ...es así mientras que se bebe su copa y sin faltar un café en un bar escondido adonde solo se lee por la media luz y la atmósfera del tabaco. La noche es su tarima....ahi baila, canta, bebe, conversa y admira a otros como él. Se proclama el duende de la noche. Ve el mundo con otros ojos ...él ve colores en el cielo nublado, ve la melancolía en una rosa brillante en su esplendor.

Gracias a todos que entienden estas breves letras. ¡SÍIIIIIII!!!! ¡Soy una Bohemia !!! ¿y Qué?

Utiliza este servicio

Seguidores

Google+ Followers

España: cursos periciales en antigüedades

Queremos informarle de nuestros cursos de PERITO JUDICIAL EN AN­TIGÜEDADES Y PERITO TASADOR EN ANTIGÜEDADES. También ofre­cerle la convalidación de nuestro titulo por la Universidad Europea Miguel de Cervantes. También será inscrito en la asociación profesio­nal de peritos judiciales española de la cual será inscrito en todas las delegaciones importantes de España como puede ser juzgados, inter­pol, en libros documentarios, etc, dispondrá de un carnet oficial de perito judicial y su número de acreditación para el desarrollo de su profesión, tanto como en particular como en cualquier juzgado que usted desee ser inscrito tanto peninsular como en islas del estado es­pañol.

Perito Judicial en Antigüedades

http://www.intesa.es/curso1.php?idcurso=4

Perito Tasador en Antigüedades
http://www.intesa.es/curso1.php?idcurso=3

Asociación Profesional de Peritos Judiciales

http://www.asociaciondeperitosjudiciales.com/

intesa@intesa.es

Sobre “La Biblioteca de Babel” y los límites del conocimiento. ¿Tiene sentido buscar el sentido de la vida, de la Naturaleza?

Marcelo Gleiser escribió sobre La biblioteca de Babel, aquella construcción metafórica de Jorge Luis Borges.

La Librería de Babel no es sólo un depósito de libros más. Allí están todos los libros, los escritos y los por escribir. Todo el pensamiento humano está allí. Este Universo de libros está compuesto de galerías hexagonales, como una infinita colmena que compone un espacio homogéneo, sin sobresalir una de otras. Son todas iguales. Para Gleiser, es esta una correspondencia con el Principio Cosmológico moderno que establece que a grandes escalas, el universo es homogéneo e isotrópico, por lo que ningún punto es más importante que otro.

La luz en este enjambre de libros es escasa y los lectores están parcialmente a oscuras: “La luz procede de unas frutas esféricas que llevan el nombre de lámparas. Hay dos en cada hexágono: transversales. La luz que emiten es insuficiente, incesante”.

Según el físico brasilero podría tratarse de la poca luz del cielo nocturno.

Nada existe fuera de la Biblioteca. Los lectores y el narrador forman parte de él. ¿Podremos alguna vez entender completamente algo de lo que formamos parte, algo que no podemos examinar como un todo? Como un pez que intente entender la totalidad de los océanos, los lectores tratan de decifrar los misterios del mundo, sin notar que todo lo que pueden adquirir es un conocimiento parcial de la realidad.

Una de las supersticiones a las que alude Borges es que los hombres pensaban que debía existir un libro que fuera el compendio de todos los demás. Como no puede haber nada fuera de esta Biblioteca-Universo, el libro debe formar parte de ella. Pero si ese libro contuviera a TODOS los demás, tendría que contenerse a sí mismo también. O debería haber un catálgo que describiera al anterior. Y Otro que describiera al primero. Y así, en una progresión infinita.

Así, el conocimiento completo es imposible. Lo que trae la ilusión de creer que se conoce al todo al conocer una parte.

Incluso sabiendo que todos los libros están escritos con los mismos 25 símbolos no alcanza para acercarse al conocimiento fundamental de la naturaleza del Universo.

¿Significa que la búsqueda está destinada al fracaso?

La respuesta, para Gleiser, es que depende de cuán lejos querramos ir. Incluso si queremos ir tan lejos como sea posible, debemos recordar que estamos limitados a estas regiones de la Biblioteca que están mejor iluminadas, donde podemos encontrar aquí y allá otro volumen que revele un poquito más de la grandeza e infinito misterio que nos rodea.

Esta historia borgeana que nos recuerda Gleiser puede desmenuzarse mucho más. El tema del determinismo está presente. Digamos que para la física, dado que se supone que “conocemos” las leyes de la Naturaleza y el Principio de Causalidad, si tuviéramos los datos iniciales y un enorme poder de cálculo, podríamos saber qué ocurrirá a continuación, en el futuro. Es el Demonio de Laplace.

La certidumbre de que todo está escrito nos anula o nos afantasma. Yo conozco distritos en que los jóvenes se prosternan ante los libros y besan con barbarie las páginas, pero no saben descifrar una sola letra. Las epidemias, las discordias heréticas, las peregrinaciones que inevitablemente degeneran en bandolerismo, han diezmado la población.

Algo no muy distinto de esto, y también con referencia literaria de gran calibre, comentó recientemente un ingeniero de NASA y que traduje en “Un décimo de uno por ciento de nada”.

Allí, tras la traducción, recordé “El secreto del Universo”, de Isaac Asimov y su idea de Universo Fractal.

¿No dice Borges algo similar acaso, en su párrafo final?

“Acabo de escribir ‘infinita’. No he interpolado ese adjetivo por una costumbre retórica; digo que no es ilógico pensar que el mundo es infinito. Quienes lo juzgan limitado, postulan que en lugares remotos los corredores y escaleras y hexágonos pueden inconcebiblemente cesar, lo cual es absurdo. Quienes la imaginan sin límites, olvidan que los tiene el número posible de libros”.

Notemos que aunque es posible combinar de muchísimas formas las 25 letras del alfabeto, el número de total de combinaciones (con repetición) es finita.

Cada hexágono tiene cuatro muros que se usan para almacenar libros (los otros dos se comunican con los demás) en cinco anaqueles. En cada anaquel caben 32 libros.

Con estos datos brindados por el autor podemos calcular:

1 Muro=5 anaqueles =>5*32=160 libros por muro.

En 4 muros, 1 Hexágono tiene 4*160=640 libros.

Además se señala que cada libro tiene 410 páginas. Cada página tiene 40 renglones, esto es, hay 16.400 renglones en un libro. Cada renglón tiene 80 letras.

Nuevamente con los datos imaginados por Borges, habría (410*40*80) 1.312.000 letras en un libro.

¿De cuántas maneras podremos combinar los 25 signos para lograr ese millón y pico de letras? Es decir, ese millón trescientas doce mil letras componen un libro. Si cambio una letra de lugar ya obtengo otro libro. Por lo tanto ¿cuántos libros hay? Pues deberíamos elevar 25 a la 1.312.000 para obtener todas las combinaciones posibles.

Si ese resultado, digamos n (n= número total de libros) lo divimos por los 640 libros que entran en un hexágono, sabremos cuántos hexágonos hay en total.

El resultado es un número muy grande. Se podría almacenar la biblioteca en unos 101974751 Terabytes. No es infinita, aunque si se repitiera…

“Si un eterno viajero la atravesara en cualquier dirección, comprobaría al cabo de los siglos que los mismos volúmenes se repiten en el mismo desorden (que, repetido, sería un orden: el Orden). Yo me atrevo a insinuar esta solución del antiguo problema: La biblioteca es ilimitada y periódica.”

Actualmente, los físicos de altas energías buscan, a través de enormes aceleradores, las partículas más elementales. Estos días se están presentando nuevos resultados al respecto.

Es que, a pesar de estas limitaciones, los seres humanos seguimos siendo curiosos. El anhelo de conocer de qué estamos hechos, nosotros y el Universo, cómo, y por qué somos así, no sesará antes estas fronteras.

Aunque los pasos que demos sean, entonces, infinitesimales, no vamos a dejar de darlos. Al principio estas ideas pueden generar espanto y terror. Pero también debemos considerar que, de alguna manera, estamos “destinados” a afrontar ese desafío. Aunque no quisiéramos “saber”, lo haríamos de todos modos.

Imaginemos que, espantados por esta idea de inconmensurable realidad del cosmos, decidiéramos dejar de conocer la naturaleza y limitarnos a “ser felices”. Voy disfrutando del paisaje hasta que, sin querer, piso a una serpiente o una araña venenosa. Sea cual fuese el resultado, mis acompañantes relacionarán posiblemente la picadura de tal animal con mi estado febril, por poner un ejemplo cualquiera. Así, sólo por “ensayo y error” habremos alcanzado un conocimiento que antes no teníamos.

Pero esto supone partir de una premisa particular a una general. “Este bicho envenena”, “este otro mismo bicho envenena”, …, conclusión: “todos los bichos como este, envenenan”.

Sin quererlo llegaríamos a este procedimiento o “método” para “saber algo nuevo”. No es muy distinto al uso del inductivismo por parte de la ciencia, aunque la metodología científica no se limita a ese único proceder, sino que realiza observaciones de la realidad, se hacen experimentos controlados, independientes, con conclusiones falseables.

No es la manera “ideal” de conocer ese todo inalcanzable. Debemos ser conscientes de esa vastedad y de nuestras limitaciones, pero también tenemos que tomar nota que “creemos” ciertas cosas. No vamos a dejar de hacerlo, aunque querramos. Y ante esa otra realidad es largamente preferible el método científico a ningún método, a la simple superchería.

¿La felicidad? Qué sé yo. La felicidad, creo, es otra cosa. Probablemente, digo, un camino. Aquel que hayamos elegido concientemente, aunque nos equivoquemos. Aquel que no dañe a los demás. El que nos brinde conocimiento verdadero. Pero también el sendero (que a veces se bifurca) que nos permita llegar a todos a ser un poco mejores, más justos y equitativos entre nosotros.

Quizás sea ese el secreto del Universo.

“Mi soledad se alegra con esa elegante esperanza
Fuente : http://sciencia-geek.org/pensamiento-critico-reflexion/la-biblioteca-fractal 

Norberto Galasso en San Fernando, Prov. de Bs As


La Municipalidad de San Fernando invita a Ud. al Ciclo Cafe Cultura organizado conjuntamente con la Secretaría de Cultura de la Nación el viernes 30 de Julio a las 20 hs. En esta oportunidad nos visitará el periodista e historiador Norberto Galasso, la cita es en Quinta El Ombú, Libertador 600, San Fernando. La entrada es libre y gratuita.


Esperamos contar con su grata presencia.

"International Dakar Arts Festival 2010"

Under the high patronage of the ministry of arts and culture, in partnership with the galleries arts of west Africa. Dakar Arts Festival will host for the first time an international contemporary arts exhibition, starting from August -22-2010 TO September -22-2010.


All arts gallerys and artists from all over the world are cordially invited.


Drawings, Painters, Photographers, Sculptors, Graphics, Designers, Digitals Ceramists.

http://www.seneweb.com/annonces/displayad/1051108.php

Mil Gracias Keops!!!

Para ti Guerrera ! que lo disfrutes!
Keops
  Hermoso, seguramente también le gustará a los lectores del blog
  pero, por falta de espacio los videos se encuentran en la disco virtual
Cariños!
http://ladiscodesentimientos.blogspot.com/

XIIIº Salón Municipal de Artes Plásticas en Esquel, Chubut, Argentina

Pintura – Dibujo – Grabado – Escultura y Relieve (La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego)


Recepción de Obras: desde 1º al 13 de septiembre 2010 en
Centro Cultural Esquel Melipal - Avda Fontana y Avda Alvear
Esquel Chubut C.P. 9200 – Tel. 02945 45 7154 .

Premios: Gran premio honor: 3500- 1º premio en c/ discillina 1400

Inauguración Salón. 1º octubre 2010- 20 hs -Centro Cultural Esquel Melipal-

Informes: Subsecretaría de Cultura y Educación Municipalidad de Esquel
Belgrano 330 - Esquel - Chubut - C.P. 9200 - Tel./Fax 02945- 451929

culturaesquel@esquel.gov.ar
http://www.esquel.gov.ar/
centromelipal@esquel.gov.ar

Amigos para siempre!!!

Mis Sentimientos Íntimos que quiero compartir con vos

Me preguntaba ...¿qué es ser solidario?
 ¿Es ser egoísta y buscar algo a cambio?
¿Lo hacemos por los demás ?
¿Por los hermanos que lo necesitan? o tal vez ...¿por nosotros mísmos?
¿Por qué si se hace algún espectáculo "solidario" va tanta gente?
 ¿ Por qué si eso mísmo y para esa mísma causa se hace en una plaza van tan pocas personas "solidarias"?
Porque... ¿quizás.. no tienen nada para llevarse por su solidaridad ?
 Porque ...¿quizás no estará "ese cantante de onda " o no habrá sorteos de autos,  plasmas, o viajes ?
Entonces...¿ por qué dejar "algo" "para ese  alguién  desconocido" y no llevarse  nada  a cambio?

¿Ser solidario es eso?

 Quizás.. somos egoístas y NO solidarios, quizás participamos porque el vecino lo hace y ..¡cómo no ir entonces.!
.¿Y si el premio por la solidaridad se lo saca él y no yo?

Creo que el tema es EL AMOR.

El AMOR es un SENTIMIENTO que no sabe de sexo, de razas, ni religión. Sólo sabe DAR.  porque el verbo es "DAR" y lo MEJOR  que tengas  y No lo que te sobra.

 El Amor no espera nada a cambio, El Amor es DAR y darlo TODO POR AMOR.. hasta tu tiempo. No son necesarias cosas materiales...

 Pero.., realmente, ¡¡¡qué tonta  soy!!!

Debe ser que sigo siendo una soñadora... ¡síii  y sé que lo soy!
Pero no importa, porque siempre lo seré y  porque sé que sólo sé DAR AMOR  y  sin buscar nada a cambio.

Pero estoy muy felíz. Hoy mis sueños...  ya son una realidad hermosa ¡¡donde todo un Pais está en movimiento!!

 Donde un Norte ( Salta) y un Sur  (Esquel) comenzamos a "VER" y dejar de "mirar de reojo" lo que pasaba.

Porque cuando Vimos, lo que pasaba no nos gustó y nos pusimos en acción. ¡¡Porque el VERBO ES ACCIÓN!!

 Pero la verdad, es que NO alcanza, porque falta  mucho, mucho AMOR...

"Dirán que soy una soñadora, pero sé que  NO soy la única!!
podrán robarme todo! despojarme de todo! pero de mis sueños...¡¡¡ Jamás!!!
Seguiré soñando, hasta que se cumplan todos mis sueños (menos uno) porque dejar un sueño pendiente es la manera de seguir soñando, que es lo más hermoso que me puede pasar."

¡¡¡¡Gracias Esquel por el AMOR!!!!

¡¡La Comunidad de nuestros hermanos Mapuches de Leleque nos espera!!
¡¡Gracias a la gente de La Trochita que nos lleva!!
¡¡Gracias por El Amor!! ¡¡Gracias por ser SOLIDARIOS!!
¡¡ Gracias a todas las cruzadas de AMOR que se están sumando en todo el País!!

¡¡¡¡¡¡VAMOS ARGENTINA X LOS NIÑOS TODAVIA!!!!!!

http://esquelchubutporlosninios.blogspot.com/
Web: http://www.argentinaweb.net/  /
en Facebook:  http://www.facebook.com/pages/Argentinos-x-los-ninos/135110023177183?ref=mf
Nuestro mail de contacto: argentinos@argentinaweb.net




caricatura: de jorge Luis Borges por Fernando Evangelista

Esta ilustración es un pequeño homenaje a alguién que sin pensar como yo, en cuanto a su ideología, ha hecho con sus escritos del mundo un lugar más interesante.

A mí, que no he leído tanto a este autor pero sí algunos de sus libros, me gustaría poner una partecita de "El otro Duelo" (EL INFORME DE BRODIE):
"... Manuel Cardoso y Carmen Silveira tenían sus campitos linderos. Como el de otras pasiones, el origen de un odio siempre es oscuro, pero se habla de una porfía por animales sin marcar o de una carrrera a costilla, en la que Silveira, que era más fuerte, había hechado a pechazos de la cancha al parejero de Cardoso. Meses después ocurría, en el comercio del lugar, una larga trucada mano a mano, de quince y quince..."
Por: Fernando Evangelista
http://evan-caricaturas.blogspot.com/

Código de honor de las cyber relaciones Por: Tony Grecco

1-DETRAS DE UN NICK HAY UNA PERSONA HUMANA,QUE SIENTE,QUE SUFRE,QUE RIE Y LLORA.TRATALA COMO SI LA TUVIERAS DELANTE DE TI,PUES SI NO PUEDE VERTE PUEDE SENTIRTE.
 2-NO LA ENGAÑES,TARDE O TEMPRANO ACABARA DANDOSE CUENTA.NO LA SUBESTIMES PORQUE NO PUEDA MIRARTE A LOS OJOS MIENTRAS LE HABLAS.
 3-SI QUEDAS CON ELLA,MUESTRATE TU MISMA...DETRAS DE TU NICK TAMBIEN HAY UNA PERSONA QUE SIENTE...NO CAMBIES DE ACTITUD,NO TENGAS UNA DOBLE PERSONALIDAD QUE LLEVES A CONFUSIONES.
4-SE CLARA...EXPRESA CLARAMENTE TUS INTENSIONES...LO QUE BUSCAS...LO QUE ESPERAS...TUS TEMORES...TUS DUDAS.
5-NO JUEGUES CON SUS SENTIMIENTOS,LE HARAS MUCHO DAÑOY,ACABRAS ARREPENTIDO QUIZAS DEMACIADO TARDE.
 6-SI QUEDAS CON EL/ELLA,DEJA LAS COSAS CLARAS DESDE EL PRINCIPIO,ES MUCHO MEJOR A QUE ATENERSE.
 7-CUIDALA/O.
 8-BUSCA ALGO DIFERENTE EN EL/ELLA,QUE LE HAGA ESPECIAL.
 9-SI EN VERDAD LE/LA QUIERES...ENTREGATE COMO SI SIEMPRE HUBIERA ESTADO A TU LADO.
10-APROVECHAS LA OPORTUNIDAD DE PODER CONOCER A LAS PERSONAS POR DENTRO ANTES QUE POR FUERA...QUE NO TE DE MIEDO DECIR LO QUE SIENTES,PERO SE MUY SINCERA...ESTE MEDIO ES MUY REAL,AUNQUE DISTANTE...PERO ACERCA A LAS PERSONAS MUCHO MAS DE LO QUE IMAGINAS.JAMAS,REPITO,JAMAS JUEGUES CON LAS PERSONAS...ACEPTALAS,HABLA CLARO Y ELIGE..
.
TONY GRECO ARGENTINA

Primer Concurso Madriz de Humor 2010

La revista de humor MADRIZ (Argentina) convoca al
primer concurso de humor literario breve.
Mayor información:
lunesotravez04@yahoo.com.ar

Tercer Premio Nacional de Librería (México)

30 de septiembre de 2010


El Instituto de Desarrollo Profesional para Libreros SC (Indeli), con la colaboración de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (Fil Guadalajara), la Asociación de Libreros Mexicanos AC (Almac), la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), la editorial Random House Mondadori y la editorial Trillas, en estímulo a la modernización de las librerías en México, convocan al Tercer Premio Nacional de Librería.
El concurso está dirigido a las librerías independientes (se considerarán independientes aquellas que cuentan con menos de cinco sucursales) que desean realizar una remodelación para optimizar su espacio, brindar un mejor servicio al usuario o mejorar su imagen.
 
Mayor información:
Telfs.: (0152) 5665.0220 • 5528.2815
Fax: (0152) 5424.2669
E-mail: informes@indeli.com.mx

Premio Biblioteca Breve 2011

30 de octubre de 2010
Podrán optar al Premio Biblioteca Breve novelas inéditas y escritas en lengua castellana.
 Mayor información:
Telf.: 934928913 • Fax: 934967004
http://www.planetadelibros.com/
http://www.seix-barral.es/

Fuente: letralia

Premios de Literatura de la Universidad Central (Colombia)

Hasta el 17 de septiembre de 2010:


El área de Creación Literaria del Departamento de Humanidades y Letras de la Universidad Central convoca a los escritores colombianos a participar en los siguientes concursos literarios para el año 2010:

• Concurso Nacional de Novela Corta.

• Concurso Nacional de Cuento para egresados de la Especialización en Creación Narrativa y del TEUC.

Mayor información:
Telefax 3423790.
Conmutador: 3239868, ext. 4302
E-mail: mireyaucentral@yahoo.es

No te encariñes comigo, trataré de no hacerlo contigo, mi camino es largo y debo seguir...

A mis 6 amigos que debo dejar en esta etapa, pero que no olvidaré nunca!!!
Carla,Mauri,Silvia, Xavi,Pena,Lauty
Felizzzz vidaaa  amigos!!!

Cuando llega una orden de cambio, el guerrero se despide de todos los amigos que formó durante el transcurso de su camino. A algunos les enseñó cómo escuchar las campanas de un templo sumergido, a otros les contó historias alrededor de la hoguera. Su corazón se entristece, pero él sabe que su espada está consagrada y debe obedecer las órdenes de Aquel a quien ofreció su lucha. Entonces el guerrero de la luz agradece a los compañeros de jornada, respira hondo y sigue adelante, cargando con el recuerdo


Jorge Lavat - Desiderata

LA ENTREVISTA NO FUE UNA INVENCIÓN FELIZ - Mark Twain

Hay cantidad de razones por las cuales la entrevista es un error.

Una es que el entrevistador nunca parece darse cuenta de que lo más inteligente que puede hacer, después de haber intentado abrir esta y la otra y aquella canilla con una multitud de preguntas hasta encontrar esa que fluye libremente y con interés, es mantenerse en esa línea de interrogatorio y tratar de conseguir lo mejor de allí, y dejar de lado todo lo que ha asegurado antes.

Pero no piensa en eso.

Se asegura de cerrar ese manantial con una pregunta sobre algún otro tema; y enseguida su pobre pequeña oportunidad de conseguir algo que valga la pena llevarse a casa ha desaparecido, y para siempre.

 
Mark Twain
(Samuel Langhorne Clemens)

Manual del Guerrero de la Luz. Paulo Coelho, segunda parte.



En el intervalo del combate, el guerrero descansa.

Muchas veces pasa días sin hacer nada, porque su corazón se lo exige; pero su intuición permanece alerta. Él no comete el pecado capital de la Pereza, porque sabe adónde puede conducir ésta: a la sensación tibia de las tardes de domingo, cuando el tiempo pasa... y nada más.

El guerrero llama a esto "paz de cementerio". Se acuerda de un fragmento del Apocalipsis: "Te maldigo porque no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Pero como eres tibio, yo te vomitaré de mi boca".

Un guerrero descansa y ríe. Pero está siempre atento.

El guerrero de la luz lo sabe: todo el mundo tiene miedo de todo el mundo.


Este miedo generalmente se manifiesta de dos maneras: a través de la agresividad o a través de la sumisión. Son aspectos del mismo problema.

Por eso, cuando está delante de alguien que le inspira temor, el guerrero se acuerda de que el otro tiene las mismas inseguridades que él, pasó por obstáculos parecidos, vivió los mismos problemas.

Pero está sabiendo manejar mejor la situación. ¿Por qué? Porque él utiliza el miedo como motor, y no como un freno.
Entonces el guerrero aprende del adversario, y actúa de la misma forma.

Para el guerrero, no existe amor imposible.

Él no se deja intimidar por el silencio, por la indiferencia o por el rechazo. Sabe que, tras la máscara de hielo que usan las personas, existe un corazón de fuego.

Por eso el guerrero arriesga más que los otros. Busca incesantemente el amor de alguien, aun cuando esto signifique escuchar muchas veces la palabra "no", regresar a casa derrotado, sentirse rechazado en cuerpo y alma.

Un guerrero no se deja asustar cuando busca lo que necesita. Sin amor, él no es nada.

El guerrero de la luz conoce el silencio que anticipa el combate importante.


Y ese silencio parece decir: "Todo se ha detenido. Es mejor olvidarse de la lucha y divertirse un poco". Los combatientes sin experiencia dejan sus armas en ese momento, y se quejan del tedio.

El guerrero está atento al silencio; en algún lugar, algo está sucediendo. Él sabe que los terremotos destructores llegan sin previo aviso. Ya caminó por selvas durante la noche; cuando los animales no hacen ningún ruido, es que el peligro está próximo.

Mientras los otros conversan, el guerrero se adiestra en el manejo de la espada, y vigila el horizonte.

El guerrero de la luz confía.

Porque cree en milagros, los milagros empiezan a suceder. Porque está seguro de que su pensamiento puede cambiar su vida, su vida empieza a cambiar. Y porque está convencido de que encontrará el amor, este amor aparece.

De vez en cuando se decepciona. A veces,recibe golpes.

Entonces, escucha comentarios: ""¡Qué ingenuo es!"

Pero el guerrero sabe que vale la pena. Por cada derrota, tiene dos conquistas a su favor.

Todos los que confían lo saben
El guerrero de la luz ha aprendido que es mejor seguir la luz.


Él ya traicionó, mintió, se desvió de su camino, cortejó a las tinieblas. Y todo continuó saliendo bien, como si no hubiera pasado nada.

Sin embargo, un abismo llega de repente; se pueden dar mil pasos seguros, y un paso de más acaba con todo. Entonces el guerrero se detiene antes de destruirse a sí mismo.

Al tomar esta decisión, escucha cuatro comentarios: "Tu conducta siempre ha sido equivocada. Ya eres demasiado mayor para cambiar. Tú no eres bueno. Tú no mereces nada".

Él eleva sus ojos al cielo. Y una voz le dice: "Querido amigo, todo el mundo ha hecho en su vida cosas equivocadas. Estás perdonado, pero no puedo forzar ese perdón. Decídete".

El verdadero guerrero de la luz acepta el perdón.

El guerrero de la luz siempre procura mejorar.


Cada golpe de su espada trae consigo siglos de sabiduría y meditación. Cada golpe necesita tener la fuerza y la habilidad de todos los guerreros del pasado, que aún hoy continúan bendiciendo la lucha. Cada movimiento en combate honra los movimientos que las generaciones anteriores procuraron transmitir a través de la Tradición.

El guerrero desarrolla la belleza de sus golpes.

El guerrero de la luz es confiable.


Comete algunos errores, a veces se juzga más importante de lo que realmente es. Pero no miente.

Cuando se reúne alrededor de la hoguera, conversa con sus compañeros y compañeras. Sabe que sus palabras quedan guardadas en al memoria del Universo, como un atestado de lo que piensa.

Y el guerrero reflexiona: "¿Por qué hablaré tanto, si muchas veces no soy capaz de hacer todo lo que digo?"

El corazón responde: "Cuando tú defiendes públicamente tus ideas, debes esforzarte para vivir de acuerdo con ellas".

Y porque piensa que él es lo que habla, el guerrero acaba transformándose en lo que dice
.
El guerrero sabe que de vez en cuando el combate se interrumpe.


De nada sirve forzar la lucha; es necesario tener paciencia, esperar que las fuerzas entren nuevamente en choque. En el silencio del campo de batalla, escucha los latidos de su corazón.

Percibe que está tenso. Que tiene miedo.

El guerrero hace un balance de su vida: comprueba si la espada está afilada, el corazón satisfecho, la fe incendiando el alma. Sabe que el mantenimiento es tan importante como la acción.

Siempre falta algo. Y el guerrero aprovecha los momentos en que el tiempo se detiene para equiparse mejor.
El guerrero sabe que un ángel y un demonio se disputan la mano que sostiene la espada.


Dice el demonio: "Vas a flaquear. No sabrás cuál es el momento exacto. Tienes miedo". Dice el ángel: "Vas a flaquear. No sabrás cuál es el momento exacto. Tienes miedo".

El guerrero se sorprende. Ambos le han dicho lo mismo.

Entonces el demonio continúa: "Deja, que yo te ayudo". Y el ángel: "Yo te ayudo".

En ese momento, el guerrero percibe la diferencia. Las palabras son las mismas, pero los aliados son diferentes.

Entonces él escoge la mano de su ángel

Cada vez que el guerrero saca su espada, la utiliza.


Puede servir para abrir un camino, ayudar a alguien, o alejar un peligro. Pero una espada es caprichosa, y no le gusta ver su lámina expuesta sin razón.

Por eso el guerrero jamás amenaza. Puede atacar, defenderse, o huir, cualquiera de estas actitudes forma parte del combate. Lo que no forma parte del combate es desperdiciar la fuerza de un golpe hablando sobre él.

Un guerrero de la luz está siempre atento a los movimientos de su espada. Pero no puede olvidar que al espada también está atenta a sus movimientos.

Y ella no fue hecha para ser usada con la boca.

A veces el mal persigue al guerrero de la luz; entonces, con tranquilidad, él lo invita a entrar en su tienda.


Y pregunta al mal: "¿Tú quieres herirme o quieres usarme para herir a otros?"

El mal finge no oír. Dice que conoce las tinieblas del alma del guerrero. Hurga en heridas no cicatrizadas y clama venganza. Recuerda que conoce algunas artimañas y venenos sutiles que lo ayudarán a destruir a sus enemigos.

El guerrero de la luz escucha. Si el mal se distrae, él hace que retome la conversación, y le pide detalles de todos sus proyectos.

Después de oírlo todo, se levanta y se va. El mal ha hablado tanto, está tan cansado y tan vacío, que no tendrá fuerzas para acompañarlo.
El guerrero de la luz, sin querer, da un paso en falso y se hunde en el abismo.


Los fantasmas lo asustan, la soledad lo atormenta. Como había buscado el Buen Combate, no pensaba que esto pudiera sucederle nunca a él; pero sucedió. Rodeando de oscuridad, se comunica con su maestro.

- Maestro, caí en el abismo - dice -. Las aguas son hondas y oscuras.

- Recuerda esto - responde el Maestro -: lo que ahoga a alguien no es la inmersión, sino el hecho de permanecer bajo el agua.

Y el guerrero usa sus fuerzas para salir de la situación en la que se encuentra.


El guerrero de la luz se comporta como una criatura.


Las personas se escandalizan: se ha olvidado de que una criatura necesita divertirse, jugar, ser un poco irreverente, hacer preguntas inconvenientes e inmaduras, decir tonterías en las que ni siquiera ella misma cree.

Y preguntan horrorizadas: "¿Es eso el camino espiritual? ¡Él no tiene madurez!"

El guerrero se enorgullece del comentario. Y mantiene su contacto con Dios, a través de su inocencia y alegría, sin perder de vista su misión.

La raíz latina de la palabra "responsabilidad" desvela su significado: capacidad de responder, de reaccionar.


Un guerrero responsable ha sido capaz de observar y de entrenarse. Incluso a sido capaz de ser "irresponsable". A veces se dejó llevar por una situación, y ni respondió ni reaccionó.

Pero aprendió las lecciones; tomó una actitud, oyó un consejo, tuvo la humildad de aceptar ayuda.

Un guerrero responsable no es el que coloca sobre sus hombros el peso del mundo, sino aquel que aprendió a luchar contra los desafíos del momento.

Un guerrero de al luz siempre puede elegir su campo de batalla.


A veces se ve sorprendido por combates que no deseaba; pero no sirve de nada huir, porque estos combates lo seguirán.

Entonces, en el momento en que el conflicto es casi inevitable, el guerrero habla con su adversario. Sin demostrar miedo ni cobardía, procura saber por qué el otro quiere luchar; qué es lo que le hizo salir de su aldea y buscarlo para un duelo. Sin desenvainar la espada, el guerrero lo convence de que aquel combate no es el suyo.

Un guerrero de la luz escucha lo que su adversario tenga que decirle. Sólo lucha si es necesario
Al guerrero de la luz le horrorizan las decisiones importantes.


"Esto es demasiado para ti", dice un amigo. "¡Adelante, sé valiente!" Le dice otro. Y sus dudas aumentan.

Después de algunos días de angustia, él se retira a un rincón de su tienda, en donde acostumbra a sentarse para meditar y orar. Se ve a sí mismo en el futuro. Ve a las personas que serán beneficiadas o perjudicadas por su actitud. No quiere causar sufrimientos inútiles, pero tampoco quiere abandonar el camino.

El guerrero entonces deja que la decisión se manifieste.

Si fuera preciso decir sí, lo dirá con valor. Si es necesario decir no, lo dirá sin cobardía
Un guerrero de la luz asume enteramente su Leyenda Personal.


Sus compañeros comentan: "¡Su fe es admirable!"

El guerrero se enorgullece unos instantes, pero luego se avergüenza de lo que ha escuchado, porque no tiene la fe que aparenta.

En este momento su ángel le susurra: "Tú eres apenas un instrumento de la luz. No hay motivos para vanagloriarse, pero tampoco para sentirse culpable; sólo hay motivos para la alegría".

Y el guerrero de luz, consciente de que es un instrumento, se queda más tranquilo y seguro
“Hitler puede haber perdido la guerra en el campo de batalla, pero terminó ganando algo – dice M. Alter -. porque el hombre del siglo XX creó el campo de concentración, resucitó la tortura y enseñó a los semejantes que es posible cerrar los ojos ante las desgracias ajenas”.


Puede ser que tenga razón: existen niños abandonados, civiles masacrados, inocentes en las cárceles, viejos solitarios, borrachos en las cunetas, locos en el poder.

Pero quizá él no tenga ninguna razón: existen los guerreros de la luz.

Y los guerreros de la luz jamás aceptan lo que es inaceptable.

El guerrero de la luz nunca olvida el viejo proverbio: el buen cabrito no chilla.


Las injusticias existen. Todos se ven envueltos en situaciones inmerecidas, generalmente cuando no se pueden defender. Muchas veces la derrota llama a la puerta del guerrero.

En esas ocasiones, él permanece en silencio. No gasta energía en palabras, porque ellas no pueden hacer nada; es mejor usar las fuerzas para resistir, tener paciencia y saber que Alguien está vigilando. Alguien que vio el sufrimiento injusto y no se conforma con ello.

Este Alguien le da lo que él necesita: tiempo. Tarde o temprano, volverá a trabajar en su favor.

Un guerrero de la luz es sabio; no comenta sus derrotas.
Una espada puede durar poco. Pero el guerrero de la luz tiene que durar mucho.


Por eso no se deja engañar por su propia capacidad, y evita ser tomado por sorpresa. Él da a cada cosa el valor que merece tener.

Muchas veces, ante asuntos graves, el demonio musita en su oído: “No te preocupes con esto porque no es serio”.

Otras veces, ante cosas banales, el demonio le dice: “Necesitas dedicar toda tu energía para resolver esta situación”.

El guerrero no escucha lo que el demonio le está diciendo: él es dueño de su espada.


Un guerrero de la luz está siempre vigilante.


No pide permiso a los otros para empuñar su espada; simplemente la toma en sus manos. Tampoco pierde el tiempo explicando sus gestos; fiel a las determinaciones de Dios, él responde por sus acciones.

Mira a sus costados e identifica a sus amigos. Mira hacia atrás e identifica a sus adversarios. Es implacable con la traición, pero no se venga; se limita a apartar a los enemigos de su vida, sin luchar con ellos más allá del tiempo necesario.

Un guerrero no intenta parecer, él es.

Un guerrero no anda con quien le quiere hacer mal. Ni tampoco es visto en compañía de los que lo quieren “consolar”.


Evita a quienes sólo están a su lado en caso de derrota, estos falsos amigos que quieren probar que la debilidad compensa. Siempre traen malas noticias. Siempre intentan destruir la confianza del guerrero, bajo el manto de la “solidaridad”.

Cuando lo ven herido, se deshacen en lágrimas, pero en el fondo de su corazón están contentos porque el guerrero perdió una batalla. No entienden que esto forma parte del combate.

Los verdaderos compañeros de un guerrero están a su lado en todos los momentos, en las horas difíciles y en las horas fáciles
En el comienzo de su lucha, el guerrero de la luz afirmó: “Tengo sueños”.


Después de algunos años, percibe que es posible llegar a donde quiere; sabe que será recompensado.

Llegado ese momento, se entristece. Ha conocido la infelicidad ajena, la soledad, las frustraciones que acompañan a gran parte de la humanidad, y considera que no merece lo que está a punto de recibir.

Su ángel susurra: “Entrega todo”. El guerrero se arrodilla y ofrece a Dios sus conquistas.

La Entrega obliga al guerrero a parar de hacer preguntas tontas, y lo ayuda a vencer la culpa.

El guerrero de la luz tiene la espada en sus manos.


Es él quien decide lo que va a hacer, y lo que no hará bajo ninguna circunstancia.

Hay momentos en que la vida lo conduce hacia una crisis: se ve forzado a separarse de cosas que siempre amó. Entonces el guerrero reflexiona. Analiza si está cumpliendo la voluntad de Dios o si actúa por egoísmo, y en el caso de que la separación esté realmente en su camino, la acepta sin protestar.

Si, por el contrario, tal separación fue provocada por la perversidad ajena, él es implacable en su respuesta.

El guerrero es dueño del golpe y del perdón. Y sabe usar los dos con la misma habilidad.

El guerrero de la luz no cae en la trampa de la palabra “libertad”.


Cuando su pueblo está oprimido, la libertad es un concepto claro. En esos momentos, usando su espada y su escudo, lucha hasta perder el aliento o la vida. Ante la opresión, la libertad es simple de entender, es lo opuesto a la esclavitud.

Pero a veces el guerrero escucha a los más viejos diciendo: “Cuando pueda dejar de trabajar seré libre”. Y apenas transcurrido un año, se quejan: “La vida es solamente tedio y rutina”. En este caso, la libertad es difícil de entender; significa ausencia de sentido.

Un guerrero de la luz está siempre comprometido. Es esclavo de su sueño, y libre en sus pasos.

Un guerrero de la luz no se queda siempre repitiendo la misma lucha, principalmente cuando no hay avances ni retrocesos.


Si el combate no progresa, él entiende que es preciso sentarse con el enemigo y discutir una tregua; ambos ya practicaron el arte de la espada, y ahora necesitan entenderse.

Es un gesto de dignidad, y no de cobardía. Es un equilibrio de fuerzas y un cambio de estrategia.

Trazados los planes de paz, los guerreros vuelven a sus casas. No necesitan probar nada a nadie; lucharon en el Buen Combate y mantuvieron la fe. Cada uno cedió un poco, aprendiendo con esto el arte de la negociación

Los amigos del guerrero de la luz le preguntan de dónde procede su energía. Y él les responde: “Del enemigo oculto”.

Los amigos preguntan quién es.

El guerrero responde: “Alguien a quien no pudimos herir”.

Puede ser un niño que lo venció en una pelea en su infancia, la noviecita que lo dejó a los once años, el profesor que le llamaba burro. Cuando está cansado, le guerrero se acuerda de que él aún no vio su coraje.

No piensa en venganza, porque el enemigo oculto no forma ya parte de su historia. Piensa solamente en mejorar su habilidad, para que sus hazañas corran por el mundo y lleguen a los oídos de quien lo hirió en el pasado.

El dolor de ayer es la fuerza del guerrero de la luz

Un guerrero de la luz siempre tiene una segunda oportunidad en la vida.


Como todos los demás hombres y mujeres, él no nació sabiendo manejar su espada, y cometió muchas equivocaciones antes de descubrir su Leyenda Personal.

Ningún guerrero puede sentarse en torno a la hoguera y decir a los otros: “Siempre actué correctamente”. Quien afirma esto está mintiendo, y aún no aprendió a conocerse a sí mismo. El verdadero guerrero de la luz ya cometió injusticias en el pasado.

Pero en el transcurso de la jornada, percibe que las personas con quienes actuó injustamente siempre se vuelven a cruzar en su camino.

Es su oportunidad de corregir el mal que les causó. Y él siempre la utiliza, sin vacilar.

Un guerrero es simple como las palomas y prudente como las serpientes.


Cuando se reúne para conversar, no juzga el comportamiento de los otros; él sabe que las tinieblas utilizan una red invisible para propagar su mal. Esta red captura cualquier información suelta en el aire y la transforma en la intriga y la envidia que parasitan el alma humana.

Así, todo lo que se dice respecto de alguien siempre termina llegando a los oídos de los enemigos de esa persona, aumentado por la carga tenebrosa de veneno y maldad.

Por eso, cuando el guerrero habla de las actitudes de su hermano, imagina que él está presente, escuchando lo que dice.

Entonces lo repito:

Los guerreros de la luz se reconocen por la mirada. Están en el mundo, forman parte del mundo, y al mundo fueron enviados sin alforja ni sandalias. Muchas veces son cobardes. No siempre actúan acertadamente.

Los guerreros de la luz sufren por tonterías, se preocupan por cosas mezquinas, se juzgan incapaces de crecer. Los guerreros de la luz de ven en cuando se consideran indignos de cualquier bendición o milagro.

Los guerreros de la luz con frecuencia se preguntan qué están haciendo aquí. Muchas veces piensan que su vida no tiene sentido.

Por eso son guerreros de la luz. Porque se equivocan. Porque preguntan. Porque continúan buscando un sentido. Y terminan encontrándolo.
El guerrero de la luz está ahora despertando de su sueño.


Piensa: “No sé luchar con esta luz, que me hace crecer”. La luz, sin embargo, no desaparece.

El guerrero piensa: “Necesitaré hacer cambios, peor me falta voluntad para ello”.

La luz continúa, porque la voluntad es una palabra llena de trucos.

Entonces los ojos y el corazón del guerrero empiezan a acostumbrarse a la luz. Ya no lo asusta, y él pasa a aceptar su Leyenda, aun cuando eso signifique correr riesgos.

El guerrero estuvo dormido mucho tiempo. Es natural que se vaya despertando poco a poco.

El luchador experto aguanta insultos, conoce la fuerza de su puño, la habilidad de sus golpes. Ante un ponente desprevenido, le basta mirar al fondo de los ojos para vencerlo sin necesidad de llevar la lucha a un plano físico.


A medida que el guerrero aprende con su maestro espiritual, la luz de la fe también brilla en sus ojos, y él no precisa probar nada a nadie. No importan los argumentos agresivos del adversario, diciendo que Dios es una superstición, que los milagros son trucos, que creer en ángeles es huir de la realidad.

Como buen luchador, el guerrero de la luz conoce su inmensa fuerza, pero jamás lucha con quien no merece el honor del combate
El guerrero de la luz debe recordar siempre las cinco reglas del combate, escritas por Chuan Tzu hace tres mil años.


La fe: antes de entrar en una batalla, hay que creer en el motivo de la lucha.

El compañero: escoge a tus aliados y aprende a luchar acompañado, porque nadie vence una guerra solo.

El tiempo: una lucha en el invierno es diferente a una lucha en el verano; un buen guerrero presta atención al momento adecuado de entrar en combate.

El espacio: no se lucha en un desfiladero de la misma manera que un una llanura. Considera lo que existe a tu alrededor, y la mejor manera de moverte.

La estrategia: el mejor guerrero es aquel que planifica su combate.

El guerrero pocas veces sabe el resultado de una batalla cuando ésta termina.


El movimiento de la lucha generó mucha energía a su alrededor, y existe un momento en el que tanto la victoria como la derrota son posibles. El tiempo dirá quién venció o perdió; pero él sabe que, a partir de ese instante, ya no puede hacer nada más: el destino de aquella lucha está en las manos de Dios.

En esos momentos, el guerrero de la luz no se queda preocupado por los resultados. Examina su corazón y se pregunta: “¿Combatí el Buen Combate?” Si la respuesta es positiva, él descansa. Si la respuesta es negativa, toma su espada y empieza a entrenarse de nuevo

El guerrero de la luz lleva en sí la centella de Dios.


Su destino es estar junto con otros guerreros, pero a veces necesitará practicar solo el arte de la espada; por eso, cuando está separado de sus compañeros, se comporta como una estrella.

Ilumina la parte del Universo que le fue destinada, e intenta mostrar galaxias y mundos a todos los que miran al cielo.

La persistencia del guerrero será en breve recompensada. Poco a poco, otros guerreros se aproximan y los compañeros se reúnen en constelaciones, con sus símbolos y sus misterios.

Dice así el Breviario de la Caballería Medieval:


“La energía espiritual del Camino utiliza la justicia y la paciencia para preparar tu espíritu.

“Éste es el camino del Caballero: un camino fácil y al mismo tiempo difícil, porque obliga a dejar de lado las cosas inútiles y las amistades relativas. Por eso, al comienzo se vacila tanto antes de seguirlo.

“He aquí la primera enseñanza de la Caballería: tú borrarás lo que hasta ahora habías escrito en el cuaderno de tu vida: inquietud, inseguridad, mentira. Y escribirás, en lugar de todo esto, la palabra coraje. Comenzando la jornada con esta palabra, y siguiendo con la fe en Dios, llegarás hasta donde necesitas”.

A veces el guerrero de la luz tiene la impresión de vivir dos vidas al mismo tiempo.


En una de ellas, es obligado a hacer todo lo que no quiere, luchar por ideas en las que no cree. Pero existe otra vida, y él la descubre en sus sueños, lecturas, gente que piensa como él.

El guerrero va permitiendo que sus dos vidas se aproximen. “Hay un puente que uno lo que hago con lo que me gustaría hacer”, piensa. Poco a poco, sus sueños van apoderándose de su rutina, hasta que él percibe que está listo para lo que siempre deseó.

Entonces basta un poco de osadía para que ambas vidas se transformen en una sola

Escribe otra vez lo que ya te dije.

El guerrero de la luz necesita dedicar tiempo para sí mismo. Y usa ese tiempo para el descanso, la contemplación, el contacto con el Alma del Mundo. Aun en medio de un combate, él consigue meditar.

En algunas ocasiones, el guerrero se sienta, se relaja, y deja que todo lo que sucede a su alrededor siga sucediendo. Mira al mundo como si fuera un espectador, no intenta crecer ni disminuir, sólo entregarse sin resistencia al movimiento de la vida.

Lentamente, todo lo que parecía complicado empieza a volverse sencillo. Y el guerrero se alegra

El guerrero de la luz se cuida de las personas que piensan conocer el camino.


Están siempre tan confiados en su capacidad de decisión que no perciben la ironía con que el destino escribe la vida de cada uno; y siempre se quejan cuando lo inevitable golpea en su puerta.

El guerrero de la luz tiene sueños. Sus sueños lo llevan hacia adelante. Pero él jamás comete el error de pensar que el Universo funciona como funciona la alquimia: solve et coagula, decían los maestros. “Concentra y dispersa tus energías de acuerdo con la situación”.

Existen momentos para actuar y momentos para aceptar. El guerrero sabe hacer la distinción.

El guerrero de la luz, cuando aprende a manejar su espada, descubre que su equipo necesita completarse, y esto incluye una armadura.


Él sale en busca de su armadura y escucha las propuestas de varios vendedores.

“Usa la coraza de la soledad”, dice uno.

“Usa el escudo del cinismo”, responde otro.

“La mejor armadura es no enredarse en nada”, afirma un tercero.

El guerrero, sin embargo, no les hace caso. Con serenidad, va hasta su lugar sagrado y viste el manto indestructible de la fe.

La fe detiene todos los golpes. La fe transforma el veneno en agua cristalina

“Vivo creyendo en todo lo que los demás me dicen y siempre me decepciono”, acostumbran a decir los compañeros.


Es importante confiar en las personas, un guerrero de la luz no teme a las decepciones porque conoce el poder de su espada y la fuerza de su amor.

No obstante, él consigue imponer sus límites: una cosa es aceptar las señales de Dios, y entender que los ángeles usan la boca de nuestro prójimo para aconsejarnos. Otra cosa es ser incapaz de tomar decisiones y estar siempre buscando la manera de dejar que los otros nos digan lo que debemos hacer.

Un guerrero confía en los otros porque, en primer lugar, confía en sí mismo.

El guerrero de la luz contempla la vida con dulzura y firmeza.


Está ante un misterio, cuya respuesta encontrará un día. De vez en cuando se dice a sí mismo: “Pero esta vida parece una locura”.

Tiene razón. Entregado al milagro de lo cotidiano, nota que no siempre es capaz de prever las consecuencias de sus actos. A veces actúa sin saber que está actuando, salva sin saber que está salvando, sufre sin saber por qué está triste.

Sí, esta vida es una locura. Pero la gran sabiduría del guerrero de la luz consiste en elegir bien su locura.
El guerrero de la luz contempla las dos columnas que están al lado de la puerta que quiere abrir.


Una se llama Miedo, la otra se llama Deseo. El guerrero contempla la columna del Miedo y allí está escrito: “Vas a entrar en un mundo desconocido y peligroso, donde todo lo que aprendiste hasta ahora no servirá para nada”.

El guerrero mira la columna del Deseo, y allí está escrito: “Vas a salir de un mundo conocido, donde están guardadas las cosas que siempre quisiste, y por las cuales luchaste tanto”.

El guerrero sonríe, porque no existe nada que lo asuste ni nada que lo retenga. Con la seguridad de quien sabe lo que quiere, él abre la puerta.
Un guerrero de la luz practica un penoso ejercicio de crecimiento interior: concede atención a cosas que se realizan automáticamente, como respirar, guiñar los ojos o reparar en los objetos que lo rodean.



Hace esto cuando se siente confuso. Así se libera de sus tensiones y deja a su intuición trabajar con más libertad, sin interferencia de sus miedos o deseos. Ciertos problemas que parecían insolubles terminan siendo resueltos, ciertos dolores que juzgaba insuperables se disipan sin esfuerzo.

Cuando tiene que afrontar una situación difícil, usa esa técnica.

El guerrero de la luz escucha comentarios tales como “yo no quiero contar ciertas cosas porque la gente es envidiosa”.


Al oír esto, el guerrero ríe. “La envidia no puede causar ningún daño, si no es aceptada. La envidia forma parte de la vida, y todos necesitan aprender a tratar con ella”.

Sin embargo, él rara vez comenta sus planes, por lo que a veces los demás piensan que tiene miedo de la envidia.

Pero él sabe que cada vez que habla de un sueño, usa un poco de la energía de ese sueño para expresarse. Y de tanto hablar, corre el riesgo de gastar toda la energía necesaria para actuar.

Un guerrero de la luz conoce el poder de las palabras.
El guerrero de la luz conoce el valor de la persistencia y del coraje.


Muchas veces, durante el combate, él recibe golpes que no esperaba. Y comprende que, durante la guerra, el enemigo vencerá algunas batallas. Cuando esto sucede, él llora sus penas y descansa para recuperar un poco las energías. Pero inmediatamente después vuelve a luchar por sus sueños.

Porque cuanto más tiempo permanezca alejado, mayores son las posibilidades de sentirse débil, miedoso, intimidado. Cuando un jinete cae del caballo y no vuelve a montarlo al minuto siguiente, jamás tendrá el valor de hacerlo nuevamente

El guerrero de la luz sabe lo que merece la pena.


Él decide sus acciones usando la inspiración y la fe. No obstante, a veces encuentra personas que lo llaman para actuar en luchas que no son suyas, en campos de batalla que él no conoce – o que no le interesan -. Esas personas quieren implicar al guerrero de la luz en desafíos que son importantes para ellas, pero no para él.

Muchas veces son personas próximas, que aprecian al guerrero, confían en su fuerza y, como están ansiosas, quieren su ayuda de cualquier manera.

En estos momentos, él sonríe y demuestra su amor, pero no acepta la provocación.

Un verdadero guerrero de la luz siempre elige su campo de batalla.

El guerrero de la luz sabe perder.

Él no trata a la derrota como algo indiferente, usando frases tales como “Bien, esto no era tan importante” o “A decir verdad, yo no quería realmente esto”. Acepta la derrota como una derrota, sin intentar transformarla en victoria.

Amarga el dolor de las heridas, la indiferencia de los amigos, la soledad de la pérdida. En estos momentos se dice a sí mismo: “Luché por algo y no lo conseguí. Perdí mi primera batalla”.

Esta frase le da nuevas fuerzas. Él sabe que nadie gana siempre, y sabe distinguir sus aciertos de sus errores.

Cuando se quiere algo, el Universo entero conspira en su favor. El guerrero de la luz lo sabe.


Por esta razón cuida mucho sus pensamientos. Escondidos bajo una serie de buenas intenciones existen sentimientos que nadie osa confesarse a sí mismo: venganza, autodestrucción, culpa o miedo de la victoria, la alegría macabra ante la tragedia de otros.

El Universo no juzga: conspira a favor de lo que deseamos. Por eso, el guerrero tiene el valor de mirar hasta las sombras de su alma y ver si no está pidiendo nada nocivo para sí mismo.

Y tiene siempre mucho cuidado de lo que piensa
Jesús decía: “Que tu sí sea un sí y que tu no sea un no”. Cuando el guerrero asume una responsabilidad, mantiene su palabra.


Los que prometen y no cumplen, pierden el respeto hacia sí mismos, se avergüenzan de sus actos. La vida de estas personas consiste en huir; ellas gastan mucha más energía dando una serie de disculpas para deshonrar lo que dijeron, que la que usa el guerrero de la luz para mantener sus compromisos.

A veces él también asume una responsabilidad tonta, que derivará en su perjuicio. No volverá a repetir esa actitud, pero, aun así, cumple con honor lo que dijo y paga el precio de su impulsividad.

Cuando gana una batalla, el guerrero la conmemora.


Esta victoria costó momentos difíciles, noches de dudas, interminables días de espera. Desde los tiempos antiguos, celebrar un triunfo forma parte del propio ritual de la vida: la conmemoración es un rito del pasaje.

Los compañeros ven la alegría del guerrero de la luz y piensan: “¿Por qué hace esto? Puede llevarse una decepción en su próximo combate. Puede atraer la furia del enemigo”.

Pero el guerrero sabe el motivo de su gesto. Él se beneficia del mejor regalo que la victoria puede aportarle: la confianza.

Celebra hoy su victoria de ayer para tener más fuerzas en la batalla de mañana.
Un día, sin ningún aviso previo, el guerrero descubre que lucha sin el mismo entusiasmo que antes.


Continúa haciendo todo lo que hacía, pero cada gesto parece haber perdido su sentido. En este momento, él sólo tiene una elección: continuar practicando el Buen Combate. Hace sus oraciones por obligación, o por miedo, o por cualquier otro motivo, pero no interrumpe su camino.

Sabe que el ángel de Aquel que lo inspira está dando un paseo. El guerrero mantiene la atención concentrada en su lucha e insiste, aun cuando todo parece inútil. Al poco tiempo el ángel regresa, y el simple rumor de sus alas le devolverá la alegría

Un guerrero de la luz comparte con los otros lo que sabe del camino.


Quien ayuda, siempre es ayudado, y tiene que enseñar lo que aprendió. Por eso, él se sienta alrededor de la hoguera y cuenta cómo fue su día de lucha.

Un amigo le susurra: “¿Por qué revelas tan abiertamente tu estrategia? ¿No ves que actuando así corres el riesgo de tener que compartir tus conquistas con otros?”

El guerrero se limita a sonreír, sin responder. Sabe)que si llegara al final de la jornada a un paraíso vacío, su lucha no habría valido la pena.

El guerrero de la luz aprendió que Dios usa la soledad para enseñar la convivencia.


Usa la rabia para mostrar el infinito valor de la paz. Usa el tedio para resaltar la importancia de la aventura y del abandono.

Dios usa el silencio para enseñar sobre la responsabilidad de las palabras. Usa el cansancio para que se pueda comprender el valor del despertar. Usa la enfermedad para resaltar la bendición de la salud.

Dios usa el fuego para enseñar sobre el agua. Usa la tierra para que se comprenda el valor del aire. Usa la muerte para mostrar la importancia de la vida.
El guerrero da luz antes de que se la pidan.


Cuando ven esto, algunos compañeros comentan: “Quien necesita algo lo pide”.

Pero el guerrero sabe que existe mucha gente que no consigue – simplemente no consigue – pedir ayuda. A su lado existen personas cuyo corazón está tan frágil que comienzan a vivir amores enfermizos; tienen hambre de afecto, y vergüenza de demostrarlo.

El guerrero las reúne alrededor de la hoguera, cuenta historias, reparte su alimento, se embriaga junto con ellas. Al día siguiente, todos se sienten mejor.

Aquellos que miran la miseria con indiferencia son los más miserables

Las cuerdas que están siempre tensas terminan desafinando.


Los guerreros que están en continuo entrenamiento pierden espontaneidad en la lucha. Los caballos que siempre saltan obstáculos terminan rompiéndose una pata. Los arcos que son curvados todos los días ya no tiran sus flechas con la misma fuerza.

Por eso, aunque no esté con ganas, el guerrero de la luz procura divertirse con las pequeñas cosas cotidianas.

El guerrero de la luz escucha a Lao Tzu cuando dice que debemos olvidar la idea de días y horas para prestar cada vez más atención al minuto.


Sólo así él consigue resolver ciertos problemas antes de que aparezcan; prestando atención a las pequeñas cosas, consigue evitar grandes calamidades.

Pero pensar en las pequeñas cosas no significa pensar en pequeño. Una preocupación exagerada termina eliminando cualquier rastro de alegría de la vida.

El guerrero sabe que un gran sueño está compuesto por muchas cosas diferentes, así como la luz del sol es la suma de sus millones de rayos.

Un guerrero de la luz no tiene “certezas” sino un camino a seguir, al cual procura adaptarse de acuerdo con el tiempo.


Lucha en el verano con equipamientos y técnicas diferentes a los de la lucha en invierno. Siendo flexible, ya no juzga al mundo desde el punto de vista de “acertado” o “equivocado”, sino sobre la base de la actitud más apropiada para aquel momento.

Sabe que sus compañeros también tienen que adaptarse, y no se sorprende cuando cambian de actitud. Da a cada uno el tiempo necesario para justificar sus acciones.

Pero es implacable con la traición.

Un guerrero se sienta alrededor de la hoguera con sus amigos.


Pasan horas acusándose mutuamente, pero terminan por la noche durmiendo en la misma tienda y olvidando las ofensas que se dirigieron. De vez en cuando aparece un recién llegado al grupo. Porque aún no tiene una historia en común, muestra solamente sus cualidades, y algunos lo consideran un maestro.

Pero el guerrero de la luz jamás lo compara con sus viejos compañeros de batalla. El extranjero es bienvenido, pero sólo confiará en él cuando sepa también sus defectos.

Un guerrero de la luz no entra en una batalla sin conocer los límites de su aliado
El guerrero de la luz conoce una vieja expresión popular: “Si el arrepentimiento matase...”


Y sabe que el arrepentimiento mata; va lentamente corroyendo el alma a quien hizo algo mal, y lleva a la autodestrucción.

El guerrero no quiere morir de esta manera. Cuando actúa con perversidad o maldad – porque es un hombre lleno de defectos – no se avergüenza de pedir perdón.

Si aún es posible, usa sus esfuerzos para reparar el mal que hizo. Si la persona que lo recibió ya está muerta, él hace el bien a un extraño y dedica esa acción al alma de su víctima.

Un guerrero de la luz no se arrepiente, porque el arrepentimiento mata. Él se humilla e intenta reparar el mal que causó.

Todos los guerreros de la luz ya oyeron a su madre decir: “Mi hijo hizo esto porque perdió la cabeza, pero en el fondo es una persona muy buena”.


Aun cuando respete a su madre, él sabe que no es así. No está siempre culpándose de sus actos imprudentes, pero tampoco vive perdonándose todos sus desaciertos, pues de esta manera jamás corregiría el camino.

Él usa el sentido común para juzgar el resultado de sus actos, y no las intenciones que tuvo al realizarlos. Asume todas sus acciones, aun cuando deba pagar un alto precio por su error.

Dice un viejo proverbio árabe: “Dios juzga al árbol por sus frutos, y no por sus raíces”.

Antes de tomar una decisión importante – declarar una guerra, mudarse con sus compañeros a otra llanura, escoger un campo para sembrar - , el guerrero se pregunta a sí mismo: “¿Cómo afectará esto a la quinta generación de mis descendientes?”


Un guerrero sabe que los actos de cada persona tienen consecuencias que se prolongan durante mucho tiempo, y necesita saber qué mundo está dejando para su quinta generación.

“No hagas tempestades en un vaso de agua...”, advierte alguien al guerrero de la luz.


Pero él nunca exagera un momento difícil y procura mantener siempre la calma necesaria.

Sin embargo, no juega con el dolor ajeno.

Un pequeño detalle, que en nada lo afecta, puede servir de estopín para la tormenta que se preparaba en el alma de su hermano. El guerrero respeta el sufrimiento del prójimo, y no intenta compararlo con el suyo.

La copa de sufrimientos no es del mismo tamaño para todo el mundo.

“La primera cualidad del camino espiritual es el coraje”, decía Gandhi.



El mundo parece amenazador y peligroso para los cobardes. Éstos buscan la falsa seguridad de una vida sin grandes desafíos, se arman hasta los dientes para defender aquello que creen poseer. Los cobardes terminan construyendo los barrotes de su propia prisión.

El guerrero de la luz proyecta su pensamiento más allá del horizonte. Sabe que si no hace nada por el mundo, nadie más lo hará.

Entonces, participa en el Buen Combate y ayuda a los otros, incluso sin entender bien por qué lo hace.

 El guerrero de la luz lee con atención un texto que el Alma del Mundo envió a Chico Xavier:


“Cuando consigas superar graves problemas de relación, no te detengas en el recuerdo de los momentos difíciles, sino en la alegría de haber atravesado una prueba más en tu vida. Cuando acabes un largo tratamiento de salud, no pienses en el sufrimiento que fue necesario afrontar, sino en la bendición de Dios que permitió tu cura.

“Conserva en tu memoria durante el resto de tus días las cosas buenas que surgieron de las dificultades. Ellas serán una prueba más de tu capacidad, y te infundirán confianza ante cualquier obstáculo”.

El guerrero de la luz se concentra en los pequeños milagros de la vida diaria.


Si es capaz de ver lo bello, es porque trae la belleza dentro de sí, ya que el mundo es un espejo y devuelve a cada hombre el reflejo de su propio rostro. Aun conociendo sus defectos y limitaciones, el guerrero hace lo posible por mantener el buen humor en los momentos de crisis.

Al fin y al cabo, el mundo se está esforzando en ayudarlo, aun cuando todo a su alrededor parezca decir lo contrario.

Existe una basura emocional: es producida en las usinas del pensamiento. Son dolores que ya pasaron y ahora ya no tienen ninguna utilidad. Son precauciones que fueron importantes en el pasado, pero de nada sirven en el presente.


El guerrero también posee sus recuerdos, pero consigue separar lo que es útil de lo innecesario; él se desprende de su basura emocional.

Dice un compañero: “Pero esto forma parte de mi historia. ¿Por qué debo abandonar sentimientos que han marcado mi existencia?”

El guerrero sonríe, pero no intenta sentir cosas que ya no siente ahora. Él está cambiando, y quiere que sus sentimientos lo acompañen
Dice el maestro al guerrero, cuando lo ve deprimido:


“Tú no eres lo que aparentas en los momentos de tristeza. Eres mucho más que eso.

“Mientras que muchos partieron (por razones que nunca llegaremos a comprender), tú continúas aquí.

“¿Por qué Dios se llevó a personas tan increíbles y te dejó a ti?

“En ese momento, millones de personas ya desistieron. No se quejan, no lloran, ya no hacen nada; se limitan a dejar pasar el tiempo, porque perdieron su capacidad de reacción.

“Tú, en cambio, estás triste. Esto prueba que tu alma continúa viva”.

A veces, en medio de una batalla que parece interminable, el guerrero tiene una idea y consigue vencer en pocos segundos.


Entonces piensa: “¿Por qué sufrí tanto tiempo en un combate que ya podía haber sido resuelto con la mitad de la energía que gasté?”

En verdad, cualquier problema, una vez ya resuelto, parece simple. La gran victoria que hoy parece fácil fue el resultado de pequeñas victorias que pasaron desapercibidas.

Entonces el guerrero entiende lo que sucedió y duerme tranquilo. En vez de culparse por haber tardado tanto tiempo en llegar, se alegra por saber que terminó llegando.

Existen dos tipos de oración.


El primero es aquel en el que se pide que determinadas cosas sucedan, intentando decir a Dios lo que debe hacer. No se concede ni tiempo ni espacio para que el Creador actúe. Dios – que sabe muy bien lo que es mejor para cada uno – continuará actuando como le convenga. Y el que reza queda con la sensación de no haber sido escuchado.

El segundo tipo de rezo es aquel en que, incluso sin comprender los caminos del Altísimo, el hombre deja que se cumplan en su vida los designios del Creador. Pide que se le evite el sufrimiento, pide alegría para el Buen Combate, pero no olvida decir a cada momento “Hágase Tu voluntad”.

El guerrero de la luz reza de esta segunda manera.

El guerrero sabe que las palabras más importantes en todas las lenguas son palabras pequeñas.


Sí. Amor. Dios.

Son palabras que salen con facilidad y llenan gigantescos espacios vacíos.

Sin embargo, existe una palabra – también muy pequeña – que mucha gente tiene dificultad en decir: no.

Quien jamás dice “no” se juzga generoso, comprensivo, educado; porque el “no” tiene fama de maldito, egoísta, poco espiritual.

El guerrero no cae en esta trampa. Hay momentos en los que, al decir “sí” a los otros, él puede estar diciendo “no” para sí mismo.

Por eso, jamás dice un sí con los labios si su corazón está diciendo no.




Primero: Dios es sacrificio. Sufre en esta vida, serás feliz en la próxima.


Segundo: quien se divierte es infantil. Vive bajo tensión.

Tercero: los otros saben más lo que nos conviene, porque tienen más experiencia.

Cuarto: nuestra obligación es satisfacer a los demás. Es preciso agradarles, aun cuando esto signifique hacer renuncias importantes.

Quinto: es preciso no beber de la copa de la felicidad; podría gustarnos demasiado, y no siempre la tendremos a nuestro alcance.

Sexto: es preciso aceptar todos los castigos. Somos culpables.

Séptimo: el miedo es una señal de alerta. No hemos de correr riesgos.

Éstos son los mandamientos que ningún guerrero de la luz puede obedecer.
Un grupo muy grande de personas está en medio de la carretera, impidiendo cruzar el camino que lleva al Paraíso.

El puritano pregunta:

- ¿Por qué los pecadores?

Y el moralista clama:

- ¡La prostituta quiere tomar parte en el banquete!

Grita el guardián de los valores sociales:

- ¡Cómo perdonar a la mujer adúltera, si ella pecó!

El penitente rasga sus ropas:

- ¿Por qué curar a un ciego que sólo piensa en su enfermedad y ni siquiera lo agradece?

Se subleva el asceta:

- ¿Cómo dejas que la mujer derrame en tus cabellos una esencia tan cara? ¿Por qué no venderla y comprar comida?

Sonriendo, Jesús aguanta la puerta abierta. Y los guerreros de la luz entran, independientemente de la gritería histérica.

El adversario es sabio.

Siempre que puede, hace uso de su arma más fácil y efectiva: la intriga. Cuando la utiliza, no necesita hacer mucho esfuerzo, porque otros están trabajando para él. Con palabras mal dirigidas se pueden destruir meses de dedicación, años en busca de armonía.

Con frecuencia el guerrero de la luz es víctima de esta celada. No sabe de dónde viene el golpe, y no tiene cómo probar que la intriga es falsa. La intriga no permite el derecho de defensa: condena sin juicio previo.

Entonces él aguanta las consecuencias y los castigos inmerecidos, pues la palabra tiene poder, y él lo sabe. Pero sufre en silencio, y jamás usa la misma arma para atacar a su adversario.

Un guerrero de la luz no es cobarde

“Dad al tonto mil inteligencias, y él no querrá sino la vuestra”, dice el proverbio árabe. Cuando el guerrero de la luz comienza a plantar su jardín, repara en que el vecino está allí, espiando. Le gusta dar consejos sobre cómo sembrar las acciones, adobar los pensamientos, regar las conquistas.


Si atiende a lo que le está diciendo, terminará haciendo un trabajo que no es el suyo; el jardín que ahora cuida será idea del vecino.

Pero un verdadero guerrero de la luz sabe que cada jardín tiene sus misterios, que sólo la mano paciente del jardinero es capaz de descifrar. Por eso prefiere concentrarse en el sol, en la lluvia, en las estaciones.

Sabe que el tonto que da opiniones sobre el jardín ajeno, no está cuidando sus plantas.

Para luchar, es preciso mantener los ojos bien abiertos. Y tener al lado compañeros fieles.


Sucede que, de repente, aquel que luchaba junto al guerrero de la luz pasa a ser su adversario.

La primera reacción es de rabia; pero el guerrero sabe que el combatiente ciego está perdido en medio de la batalla.

Entonces procura ver las cosas buenas que el antiguo aliado hizo durante el tiempo que convivieron juntos; intenta comprender lo que lo llevó a un cambio tan repentino e inesperado de actitud, cuáles son las heridas que se fueron acumulando en su alma. Busca descubrir qué es lo que hizo que uno de los dos desistiera del diálogo.

Nadie es totalmente bueno o malo; el guerrero piensa en esto cuando ve que tiene un nuevo adversario.

Un guerrero sabe que los fines no justifican los medios.


Porque no existen fines; existen solamente medios. La vida lo lleva desde lo desconocido hacia lo desconocido. Cada minuto está revestido de este apasionante misterio: el guerrero no sabe de dónde vino ni hacia dónde va.

Pero no está aquí por casualidad. Y se alegra con la sorpresa, se encanta con los paisajes nuevos. Muchas veces siente miedo, pero esto es normal en un guerrero.

Si sólo piensa en la meta, no conseguirá prestar atención a las señales del camino; si se concentra solamente en una pregunta, perderá varias respuestas que están a su lado.

Por eso el guerrero se entrega
Un guerrero sabe que existe el “efecto cascada”.


Ya vio muchas veces a alguien actuando mal con quien no tenía el valor para reaccionar. Entonces, por cobardía y resentimiento, esta persona descargó su rabia en otra más débil, que a su vez la descargó en otra, formando una verdadera cadena de infelicidad. Nadie sabe las consecuencias de sus propias crueldades.

Por eso el guerrero es cuidadoso en el uso de la espada, y sólo acepta un adversario que sea digno de él. En los momentos de rabia, prefiere golpear una roca y magullarse la mano.

La mano termina sanando; pero el niño que terminó recibiendo porque su padre perdió un combate, quedarámarcado para el resto de su vida
Cuando llega una orden de cambio, el guerrero se despide de todos los amigos que formó durante el transcurso de su camino. A algunos les enseñó cómo escuchar las campanas de un templo sumergido, a otros les contó historias alrededor de la hoguera.


Su corazón se entristece, pero él sabe que su espada está consagrada y debe obedecer las órdenes de Aquel a quien ofreció su lucha.

Entonces el guerrero de la luz agradece a los compañeros de jornada, respira hondo y sigue adelante, cargando con recuerdos de una jornada inolvidable.

Epílogo.


Ya era de noche cuando ella acabó de hablar. Los dos se quedaron mirando a la luna que nacía.

- Muchas cosas de las que me has dicho se contradicen entre sí – dijo él.

Ella se levantó y contestó:

- Adiós. Tú sabías que las campanas del fondo del mar no eran una leyenda; pero sólo fuiste capaz de escucharlas cuando percibiste que el viento, las gaviotas, el rumor de las hojas de palmera, todo aquello formaba parte del tañido de las campanas.

“De la misma manera, el guerrero de la luz sabe que todo lo que lo rodea – sus victorias, sus derrotas, su entusiasmo y su desánimo – forma parte de su Buen Combate. Y sabrá usar la estrategia adecuada en el momento en que la necesite. Un guerrero no procura ser coherente; él aprende a vivir con sus contradicciones.

- ¿Quién eres? – preguntó.

Pero la mujer se alejaba,  en dirección hacia la luna naciente.