¡SOY BOHEMIA ! ¿Y QUÉ?

Siempre me preguntan ¿que es ser Bohemio? les respondo : El Bohemio vive por vivir , se llena de angustia sin tener por qué, pero está alegre cuando otros no están.

El Bohemio vive su vida incansable de ideas ,algunas creativas y otras filosóficas, todas para hacer de su vida un paraíso. El Bohemio no teme, solo porque él vive su vida como quiere, ahora sin causarles daños a sus semejantes. Vive la vida con principios y hasta con responsibilidad pero hace lo que quiere cuando quiere. En la música encuentra pinturas, en las poesías encuentra música, y en las pinturas encuentra versos ...es así mientras que se bebe su copa y sin faltar un café en un bar escondido adonde solo se lee por la media luz y la atmósfera del tabaco. La noche es su tarima....ahi baila, canta, bebe, conversa y admira a otros como él. Se proclama el duende de la noche. Ve el mundo con otros ojos ...él ve colores en el cielo nublado, ve la melancolía en una rosa brillante en su esplendor.

Gracias a todos que entienden estas breves letras. ¡SÍIIIIIII!!!! ¡Soy una Bohemia !!! ¿y Qué?

Utiliza este servicio

Seguidores

Google+ Followers

Hoy cumplo 60 - Un relato de Daniel Aníbal Galatro - 3

Recordaba uno frente a la plaza. Era cuestión de soportar la lluvia otras dos cuadras para llegar allí y tomar un café doble con crema bien caliente. El frío y la humedad hacían a cada paso que se alejara mi intención de continuar caminando y buscara procurarme una situación más confortable. Y, al mismo tiempo, podría colocarme bien el gabán que cada vez se hacía más pesado al absorber el agua que caía.
En el bar, apenas una mesa ocupada por tres muchachos bebiendo cerveza y mirando sin entusiasmo un partido de fútbol en la televisión. Detrás del  mostrador, un aburrido empleado que dejó de observar el encuentro para fijarse en mí sin mayor interés mientras yo empujaba la puerta y me introducía en el salón.
- "Un café doble con crema, bien caliente, por favor."
- "La crema se terminó."
Empezábamos mal.
- "Sin crema, entonces."
Obviamente. Me sentí tonto en cuanto terminé de decirlo.
Eché un vistazo al televisor. Nunca me interesó demasiado el fútbol. De tanto en tanto miraba algún partido que la gente estimaba importante pero no me entusiasmaba demasiado. Sí me preocupaba por conocer de vez en cuando cómo iban los equipos más populares, o los resultados de los llamados "clásicos". No por mí, en realidad, sino para tener al día siguiente la posibilidad de participar de las charlas de mis amigos y compañeros de trabajo sin pasar por demasiado tonto.
Aunque, pensándolo bien, creo que pese a saber lo más destacado de la tabla de posiciones y dejar caer en la mesa del café de tanto en tanto un comentario futbolístico, la mayor parte de los que me conocían consideraba que, de todos modos, era yo un tipo bastante tonto. No solamente por mi ignorancia deportiva sino por las cosas que me pasaban una y otra vez en la oscura vida que me había construido. Porque era así, realmente. Vivía por omisión y no por acción. Forjaba cada siguiente minuto y cada siguiente desgracia no haciendo. En la niñez, en la adolescencia, en la juventud, en la madurez.
- "Su café doble, señor."
Desperté de pronto de ese estado de ensueño o lo que fuera en lo que me había sumido mirando sin ver la pantalla del televisor.
- "Gracias."

(continuará)
Daniel Aníbal Galatro
dgalatrog@hotmail.com

***************************
Viajando por Nuestro Mundo
http://olgaydaniel.blogspot.com/

No hay comentarios: