¡SOY BOHEMIA ! ¿Y QUÉ?

Siempre me preguntan ¿que es ser Bohemio? les respondo : El Bohemio vive por vivir , se llena de angustia sin tener por qué, pero está alegre cuando otros no están.

El Bohemio vive su vida incansable de ideas ,algunas creativas y otras filosóficas, todas para hacer de su vida un paraíso. El Bohemio no teme, solo porque él vive su vida como quiere, ahora sin causarles daños a sus semejantes. Vive la vida con principios y hasta con responsibilidad pero hace lo que quiere cuando quiere. En la música encuentra pinturas, en las poesías encuentra música, y en las pinturas encuentra versos ...es así mientras que se bebe su copa y sin faltar un café en un bar escondido adonde solo se lee por la media luz y la atmósfera del tabaco. La noche es su tarima....ahi baila, canta, bebe, conversa y admira a otros como él. Se proclama el duende de la noche. Ve el mundo con otros ojos ...él ve colores en el cielo nublado, ve la melancolía en una rosa brillante en su esplendor.

Gracias a todos que entienden estas breves letras. ¡SÍIIIIIII!!!! ¡Soy una Bohemia !!! ¿y Qué?

Utiliza este servicio

Seguidores

Google+ Followers

Hoy cumplo 60 - Un relato de Daniel Aníbal Galatro - 2

La fina y persistente lluvia me dio en el rostro sin causarme dolor ni placer; sólo la molestia de no poder mantener los ojos abiertos como siempre. El frio sí me produjo una sensación incómoda como no recordaba haber sentido nunca antes. Es que nunca antes había cumplido sesenta años, ni había estado tan solo ni había estado tan triste.
Un sexagenario que se atrevía a salir a la calle con ese tiempo tan malo. Si el frío me hubiese provocado una neumonía o algo así, no faltaría quien dijera "al menos podía haberse puesto la bufanda".
Pero yo no me sentía viejo. Sí solo. Sí triste. Sí incómodo, molesto, oprimido y atrapado. La vida había ido dando vueltas y vueltas hasta dejarme allí, en la deprimente habitación que solamente tenía la virtud de ser tibia. Si al menos sus paredes no insistieran con tanta terquedad en aproximarse mutua y contínuamente las unas a las otras, quizá me hubiese quedado dentro hasta que la lluvia cesase. Pero no tuve más remedio que salir para salvarme de morir aplastado.
En la calle, nadie. O quizá alguien que no podía distinguir por esas gotitas que me daban en los párpados obligándome a cerrarlos casi todo el tiempo.
¿Por qué elegí caminar hacia la derecha y no hacia la izquierda? No lo sé. Siempre me pregunté cómo eligen los perros su camino cuando salen a vagar por las calles; por qué doblan hacia allá en vez de hacerlo hacia acá. ¿El olfato los guía? ¿Los sonidos? ¿O, como yo, toman un camino entre tantos simplemente porque sí? En fin, hacia la derecha rumbo a la esquina, bajo la lluvia, caminando apresuradamente como si fuese hacia algún lugar.
Luego de un par de cuadras pensé en regresar a la habitación tibia. Ya mis cabellos no podía contener tanta agua y la dejaban caer hacia mi cuello mal protegido por el gabán echado apenas sobre los hombros, y por mis sienes, y por mi frente. Pero no, no volvería. Las paredes debían haberse acercado mucho para esa hora y segueramente no iba a poder abrir la puerta. Mejor sería seguir adelante y buscar refugio en algún bar. Y eso hice.

(continuará)
Daniel Aníbal Galatro
dgalatrog@hotmail.com

Parte 1:  http://sentimientosintimos.blogspot.com/2011/02/hoy-cumplo-60-un-relato-de-daniel.html
---

Viajando por Nuestro Mundo
http://cienalmas.blogspot.com/

No hay comentarios: