¡SOY BOHEMIA ! ¿Y QUÉ?

Siempre me preguntan ¿que es ser Bohemio? les respondo : El Bohemio vive por vivir , se llena de angustia sin tener por qué, pero está alegre cuando otros no están.

El Bohemio vive su vida incansable de ideas ,algunas creativas y otras filosóficas, todas para hacer de su vida un paraíso. El Bohemio no teme, solo porque él vive su vida como quiere, ahora sin causarles daños a sus semejantes. Vive la vida con principios y hasta con responsibilidad pero hace lo que quiere cuando quiere. En la música encuentra pinturas, en las poesías encuentra música, y en las pinturas encuentra versos ...es así mientras que se bebe su copa y sin faltar un café en un bar escondido adonde solo se lee por la media luz y la atmósfera del tabaco. La noche es su tarima....ahi baila, canta, bebe, conversa y admira a otros como él. Se proclama el duende de la noche. Ve el mundo con otros ojos ...él ve colores en el cielo nublado, ve la melancolía en una rosa brillante en su esplendor.

Gracias a todos que entienden estas breves letras. ¡SÍIIIIIII!!!! ¡Soy una Bohemia !!! ¿y Qué?

Utiliza este servicio

Seguidores

Google+ Followers

Al Mutamid y Rummaykiya


Suele decirse que Al Mutamid además de poeta, fue rey, y no al contrario .

Al Mutamid, Muhammad ibn Abbad (Beja, 1040 - Agmat, 1095). Rey taifa de Sevilla entre los años 1069-1090 fue el último rey de la dinastía Abassi , pero sobre todo, Al Mutamid, fue un poeta, un poeta de amor cuya obra se compone casí integramente de poemas dedicados a sus dos amores, la ciudad de Isbiliya ( Sevilla) y su bellísima esposa , Rummaykiya .

El príncipe Muhammad ibn 'Abbad encontró en Silves ( sur de Portugal ) a una joven bellísima llamada Rummaykiya , esclava del rico Rumayk; Rummaykiya era la encargada de conducir sus mulas. Al-Mutamid la compró a su dueño y se casó con ella convirtiéndola en la reina Umm Rabi I´timad , si bien su título era el de as-Sayyida al-Kubrà, o gran señora.

Rumaykiyya no sólo correspondió al amor del rey sino que, con su carácter dulce, a la vez que desenfrenadamente apasionado, mantuvo viva como el primer día la llama de pasión que un día se había encendido en Silves

Al-Mu'tamid se rindió a su desmedida sensualidad y sucumbió a todos sus caprichos pues no sólo la amaba, sino que se dejaba arrastrar por una desenfrenada pasión preocupándose sólo de tenerla contenta. Los caprichos y antojos de I´timad llegaron a ser la tortura del monarca, recordándose en la Historia aquélla ocasión en que para hacerla ver la nieve, Al-Mu’tamid hubo de plantar almendros en la Sierra de Córdoba; o aquella otra que asomándose I´timad a una ventana del palacio, vió a algunas mujeres pisando barro para preparar ladrillos, recordó sus días cuando era pobre y solía hacer lo mismo pidió al rey que le dejase hacer lo mismo y Al-Mu'tamid para complacerla hizo llenar una alberca de azucar, canela, jenjibre, ámbar y algalia con otras especies y perfumes y dio orden que se mezclara todo con agua de rosas, en este barro permitió a I'timâd pisar alegremente.

El apasionado amor entre la pareja duró durante toda la vida de ambos, y aunque el mismo Al Mu'tamid escribió en un poema que la pasión juvenil se convertiría con los años en un amor sereno, al final de su vida escribió estos versos:

El corazón persiste y no cesa;
la pasión es grande y no se oculta;
las lágrimas corren como las gotas de lluvia,
el cuerpo se agosta con su color amarillo;
y esto sucede cuando la que amo, a mí me está unida:
¿Qué sería, si de mí se apartase?

Sea como fuere, lo cierto es que Al Mut´amid reinó en Sevilla rodeado de arte, amigos y poetas. En ningún momento de la historia de al-Andalus floreció tan brillantemente la poesía como durante el reinado del tercer y último rey abbádí de Sevilla, al-Mu'tamid ibn 'Abbád.

Sin Rumaykiyya quizás esto no hubiese sido posible pues durante el feliz reinado de Al Mutamid, su palació vivió en un dulce ensueño que contagió arte y poesía a toda la ciudad sólo perturbado por las obligadas ausencias de al-Mu'tamid que se despedía de su esposa con bellos versos de amor como el siguiente acróstico en el que cada verso comienza con una letra del nombre de I'timâd:

Invisible tu persona a mis ojos,
está presente en mi corazón;
Te envío mi adiós con la fuerza de la pasión,
con lágrimas de pena, con insomnio;
Indomable soy, y tú me dominas,
y encuentras la tarea fácil;
Mi deseo es estar contigo siempre
¡Ojalá pueda concederme ese deseo!
¡Asegúrame que el juramento que nos une,
no se romperá con la lejanía;
Dentro de los pliegues de este poema,
escondí tu dulce nombre I'timâd.


Y aunque la Historia también ha culpado a I´timad de ser la desgracia del rey, hasta el extremo de que Ibn al-Abbâr afirma que la causa de la perdición de Al Mutamid fue su excesiva entrega a los placeres, I'timâd siguió siempre a su esposo, tanto en los placeres como en sus desgracias.

Al-Mu‘tamid, prisionero, fue enviado primero a Tánger, después a Meknés y, por último, a Agmât, no lejos de Marrakech . I'timâd lo acompañó al destierro a Africa, con él compartió la desgracia y la miseria en Agmat y Al-Mu‘tamid la siguió rápido cuando “la eterna separadora” pretendió alejarlo de ella.

Juntos fueron enterrados en el cementerio de Agmat , localidad cercana a Marrakech tomando un desvío a la izda en el valle de Ourika. Sus tumbas fueron durante siglos dos decadentes montones de piedras situadas en una colina , hoy descansan juntos en un mausoleo que la familia real mandó construir en 1967 en un espacio rodeado de olivos y eucaliptos

***************************
Viajando por Nuestro Mundo
http://olgaydaniel.blogspot.com/
/ ( Index)
 Blogs recomendados:
 http://ferialibrodelmundo.blogspot.com/
/ http://cienalmas.blogspot.com/
 http://ajedrezyborges.blogspot.com/
/ http://yobioycasares.blogspot.com/
 http://eltuneldelosrecuerdos.blogspot.com/
 http://antiguoyvalioso.blogspot.com/

No hay comentarios: