¡SOY BOHEMIA ! ¿Y QUÉ?

Siempre me preguntan ¿que es ser Bohemio? les respondo : El Bohemio vive por vivir , se llena de angustia sin tener por qué, pero está alegre cuando otros no están.

El Bohemio vive su vida incansable de ideas ,algunas creativas y otras filosóficas, todas para hacer de su vida un paraíso. El Bohemio no teme, solo porque él vive su vida como quiere, ahora sin causarles daños a sus semejantes. Vive la vida con principios y hasta con responsibilidad pero hace lo que quiere cuando quiere. En la música encuentra pinturas, en las poesías encuentra música, y en las pinturas encuentra versos ...es así mientras que se bebe su copa y sin faltar un café en un bar escondido adonde solo se lee por la media luz y la atmósfera del tabaco. La noche es su tarima....ahi baila, canta, bebe, conversa y admira a otros como él. Se proclama el duende de la noche. Ve el mundo con otros ojos ...él ve colores en el cielo nublado, ve la melancolía en una rosa brillante en su esplendor.

Gracias a todos que entienden estas breves letras. ¡SÍIIIIIII!!!! ¡Soy una Bohemia !!! ¿y Qué?

Utiliza este servicio

Seguidores

Google+ Followers

EL DESAFIO DEL TRIGO.MENSAJE DE OSHO- ( de :Claudio Augusto Acuña)


Un día un viejo campesino fue a ver a Dios y le dijo:

“Mira, tú puedes ser muy Dios y puedes haber creado el mundo, pero hay una cosa que tengo que decirte: No eres un campesino, no conoces ni siquiera el principio de la agricultura. Tienes algo que aprender”.

Dios dijo: ¿Cuál es tu consejo?

El granjero le respondió: “Dame un año y déjame que las cosas se hagan como yo quiero y veamos que pasa. La pobreza no existirá más”.

Dios aceptó y le concedió al campesino un año. Naturalmente éste pidió lo mejor y sólo lo mejor… ni tormentas, ni ventarrones, ni peligros para el grano. Todo confortable y cómodo… y él era muy feliz.

El trigo crecía altísimo. Cuando quería sol… había sol; cuando quería lluvia… había tanta lluvia como hiciera falta. Ese año todo fue perfecto, ¡matemáticamente perfecto! El trigo crecía tan alto que el granjero fue a ver a Dios y le dijo: “¡Mira!, esta vez tendremos tanto grano que si la gente no trabaja en 10 años, aun así tendremos comida suficiente”. Pero hubo un problema…Cuando se recogieron los granos todos estaban vacíos.

El granjero se sorprendió y le preguntó a Dios: “¿Qué pasó?, ¿qué error hubo?

Ante tal inquietud Dios le respondió:

“Como no hubo desafío, no hubo conflicto, ni fricción, como tu evitaste todo lo que era malo, el trigo se volvió impotente. Un poco de lucha es imprescindible. Las tormentas, los truenos, los relámpagos, son necesarios, porque sacuden el alma dentro del trigo”.

La noche es tan necesaria como el día y los días de tristeza son tan esenciales como los días de felicidad. A esto se le llama lucha y esfuerzo.

Entendiendo este secreto descubrirás cuán grande es la belleza de la vida, cuánta riqueza llueve sobre ti en todo momento, dejando de sentirte miserable porque las cosas no van de acuerdo con tus deseos.

Fuente: Flavia Guilbourg

Alfred Jarry y la Patafísica - una aproximación por Fidel Salazar


Alfred Jarry precursor del Dadaísmo, del Surrealismo y del Absurdo, recién llegado a París desde Laval, la ciudad que le viera nacer el 8 de septiembre 1873, se convirtió en un habitué de los cenáculos frecuentados por los poetas simbolistas.

Alumno de Henri Bergson en la Sorbona, el aún incipiente dramaturgo era ya un hombre extremadamente cultivado, cuyos versos y artículos son colaboraciones habituales en la 'Revue Blanche' y otras publicaciones. El mismo llegará a ser el fundador de 'L"imagier'. Consigue el aplauso del gran París en
1896 con Ubu rey, comedia satírica en la que se entremezclan referencias a 'Macbeth' con los excesos de un monarca tan tirano con nobles y plebeyos como cobarde en la guerra.

Contra todo pronóstico, el éxito que conoce 'Ubu rey' en el París del final de la belle époque es tal que Jarry escribe una segunda parte con el título de 'Ubu encadenado' (1900). La gloria literaria corre a la par de la autodestrucción a la que el dramaturgo parece condenado irremediablemente. Alternando realidad y ficción en sus delirios de borracho, escribe 'El amor absoluto' (1899), 'Mesalina' (1901) y la curiosa novela "El supermacho", definida en su edición española como "una muestra de los juegos a los que la teoría y la práctica del amor pueden entregarse teniendo por rival a las máquinas, a la velocidad, a todas las fantasías de los avances científicos de comienzos del siglo XX". Para la crítica, tan singular obra vino a ser un curioso ejemplo de "futurismo grotesco".

El teatro del siglo XX comienza a avizorar sus nuevas posibilidades –anticipando a Beckett– en la noche del 10 de diciembre de 1896 con el estreno deUbu rey, Jarry no sólo renovó la escritura dramática, sino también los conceptos de la puesta en escena, pasando por el vestuario, el maquillaje, y – fundamentalmente– la actitud del actor.

Alfred Jarry, quien montaba en bicicleta y pescaba, era diestro en el uso de la espada y llevaba casi siempre dos pistolas descargadas con las que disparaba simbólicamente contra todo pseudo-artista o impostor intelectual que se cruzaba en su camino. Pese a todo, fue fulminado a quemarropa por sus propias pulsiones autodestructivas. Jarry muere alcoholizado en 1907, no llegando a ver la publicación de "Gestas y opiniones del doctor Faustroll, patafísico'. A raíz de su lectura, sus muchos admiradores querrán poner en marcha una ciencia llamada "patafísica", dedicada al estudio de las soluciones imaginarias y las leyes que regulan las excepciones.

André Bretón dirá años más tarde que "desde Jarry, mucho más que desde Wilde, la diferencia, durante mucho tiempo considerada inevitable, entre arte y vida, ha sido aniquilada como principio".

2.-

Alfred Jarry inventa así la Patafísica, "ciencia de las soluciones imaginarias que otorga simbólicamente a las delineaciones de los cuerpos laspropiedades de los objetos descritas por su virtualidad", en su obra Gestos y opiniones del Dr. Faustroll, patafísico.

A partir de esta obra fundacional el colegio de Patafísica se define como una "sociedad docta e inútil dedicada al estudio de las soluciones imaginarias".

La Patafísica sobrevivió a Jarry, creándose el 11 de mayo de 1948 como contrapunto irónico al prestigioso Collége de France, el Collége de Pataphysique. Este Collége ha contado con ilustres socios, entre los que se cuentan Raymond Queneau, Jacques Prevert, Max Ernst, Eugene Ionesco, Joan Miró, Boris Vian, Marcel Duchamp, Jean Dubuffet, René Clair, entre otros. Aquí Boris Vian, Jacques Prévert y su gata.

Labyronette acogieron las fiestas mayores del Colegio y más precisamente todas las que celebraban al Barón Mollet.

El Colegio de Patafísica decretó un periodo de ocultación, pero según parece el 20 de Abril del 2000 celebraron la Desocultación. Anunciaban una exposición de "Agujeros, Nadas y Espejismos" pero al parecer nadie la encontró.

3.-

La Patafísica es la ciencia que se añade a la Metafísica, bien sea en sí misma, bien sea fuera de sí misma, y se extiende más allá de esta, tan lejos como ésta se encuentra de la física. Un epifenómeno es lo que se añade a un fenómeno. Al ser con frecuencia el epifenómeno un accidente, la Patafísica será sobre todo la ciencia de lo particular, por más que se afirme que sólo hay una ciencia de lo general. La Patafísica es la ciencia de las soluciones imaginarias que atribuye simbólicamente a los lineamientos las propiedades de los objetos descritos por su virtualidad.

La Patafísica estudia las leyes que rigen las excepciones y explica el universo complementario o, menos ambiciosamente, describe el universo que podemos ver y que tal vez debemos ver en lugar del tradicional. Las leyes del universo tradicional que creímos descubrir, al ser también correlaciones de excepción, aunque más frecuentes, en todo caso de hechos accidentales, que se reducen a excepciones poco excepcionales, no tienen siquiera el atractivo de la singularidad.

En ello radica el interés que tienen los patafísicos en la excepción más que en la generalidad. Jarry consideraba las leyes generales de la física como un conjunto de excepciones no excepcionales, y, en consecuencia, sin ningún interés. Sólo la excepción "excepcional" es interesante. Sabemos que la Patafísica es una ciencia y que es únicamente la excepción lo que hace avanzar a toda ciencia. Para ello baste con recordar los principios de Fleming, de Pasteur o de cualquiera de esos ilustres científicos para constatar que todo verdadero descubrimiento acontece por azar. En este punto es imposible no notar las similitudes con lo que 30 años más tarde Popper enunciaría como el Principio de falsación o de refutabilidad.

En suma, la regla es una excepción a la excepción. Este es el centro de la "dialéctica" patafísica.

"Eso que se llama escepticismo es la credulidad burguesa. Creo en el amor absoluto porque es absurdo, del mismo modo que no creo en Dios. Siendo el órgano de los sentidos una causa de error, el instrumento científico amplifica el sentido en la dirección del error, la superstición, entonces, vale lo mismo que la ciencia". "La Patafísica es una ciencia que hemos inventado y cuya necesidad se hacía sentir generalmente", declara Jarry.

4.-

Ahora bien, es Deleuze quien ubica a Jarry como un antecedente temprano y fundamental, un precursor desconocido, de Heidegger. La Patafísica (epi meta ta phusika), según señala Deleuze, tiene precisa y explícitamente como objeto el gran giro, la superación de la metafísica, la vuelta atrás más allá o más acá, "la ciencia de lo que se sobreañade a la metafísica, sea en sí misma, sea fuera de ella, extendiéndose tanto más lejos de ésta como ésta de la física".

Hasta el punto de que cabe considerar la obra de Heidegger como un desarrollo de la patafísica conforme a los principios de Sófrates el armenio, y de su primer discípulo, Alfred Jarry. Las grandes similitudes, memoriales o historiales, conciernen al ser del fenómeno, la técnica y el tratamiento de la lengua.

En primer lugar, la patafísica como superación de la metafísica es inseparable de una fenomenología, es decir de un nuevo significado y de una nueva comprensión del fenómeno. Se trata de una similitud alucinante entre ambos autores. El fenómeno ya no puede ser definido como una apariencia; pero tampoco se definirá, como en la fenomenología de Husserl, como una aparición. La aparición remite a una conciencia a la que se le aparece, y asimismo puede existir bajo una forma distinta de aquella que hace aparecer. El fenómeno por el contrario es lo que se muestra a sí mismo en sí mismo.

La metafísica sería un error que consiste en tratar el epifenómeno como otro fenómeno, otro siendo, otra vida. En realidad, antes que considerar el ser como un siendo superior que fundamentaría la constancia de los demás siendo percibidos, tenemos que pensarlo como un Vacío o un No- siendo, a través de cuya transparencia se plantean las variaciones singulares, "calidoscopio mental irisado que se piensa".

El siendo puede incluso parecer una degradación del ser, y la vida, del pensamiento, pero, más aún, se dirá que el siendo corta el paso al ser, lo mata y lo destruye, o que la vida mata al pensamiento. La metafísica cabe toda ella en el retraimiento del ser o el olvido, porque confunde el ser con el siendo. La técnica como dominio efectivo del siendo es la heredera de la metafísica: la termina, la realiza. La acción y la vida han matado el pensamiento.

Diríase, en ambos autores, que la técnica es la sede de un combate en el que ya se pierde el ser en el olvido, en el retraimiento, o se produce lo contrario y se muestra y se devela. No basta en efecto con oponer el ser y su olvido, el ser y su retraimiento, puesto que lo que define la pérdida del ser es más bien el olvido del olvido, el retraimiento del retraimiento, mientras que el retraimiento y el olvido constituyen el modo en que se muestra o puede mostrarse. La esencia de la técnica no es técnica, y "encierra la posibilidad de que lo que salva surja en nuestro horizonte".

En Jarry, cabe precisar, esta apertura de lo posible también tiene necesidad de la ciencia tecnicizada. Y si Heidegger define la técnica por la ascensión de un "fondo" que borra el objeto en beneficio de una posibilidad de ser –el avión como posibilidad de emprender el vuelo en todas sus partes–, Jarry por su cuenta considera la ciencia y la técnica como la revelación de unos trazados que corresponden a las potencialidades o virtualidades de un objeto: la bicicleta, por ejemplo, constituye precisamente un excelente modelo, en tanto que constituido por "vástagos rígidos articulados y volantes impulsados por un rápido movimiento de rotación". En este sentido la patafísica comporta ya una gran teoría de las máquinas, y supera las virtualidades del siendo hacia la posibilidad de ser (Ubu manda sus inventos técnicos a una oficina cuyo jefe es el señor Posible).

La ciencia en efecto trata el tiempo como variable independiente: por eso las máquinas son esencialmente máquinas de explorar el tiempo, "tempo-móviles" más que locomóviles. La ciencia bajo ese carácter técnico hace primero posible un vuelco patafísico del tiempo.

Jarry tal vez recuerde a su profesor Bergson cuando recupera el tema de la Duración, a la que define primero por una inmovilidad en la sucesión temporal (conservación del pasado), luego como una exploración del futuro o una apertura del porvenir: "La Duración es la transformación de una sucesión en reversión, es decir: el devenir de una memoria." Se trata de una profunda reconciliación de la Máquina y la Duración.

En ese paso de la ciencia al arte, en esa reversión de la ciencia en arte, Heidegger recupera tal vez un problema familiar de finales del siglo XIX, idea que ya encontramos en Jarry, particularmente en su tesis sobre la anarquía: en el hacer-desaparecer, en la consideración estética del crimen, al modo como es propuesto por De Quincey a quien Jarry admira profundamente.

Material para Desarrollos Posteriores

Patafísica

El Colegio de Patafísica decretó un periodo de ocultación, pero según parece el 20 de Abril 2000 celebraron la Desocultación. Anunciaban una exposición de "Agujeros, Nadas y Espejismos" pero confieso que no la encontré.

La palabra "Patafísica" fue inventada por Alfred Jarry para designar la "ciencia de las soluciones imaginarias que otorga simbólicamente a las delineaciones de los cuerpos las propiedades de los objetos descritas por su virtualidad".

El colegio de Patafísica se define como una "sociedad docta e inútil dedicada al estudio de las soluciones imaginarias".

Fue creado el 11 de mayo 1948 para celebrar el cincuentenario de los "Gestos y Opiniones del Doctor Faustroll patafísico", escritos en 1898 por Alfred Jarry pero publicados en 1911.

La verdad es que resulta bastante difícil definir las actividades de este grupo. Absurdo, irrisión, una pincelada de surrealismo y tres carcajadas de fantasía.

Como ya lo imaginarás, el Colegio de Patafísica no es una empresa seria. Pero uno se asombra bastante al ver la lista impresionante de artistas que participaron en este Colegio...

Raymond Queneau, Jacques Prevert, Max Ernst, Eugene Ionesco, Joan Miro, Boris Vian, Marcel Duchamp, Jean Dubuffet, René Clair, Pierre Mac Orlan,... fueron socios de este increíble Colegio.

En la "Cité Véron", dos socios especiales de este Colegio compartían la misma terraza y algunos la bautizaron "Terraza de los Sátrapas".

Aquí Boris Vian, Jacques Prévert y su gata Labyronette acogieron las fiestas mayores del Colegio y más precisamente todas las que celebraban al Barón Mollet.

El Colegio de Patafísica decretó un periodo de ocultación, pero según parece el 20 de Abril 2000 celebraron la Desocultación. Anunciaban una exposición de "Agujeros, Nadas y Espejismos" pero confieso que no la encontré.

por FIDEL SALAZAR
en:
Alfred Jarry: patafísica, virtualidad y heterodoxia
Difusas fronteras entre ciencia y arte
http://www.monografias.com/cgi-bin/jump.cgi?ID=161347

HONRAR LA VIDA - Eladia Blazquez

HONRAR LA VIDA

No...
Permanecer y transcurrir
No es perdurar, no es existir
Ni honrar la vida
Hay tantas maneras de no ser
Tanta conciencia sin saber
Adormecida.

Merecer la vida no es callar ni consentir
Tantas injusticias repetidas
Es una virtud, es dignidad
Y es la actitud de identidad
Más definida.

Eso de durar y transcurrir
No nos da derecho a presumir
Por que no es lo mismo que vivir
Honrar la vida.

No...
Permanecer y transcurrir
No siempre quiere sugerir
Honrar la vida
Hay tanta pequeña vanidad
En nuestra tonta humanidad
Enceguecida
Merecer la vida es erguirse vertical
Más allá del mal, de las caidas.

Es igual que darle a la verdad
Y a nuestra propia libertad
La bienvenida.

Eso de durar y transcurrir
No nos da el derecho a presumir
Porque no es lo mismo que vivir
Honrar la vida.

Eladia Blazquez
Enviado por Laura Leonor

Energía eólica - un óleo de Nicolás García Uriburu


Energía eólica, óleo sobre lienzo.
Autor: Nicolás García Uriburu (Buenos Aires, 1937),
artista plástico, pintor y arquitecto argentino.

Cortesía de
Agroconsultora Plus

INAUGURACIÓN EXPO PINTURA ECP

"Estamos desdibujando para entender el dibujo, desenfocando para tomar otro enfoque de la realidad y despintando para pintar nuestra realidad, y entender que el Arte no sólo es para los privilegiados, la capacidad de trazar nuestras propias miradas nos hacen partícipes de lo que hoy vivimos y no de lo que quieren que vivamos.
Desarticulamos pensamientos para articular los nuestros, esto es una muestra de los Talleres de la Escuela de Cultura Popular."

del 30 de junio al 30 julio

Para mayores informes:
www.opcescuela.org
esculturapopular@yahoo.com.mx
5782-4090

Talismã - por Efigênia Coutinho - AVSPE 2011‏


Talismã

Efigênia Coutinho

Passatempos do Amor, graciosidades
Quantos eu alimentei desde menina,
Eram unicamente meras leviandades
Da minha seiva, incerta e peregrina?

 Talvez eu vivesse num giro turbulento,
Entontecida pela doce quentura da ilusão,
Ou pelos tons festivos do afoitamento
De viver da adolescência toda emoção!

Passatempos do Amor... martírios
Sem ter devotamento nem promessa.
Sem profundeza, sem falsos delírios...
E sem beijos, esvaiam-se bem depressa.

Até que um dia, assim fui arremessada,
Por uma brisa tão mágica que descortinei
Para o nascer de uma semente bem fadada
Do sentimento profundo que experimentei.

Veio dentro de meu ser meio foragido,
Pedir guarida na ardência dos desejos.
Nos meus afagos e cuidados foi despido
Em prolongamentos arraigados de ensejos.

Seduziu-me com alvos sentimentos,
E agora se entretece e enrodilha triunfal,
Na alma que lhe fez azáfama de momentos
Para transformar Amor em júbilo especial!

É eterno então, o meu Talismã régio,
Sem demora meu fluido quente te daria.
Pois possuí-lo tornou-se um privilégio
Que banha todo meu sonho com alegria.

Balneário Camboriú
2011

Invitan a un seminario de danza española


En el Instituto Integral de Arte que dirige la Prof. Berta Calderón de Anselmo se realizará el 2do. Encuentro del Seminario de Danza Española dictado por el Prof. Hugo Salvatierra del "Estudio Alas" de Cap. Federal y que se cumplirá durante los días 30 de junio, 1 y 2 de julio.

En el presente año se está trabajando sobre dos Escuelas de la Danza Española: "Estilizado" y "Flamenco". Asimismo se está dictando un Seminario de Cajón Flamenco.
Participan de las clases más de 20 alumnos (niñas - adolescentes y adultos)
Es de destacar que el Instituto Integral de Arte forma parte de la "Red de Formación del Estudio Alas", dentro del Programa de Actualización y Perfeccionamiento.
Por otro lado se puntualiza que estos "Encuentros" (5 en total) para el presente año, se concretan gracias al esfuerzo económico de padres, docentes y alumnos, contando una vez más con el apoyo de la Subsecretaría de Cultura de la Municipalidad de Esquel.-

Moyano inaugurará la obra social y la sede de Camioneros en Esquel


Moyano confirmó su estadía en Esquel

La inauguración de la sede de la obra social del sindicato de Camioneros y su sede sindical serán las acciones que realizara en Esquel el Secretario General del Sindicato de Camioneros y líder de la CGT, Hugo Moyano.

Varios consultorios, pediatría, ginecología, clínica medica, odontología, entre otros, la obra social, sala de reuniones, sede sindical y quincho son algunos de los espacios que este viernes dejara inaugurado en Esquel el secretario general del sindicato de camioneros y líder de la CGT, Hugo Moyano.
El líder camionero estará acompañado por su par de la provincia de Chubut, Jorge Taboada, y los dirigentes de las diversas regionales de la CGT de la región patagónica que comenzaran a arribar a la ciudad en la aproximas horas.
La CGT local tenia previsto la inauguración del Monumento al Trabajador Patagónico lo que debió ser postergado sin fecha de realización debido a problemas técnicos de ultimo momento ajenos a esta central obrera.

Vernon Harrington & The Jackpost


El viernes 15 de julio, a las 23:30, Vernon Harrington & The Jackpost se presenta en El Bodegón (Rivadavia 860 - Esquel). Las entradas tienen un costo de 60 pesos.

El guitarrista y cantante Vernon Harrington nació 21 de mayo de 1953 en Chicago, Illinois, representante de la rica tradición del blues del West Side de la Ciudad de los Vientos. Su padre fue el Rev. Houston H. Harrington, quien durante las décadas del 50 y 60 y al frente de "Atomic-H Records" grabó a algunos de los mejores músicos de segunda línea de la escena local (Sunnyland Slim, Little Mac Simmons, Jo Jo Williams y Morris P...ejoe, entre otros).

Las reuniones familiares debían ser muy animadas, porque entre sus tíos y primos se encuentra todo el clan Harrington-Bell: Eddy Clearwater, Carey Bell, Lovie Lee, Lurrie Bell, además de su hermano Joe. En ese ambiente musical, y con la fuerte influencia de Magic Sam, a quien conoce en una fiesta, el joven y zurdo Vernon empezó a tocar la guitarra dando vuelta el instrumento de su hermano mayor. Al poco tiempo, comenzó a moverse por el circuito de clubes de Chicago, con la compañía de músicos como Billy Branch, Johnnie B. Moore y Willie Kent.

En 1977 tuvo su momento de mayor brillo, al participar de la gira "The New Generation of the Blues" por Europa, con los auspicios del gran Willie Dixon. Sin embargo, en los años siguientes, Vernon pasó a un segundo plano, realizando trabajos como acompañante de otros músicos en la zona oeste de Chicago, y dedicándose a la cuidado de su familia. En los últimos años, retomó su carrera con la grabación de "West Side Blues" (2009), su primer CD como solista, en el que cuenta con la participación de su viejo amigo Billy Branch en armónica y de su primo Eddy "The Chief" Clearwater en guitarra. Las buenas críticas que recibió su trabajo, lo llevaron a participar del prestigioso Chicago Blues Festival y a realizar giras por Europa.

MGB Producciones se complace en presentar por primera vez en Sudamérica a Vernon Harrington, el heredero del West Side Blues.

Acerca de la necesidad de recibir de: Osvaldo Guidi


He conocido muchas personas que se preocupan por los otros, que son extremadamente generosas a la hora de dar, y que sienten un profundo placer cuando alguien les pide un consejo o apoyo. Hasta aquí todo bien: es estupendo poder hacer el bien a nuestro prójimo. En cambio, he conocido a muy pocas personas capaces de recibir algo, aún cuando les sea dado con amor y generosidad. Parece que el acto de recibir hace que se sientan en una posición inferior, como si depender de otro fuese algo indigno. Piensan: "Si alguien nos está dando algo es porque somos incompetentes para conseguirlo con el propio esfuerzo". O si no: "La persona que me da ahora, un día me lo cobrará con intereses". O aún, lo que es peor: "Yo no merezco el bien que me quieren hacer". ¿Por qué actuamos así? Porque nos cuesta entender que este universo está constituido por dos movimientos. El primero es la expansión, rigor, disciplina, conquista; el segundo es la concentración, meditación, entrega. Basta mirar nuestro corazón (y no es por casualidad que el corazón siempre fue considerado como el símbolo de la vida), para comprender que son estas dos energías las que lo hacen latir, contraerse y expandirse al mismo ritmo. Las numerosas estrellas del cielo están emitiendo luz, pero al mismo tiempo están absorbiendo todo a su alrededor, por aquello que es conocido por los físicos como fuerza de la gravedad. Así los actos de dar y recibir, aún cuando sean aparentemente opuestos, forman parte del mismo y continuo movimiento. No es mejor quien da con generosidad, ni es peor quien recibe con alegría. El amor es, justamente, fruto de estas dos cosas, y una pequeña historia ilustra bien lo que quiero decir: "Un leñador, acostumbrado al arduo trabajo de derribar árboles, terminó casándose con una mujer que era exactamente su opuesto: delicada, suave, capaz de hacer lindos bordados con sus dedos gentiles. Orgulloso de su esposa, él pasaba todo su tiempo en el bosque, haciendo su trabajo para que nada faltase en su casa. Vivieron juntos durante muchos años, tuvieron tres hijos que crecieron, estudiaron, se casaron y fueron a vivir a lugares distantes, como suele suceder la mayoría de las veces. La pareja continuaba en la misma cabaña, pero mientras el hombre se sentía cada vez más fuerte por causa de su trabajo, la mujer empezó a debilitarse. Ya no bordaba más, perdió el apetito, no hacía sus caminatas diarias, y vio desaparecer toda la alegría de su vida. Su estado de salud se agravó de tal manera que ya no se levantaba más de la cama. El marido ya no sabía que hacer. Una noche cuando una fiebre alta hizo que el rostro de su esposa adquiriera una palidez mortal, él tomó con sus manos fuertes los delicados dedos de su esposa y comenzó a llorar: - ¡No me dejes!-decía sollozando. La mujer tuvo fuerzas para decir, en medio de los delirios provocados por la fiebre: -¿Pero por qué lloras? -¡Porque te necesito! El brillo de los ojos de la mujer pareció retornar. ¿Y sólo ahora es que me lo dices? Yo pensé que cuando nuestros hijos crecieron y partieron, mi vida había perdido el sentido. ¡Tú siempre has sido tan independiente!. -Yo tenía vergüenza de recibirlo -dijo el leñador.- Siempre pensé que no merecía todo lo que hacías por mí. A partir de ese día la mujer volvió a recuperar la salud, volvió a caminar por el bosque y a hacer sus bordados. Su vida había vuelto a tener sentido porque alguien la necesitaba. Alguien era capaz de recibir la mejor cosa que podía dar: su amor

PLEGARIA A TI SEÑOR-


Mi plegaría lleva su nombre
Mis rodillas llevan su nombre
Mis noches tienen sol cuando me dices SÍ 
Y son estrelladas cada vez que ella las ve.
Mis rodillas sangran sólo ante Tí cada día

Mírala Señor y dame fuerzas para darle.
Cúbreme  en  alegría que ya no tengo  para regalarle

y dame más y más y más...

El  Kosken Señor ,eso quiero también regalarle
y dame letras calmas para contarle
y mis poemas en colores que tanto ama y  ya no salen,
y flores bellas y sin espinas  para que no  sienta más dolor
y sueños mágicos y despertares dulces como la  miel 
y Milagros Divinos  sin realidades

cada día, cada minuto, cada segundo...

¡Dame más Señor!
toma mi mano  para no caer y poder tomar la suya 
sola ya no puedo, ya no puedo Señor,
 ni siquiera ...
 parar mis  mares.

Y si esta Plegaría no te alcanza Señor
míranos a las dos juntas y ve  nuestro amor por Ti
  y al acercarte  míranos riendo, organizado nuestra agenda  de vida.
y al vernos... si es tu voluntad ...
sonriente de amor dirás
ese tan esperado...

¡SI!
¡Gracias Padre!


Bioy Casares, el dorado lazo de la complicidad

La amistad es un sentimiento tanto más lúcido que el amor", sostiene un personaje del filme Invasión ­guión de Jorge L. Borges y Adolfo Bioy Casares, dirección de Hugo Santiago. Hacia 1966, los guionistas llevaban al menos tres décadas de cercanía, a razón de tres cenas por semana y miles de libros conversados. A veces aliada y otras excluida, orbitaba muy cerca Silvina Ocampo. Ellos dos habían hecho juntos otros guiones y creado la colección de policiales "El séptimo círculo" en Emecé. Bajo los seudónimos de Bustos Domecq y Suárez Lynch, apellidos que combinaban los de sus ancestros, habían publicado Un modelo para la muerte, Dos fantasías memorables y Seis problemas para Don Isidro Parodi, las pesquisas de un detective convicto en la vieja penitenciaría de avenida Coronel Díaz, y preparaban las Crónicas, reseñas apócrifas de obras inexistentes. A esa altura Borges se adentraba en la estima universal y Bioy, eximio autor de La invención de Morel y esa joya que es "El perjurio de la nieve", llevaba veinte años registrando cada pequeño comentario del amigo.



Publicado en 2006, siete años después de morir Bioy Casares, su Borges es uno de los acontecimientos de la literatura argentina de las últimas décadas. Sus 1.662 páginas prodigan hasta el delirio ese entre nos que unos pocos intuían en su obra en coautoría, aquello que el propio Borges festejaba en la intimidad de las mejores amistades, que "acaban por elaborar un dialecto burlesco, una tradición de espléndidas alusiones". Lo que le espera al lector del "Biorges", como pronto se lo llamó, es un torneo de fruición por la palabra: el retrato de dos amigos tentados hasta perder el aliento, que se ceban uno en el otro, se reconocen a escala de una sílaba y se esfuerzan en perfeccionar su exactitud.



Aunque se conocieron a comienzos de los años 30, estas memorias comienzan en 1947 y no se detienen hasta fines de 1985, cuando Borges parte a Ginebra. El hombre que sólo escribió relatos y ensayos breves, quien nunca llevó un diario y compuso una corta memoria a instancias de su traductor al inglés, Norman DiGiovanni, encontrará a su testigo en el joven acólito, su reverso en tantos órdenes, que con los años y las lecturas irá convirtiéndose en par.



El modelo literario de Bioy fue la Vida de Samuel Johnson, poeta, crítico y juez de la escena literaria británica en el siglo XVIII, escrita por su discípulo, el joven James Boswell. Su obra sigue considerándose la biografía cumbre dentro de la prolífica tradición inglesa. Borges le llevaba a Bioy quince años, Johnson a Boswell, el doble, pero al igual que el escocés, Bioy llevó un diario pormenorizado toda su vida, en el que las entradas sobre el amigo fueron adquiriendo espesor­ y lo primero que conmueve es su disciplina obsesiva. También siguiendo a Boswell, hizo una edición temática de sus diarios. Durante 1997 y 1998 trabajó con Daniel Martino, a quien le debemos la versión impecable.



Poco después de su aparición, algunos objetaron la desmesura superficial y ponzoñosa del Borges porque retrata al máximo narrador argentino pendiente de intrascendencias, enfrascado en las pugnas de la Sade y el chusmerío de los concursos, pero sobre todo, porque revela al conservador automático, de un individualismo y homofobia acérrimos (contra el excepcional Juan R. Wilcock, nada menos), a un insensible en temas sociales, el gorila que critica por módicos los fusilamientos de León Suárez, al resentido contra el peronismo ("Cuántas cosas pasaban por entonces: muerte de Evita, incendio del Jockey Club y de los comités, incendio de las iglesias. Ahora tiene que seguir pasando algo, para que no parezca que la vida se ha detenido", 1956).



Sin embargo, también por eso se trata del legado memorialista más importante que un escritor haya hecho a la literatura argentina, junto con los Testimonios de Victoria Ocampo, que son su antimodelo. Si Victoria compone la flecha del tiempo a partir de la primera persona del singular, él escribe en espejo de ese tercero, mayúsculo y a la vez, par perfecto para su contravoz. No se propone pulir medallas sino dar testimonio: es el amigo que celebra la fortuna de haber pisado la misma vereda, la visión de haber reconocido su genio antes que nadie, en los primeros paseos pedagógicos por las arboladas calles de Adrogué. Quienes sugirieron que Bioy concibió este libro para vincular su posteridad a la de Borges, pierden de vista que esta es una obra maestra propia, escrita por el autor de al menos dos novelas y veinte cuentos fantásticos directamente perfectos, y que su entrega a menudo lo lleva a supeditarse, a sabiendas de lo que se perdería si este tesoro anecdótico callara con su memoria: el Borges es obra de Morel, un museo de voces recobradas. Allí están el reencuentro azaroso con Estela Canto, a quien Borges dedicó "El Aleph", las breves descripciones de un ciego que no acierta en la letrina o el que le hace ascos al jabón. Mapa del campo literario, es un archivo de la lengua vernácula y un cancionero popular: ¿dónde, si no, se habría registrado esta joya, cantada con música de milonga, que hace estallar al dúo cómico? Yo quiero ser canfinflero Para tener una mina, Mandársela con bencina Y hacerle un hijo aviador, Para mayor gloria De la Aviación argentina.



Y es una caja de herramientas donde la alta y la baja cultura se entrechocan, burbujeantes, y se disuelven al cabo del día: curso de poesía y análisis de texto, manual de retórica, diccionario de dudas, junto al hallazgo callejero zonzo, como esta selecta página social: La señora Alvarez y su hija Anuncian al público y al clero Que han abierto un taller de chupar pijas En la calle Santiago del Estero.



Un diario se escribe con el afán de eternizar la anécdota y la opinión y poner el presente al abrigo de la memoria. En el Borges, la ironía y la voluntad de sátira ­modos lujosos donde se ponen a prueba los recursos de una lengua­ se potencian y duplican. Su mérito es justamente la pertenencia al género del diario, la comidilla de un escritor genial narrada por un estilista extraordinario, en el más amable de los géneros, la crónica ­y dentro del régimen del chisme, ese "relato indefendible", según lo llama Edgardo Cozarinsky. Nada hay más íntimo que el humor, esa vibración de códigos acrecienta el reconocimiento, el deleite en el otro, el lazo dorado que va de sus vidas a la invención y los libros.



En sus últimos años, cuando alguien le pedía que hablara de Borges, la expresión de Bioy cedía a la tristeza. Le remordía no haber podido acompañarlo, su muerte solitaria, tan lejos de su consuelo, tal vez una última broma suya hubiese podido salvarlo. El era lapidario en gran estilo, sin rebajarse a la maledicencia, pero atribuía a María Kodama haber instalado la frialdad y la distancia con él y Silvina, como si cortar el lazo hubiera sido requisito para apoderarse del trofeo. Entonces, si los ojos lo traicionaban, lo mismo que cuando se tentaba de risa, con ese modo tan suyo y raro que nunca vi en nadie, se los secaba con un movimiento furtivo de la mano, con el dorso en vez de la palma. Y al rato ya volvía a celebrar su suerte.







POR MATILDE SANCHEZ - Periodista y escritora

http://www.revistaenie.clarin.com
Fuente:

Borges y su destino Centroamericano


Recién se han cumplido los 25 años de la muerte de Jorge Luis Borges, y quiero recordarlo en clave centroamericana porque siendo él maestro de tantas cosas, lo fue de los textos apócrifos, y en El Salvador, un aventurado cuentista buscó imitarlo en ese arte selecto de poner en boca de otros lo que uno mismo ha inventado, haciéndolo a costillas del propio Borges.

En 1963 Alvaro Menen Desleal, que por puro amor al arte de las ficciones había descompuesto sus apellidos originales, Menéndez Leal, para darles un toque más provocador, de lo leal a lo desleal, tenía 31 años de edad y ya había dejado tras de sí una larga cauda que incluía su expulsión de la Escuela Militar Gerardo Barrios por haber publicado un poema que las autoridades castrenses juzgaron subversivo; lo metieron preso luego bajo el cargo de conspirar contra el régimen del coronel Osorio, había peleado en las arenas de boxeo de México y Centroamérica en la categoría de peso mosca, y después de ejercer el periodismo escrito había fundado el primer noticiero de televisión que se transmitió en El Salvador, amén de haber dado pruebas de ser un publicista sagaz.

Ese año de 1963, entonces, ganó el segundo lugar en el Certamen Nacional de Cultura con su libro Cuentos Breves y Maravillosos, título que recordaba demasiado el de Cuentos Breves y extraordinarios de Borges, aparecido diez años atrás. Pero eso no era todo. Cuando el libro se publicó, traía a manera de prólogo una carta del propio Borges, que comenzaba:

“Mi querido amigo:
Al conocer sus Cuentos breves y maravillosos, pienso que no fue meramente accidental que Kafka escribiera La Muralla China: se repite en usted la nota de lo que con Bioy Casares llamamos las antiguas y generosas fuentes orientales. Se repite y se prueba mi idea de que el número de fábulas o de metáforas de que es capaz la imaginación de los hombres es limitado…limitado o no, lo cierto es que usted prueba a su vez que ese número no está en manera alguna agotado…mas usted le da nuevo engaste y logra con intensidad lo que otros, en más de veintitrés siglos, no lograron con extensión. Por eso yo no acepto el homenaje que me rinde al declararse mi seguidor. Si de algo es usted seguidor es de sus propios sueños...”

Las dudas envidiosas no tardaron en estallar como burbujas malsanas en el mundillo literario centroamericano, y sobraron las acusaciones de plagio de los propios textos del libro, y las de falsificación burda de la carta de presentación. Álvaro, que ya se sabe era publicista sagaz, escribió él mismo, bajo nombre simulados, no pocas de esas acusaciones que llegaban a los periódicos, con lo que las ventas del libro se dispararon. Nadie reparó en la nota con que, al final del libro, completaba su ardid:

“Querido maestro Borges:
Mi vanidad y mi nostalgia –me digo con sus palabras– han armado una escena imposible. De pronto despierto de un sueño y tengo su carta en las manos, como la flor de Coleridge…”. La carta, los cuentos, la nota final, todo era parte de la misma ficción, todo era borgiano.

En septiembre de 1999, cuando se celebró el centenario del nacimiento de Borges, Saúl Sosnowski, director del Departamento de Lenguas y Literatura de la Universidad de Maryland, organizó en Buenos Aires un seminario al que concurrimos escritores y académicos. Allí me encontré, después de décadas sin vernos, a Álvaro. Cuando tomó la palabra, hizo una detallada confesión acerca del prólogo apócrifo, a manera de un renovado homenaje a Borges y a sus formas de inventar, donde la distancia entre los documentos reales y los ficticios no existe. Y en uno de los descansos de las sesiones, a la hora del café, me dijo que algo iba siempre a inquietarlo hasta la muerte, y es que ya nunca alcanzaría a saber si Borges se habría enterado del affaire centroamericano alrededor del prólogo, y si alguna vez habría llegado a tener entre sus manos sus Cuentos Breves y Maravillosos. Lo más probable, me dijo, abatido, es que seguramente no. Murió menos de un año después en San Salvador, el 6 de abril del 2000.

Álvaro ya no se enteró, pero Borges sí supo del affaire, y leyó el libro, tal como consta en Borges, de Adolfo Bioy Casares, el diario de este último, publicado en el 2006, que reseña las conversaciones entre ambos, la bitácora de una amistad de cerca de sesenta años, un impresionante volumen de 1663 páginas, que aunque parezca mentira uno puedo leerse de una sola sentada, sin dormir ni comer, si es lo suficientemente vicioso.

En la entrada correspondiente al miércoles 11 de septiembre de 1963, Borges le dice a Bioy: “tengo que consultarte sobre algo”…y “trae un libro Cuentos Breves y Maravillosos, de un tal Menen Desleal, y una carta, de otra persona, guatemalteca, según creo, que le ha enviado el libro...”. Luego hablan de la carta elogiosa, indudablemente apócrifa, y Borges expresa el temor de que su madre, sin consultárselo, la hubiera escrito y enviado; pero descartan la posibilidad, porque la señora nunca escribe tan largo, ni hubiera imitado el estilo de Borges. Leen algunos de los cuentos, y uno de ellos, Los Cerdos, les parece muy gracioso.

Borges, cuenta Bioy, no sabe qué hacer. Considera que el autor del libro es más inteligente que quien lo denuncia, pero que alguna razón tiene éste…los generosos elogios que prodiga a sus propios cuentos, invalidan su carácter de obra desinteresada. Bioy lo contradice: “no podés ponerte en contra de un pobre individuo bastante inteligente, que no tiene libertad ni posibilidad de escribir sino como imagina que vos escribís...”. Y entonces, Borges, sin dar más importancia al asunto, elogia el libro, y aún la carta apócrifa.

Por fin Borges contesta ese mismo mes al denunciante, que es el escritor Alfonso Orantes, y le dice: “Ya que el volumen consta de una serie de juegos sobre la vigilia y los sueños, queda la posibilidad de que mi carta sea uno de tales juegos y travesuras…”

Dice “mi carta”. Y ha pasado a ser auténtica. Aparece incluida en El círculo secreto, (prólogos y notas de Jorge Luis Borges, Emecé, Buenos Aires, 2003). Borges nunca la escribió, pero ahora la ha escrito. Es su carta.

Tegucigalpa, junio 2011.

www.sergioramirez.com

www.facebook.com/escritorsergioramirez

http://twitter.com/sergioramirezm

Fuente: http://www.analitica.com






sergioramirezm@gmail.com

Para Ti Guerrera de Mi Luz (De corazón a corazón)De TERESITA POCAI


***BENDITA LUZ DIVINA toca su vida ya..


He visto bajar de tus manos,
halos de luz sobre la tierra.
He quedado estática
ante tanta belleza,...
Y luego recordé,
que Dios siempre ha sido justo
e implacable ante todos.
Solo ha de elegir a aquellos
que puedan sobrellevar sus dolores,
sus llagas, sus temores,...
Y cada día se sorprende...
Porque llueven sus gracias divinas,
sobre seres que expanden
a diestra y siniestra,
todos los dones,
que El nos manifestara.
Y que pocos hemos oído.
Para Ti, sí para Ti,
GUERRERA DE MI LUZ.
Que se aferra a la vida,
propia e impropia,
de cada dolor que camina vacilante,
por esta tierra de pecadores errantes,
que no han sabido entender
los mandatos divinos,
que nuestro Señor nos ha dado.
Luz de luces.
Luz sin nombre.
Solo basta sentirte
para saberte elegida.
Tu fuerza infinita,
tu voz indeleble,
tu pasiva quietud,
tu arrebato implacable...
Solo deseas Justicia.
¡Justicia Divina!.
Porque el Señor ha dicho,
que eras Tú la elegida.
Dios te guarde, te proteja y te de mas fuerzas,...
porque detrás de uno
siempre habrá otros,...
Así seas, bendita por El.


Teresita Pocai
Ensenada, Bs. As .Argentina.


***************

¡TODA LA LUZ DIVINA AMIGA PARA TU VIDA!

SNIFFFFFFFFFF!!!!!

HERMOSA MAMÁ...
¡ES BELLÍSIMO!
Sabes bien que tus palabras son melodías en mi vida y caricias a mi alma. 

Dios te bendiga mucho y a tus dulces niños.
(El hará ).

¡GRACIAS!


TE NECESITO.Tere. 

Un Glorioso  26/06/2011



XXIX Premio de Narrativa “Antonio Porras”



31 de julio de 2011

Pueden concursar todos los escritores con narraciones originales escritas en español, inéditas y no premiadas en otro concurso.
Se limitará a un solo tema, con una extensión máxima de 25 folios.

Mayor información:
Telf.: 957131657
Fax: 957131657

XXV Premio de Poesía “Emeterio Gutiérrez Albelo” 2011


31 de agosto de 2011

Podrán participar en esta CONVOCATORIA todas las personas interesadas, sin limitaciones de ningún tipo (sexo, edad, residencia, etc.).
Las técnicas poéticas a emplear por los/as concursantes interesados/as deberán ser en sus más amplias y variadas expresiones, tales como: prosa poética, verso libre, poesía clásica, etc.
Los trabajos deberán versar sobre poemas de tema y expresión formal libres y constituirán un poemario de 400 versos debiendo ser rigurosamente inéditos.

Mayor información: 

XV Premio Nacional de Poesía por Concurso “Ciro Mendía”


26 de agosto de 2011

Pueden participar todos los escritores, que no tengan vínculo familiar o contractual con los organizadores del concurso.
Los aspirantes deben enviar una obra inédita en español con no menos de treinta (30) poemas que no hayan sido premiados ni obtenido menciones en otros concursos. Numerados, escritos en tipo de letra Arial 12 puntos en papel tamaño carta por una sola cara.
El tema es libre.

Mayor información: 
Telfs.: 278 07 40 • 303 13 30
Fax: 278 74 44 • NIT: 800.185.741-5

Taller de teatro para adolescentes y adultos con Osvaldo Monasterio


Taller de teatro para adolescentes y adultos
nivel inicial (con poca o sin experiencia).
Vacantes Limitadas
No pagas inscripción - comenzamos en julio. 
TU primera clase es GRATIS.

Las clases constan de 2 hs semanales donde abordaremos relajación, desinhibición, integración grupal, escucha, noción del espacio, técnicas vocales, sensaciones, juegos teatrales, improvisación.

El taller se lleva a cabo en 
Espacio Teatral y Escuela de Circo Libélula
Av. Boedo 1759 
Ciudad Autónoma de Bs As
a cuadras de Av. San Juan

¿Cómo hacés para participar? 
o al 15 5606 5436

Osvaldo Monasterio se formó en las artes con:
Mario Da Diego-Marcela Dulcih-Liliana Ducasse-Dario Levy
Damian Ramil-Marina Garayoa- Claudia Fuentes-Geraldine Seff
Diego Rabitti-Victor Zevi-Maricel Villamonte-Javier Vagnozi
como asi también asistió a varios seminarios dictados por artistas nacionales y extranjeros:
Frank Micheletti-Maurice Durozier-Cristina Banegas)-Mariano Pattin, entre otros.

Êxtase - Efigênia Coutinho


Qual uma aquarela o êxtase se colore,
Para enfeitar o umbral da emoção.
Que em beijos, minha boca te devore,
E do ato de amar, sentimos a explosão.

Comungando da volúpia festejamos,
A nossa entrega num beijo sensual.
E o êxtase percorre o que fadamos
Para o desejo cobiçado torne-se real.

Por um latejar que enrubesceste,
Nossos corpos explodem de paixão.
O sangue umedece calorosamente
A nossa carne sedenta em fusão.

É o desejo que brota envolvendo,
Selando em beijos este momento.
Do amor, a magia transcendendo
Nossas almas em puro encantamento.

Êxtase - Efigênia Coutinho
Balneário Camboriú
Junho 2011

ENTREVISTA DE LA TELEVISION CUBANA A SILVIO RODRIGUEZ


Amaury: Muy buenas noches, estamos en Con 2 que se quieran, ahora aquí, en 5ª Avenida y calle 32, en los maravillosos Estudios Abdala. Hoy, cerrando el primer ciclo del programa, un invitado especial, y
especial para mí por varios motivos. Muchas veces se ha dicho que yo invito a mis amigos, bueno, ahora soy mucho más osado, ahora invité a un hermano, que en mi caso es mucho más que un amigo. Al trovador, Silvio Rodríguez. Mi hermano, buenas noches.

Silvio: Buenas noches.

Amaury: Yo sé que en tu apretadísima agenda has hecho un esfuerzo grande por estar conmigo, lo sé, y, no nos hagamos sufrir. Tú me dijiste una vez algo que yo he utilizado mucho: “Estate atento a cómo
te quieren y a cómo te tratan los hijos de tus amigos y así sabrás cuánto te quieren tus amigos”.

Silvio: Realmente es algo que aprendí sin darme cuenta, o sea, con el tiempo, con los años, de pronto me percaté de que los hijos de mis mejores amigos me trataban muy bien y me había pasado también, que los
hijos de algunas personas que yo creí amigos, y después con el tiempo resulta que no lo han sido tanto, guardaban cierta distancia de mí y entonces fue una cosa que aprendí de la vida. Lo aprendí observando lo que me pasaba.

Amaury: ¿Tú eres una persona de muchos amigos o de buenos amigos, pocos?

Silvio: Yo he querido a mucha gente, realmente. No te sabría decir si todos han sido mis amigos o no. Pero he querido a mucha gente y lógicamente a través de los años, también hay muchas personas que se
han mantenido, traspasando las eras. Entonces esos son los grandes amigos, aquellos amigos de toda la vida, que se suele decir. Pero de pronto hay amigos de etapas de mi vida que pasaron, amigos que hice en
el Ejército; amigos que hice cuando estaba con los pescadores en el Playa Girón y que son personas que conocí circunstancialmente, en quienes deposité realmente grandes sentimientos y de quienes tengo una
memoria extraordinaria y los recuerdo con un afecto tremendo, aunque no se hayan mantenido como amigos de toda la vida.

Amaury: En el caso hipotético en que tú tuvieras que exigirle cosas a un amigo, ¿qué le exigirías? Lealtad, agradecimiento…

Silvio: Que me soportaran.

Amaury: ¿Que te soportaran, nada más que eso? (risas)

Silvio: Me parece que no hace falta más. (risas)

Amaury: Tampoco es tan complicado soportarte, Silvio. (risas)

Silvio: ¡Bueno, imagínate tú!

Amaury: Hay gente que piensa lo contrario.

Silvio: Sí, posiblemente. “Yo sé que hay gente que me quiere; yo sé que hay gente que no me quiere”.

Amaury: Cuando yo escucho tus canciones y no es un secreto que escucho mucho tus canciones, de toda la vida, siento que tus canciones están recorridas por un halo de tristeza. Incluso, las más optimistas, las
más movidas, las que tienen los arreglos más vitales y la pregunta entonces sería (no me hables de la tristeza en tus canciones), sino ¿tú eres una persona triste?

Silvio: Hace poco una persona me dijo que yo era triste desde los tres meses de engendrado, que algo sucedió que me hizo triste. Yo creo que he sido triste y que he sido alegre. Es probable que sea
maniaco-depresivo, para hablar un poco científicamente. Por suerte, mis fases maniacas suelen ser muy visibles, ¿no?, y las depresivas no tanto, porque me escondo. No me gusta que me vean triste ni nada de
eso. Pero yo creo que todos pasamos un poco por las verdes y las maduras también, ¿no?.

Amaury: Pero te considerarías, por ejemplo…

Silvio: …¿Especialmente triste?

Amaury: Sí.

Silvio: No me parece. ¿A ti te parece?

Amaury: Hummm. A mí me parece. Me ha tocado muchas veces verte triste, solo, dentro de ti mismo.

Silvio: Puede ser. A veces también uno no sale de uno mismo porque no se anima mucho por lo que ve afuera. Es una ventaja también poder tener un mundo interno, Amaury; o sea, es una ventaja como podría
decir otra ventaja: tener el hábito de la lectura. Eso es una forma también de introspección. Poderse sumergir, tener un mundo abstracto, poder acudir a pensamientos, a conjeturas.

Amaury: Claro, lo que puede ser muy peligroso y esto me ha pasado a mí, es que no encuentres la llave después para salir de esa introspección.

Silvio: Eso son los esquizofrénicos, Amaury.

Amaury: Exactamente. ¿Tú me estás diciendo esquizofrénico? (risas)

Silvio: No, no, no, (risas) espero que tú no me lo estés diciendo a mí. (risas)

Amaury: Ya empezamos, ya empezamos… (risas)

Silvio: …Pero esquizoide, a lo mejor, sí soy. (risas)

Amaury: Para muchos, y para mí, tú eres un fundador, sin embargo, tú te consideras un aprendiz.

Silvio: Es que la vida es una aprendizaje, todos los días uno aprende cosas. Muchas veces me di cuenta de que creyéndome que sabía, hacía “papelazos”. Entonces llegué a la conclusión de que mejor era no
creerse que uno sabía tanto, porque en definitiva, la vida, las experiencias te demostraban que siempre había algo nuevo que aprender y entonces ya, me lo quité. Me lo quité y ya más nunca me creí que era
el bárbaro en nada.

Amaury: Sí, pero yo sé, me pasa a mí y le pasa a muchos de tus amigos, nos ocurre que nosotros vamos a hablar contigo, a pedirte consejos sobre determinados temas: artísticos, políticos, familiares, y tú
tienes siempre una respuesta importante para cada una de esas preguntas que muchas veces son arriesgadas, porque uno está hablando de su propia vida. Eso ¿qué te lo da?: ¿los años, el instinto?

Silvio: A lo mejor ustedes no notan que la mayoría de las veces, yo lo que estoy es dialogando con ustedes, o contigo, si es el caso, y que realmente no te estoy dando respuestas, sino que estoy tratando en la interlocución de encontrar algún tipo de respuesta, incluso para mí mismo.

Amaury: Cuando hablábamos del aprendiz, eso, por supuesto, siempre lo remite a uno al dibujo animado Fantasía, ¿no?, y eso me va a llevar, entonces, a lo que tú has contado en tu blog, esa anécdota de tu tío
que te llevaba al cine.

Silvio: ¿Angelito?

Amaury: Sí, Angelito. Háblame de Angelito y de esa fascinación que tú sientes todavía por los dibujos animados infantiles y por las películas de capa y espada, afición que compartimos.

Silvio: Bueno, Angelito era el hermano de mi padre. El único hermano de mi padre, que fue también mi padrino. Yo no le decía Angelito, ni Mary, mi hermana ,tampoco le decía Angelito; ambos le decíamos
“Padrino”. Fue Padrino hasta que nos dejó. Yo viví con él como desde los 6 hasta los 11 años, aproximadamente. Y en esa etapa en que uno se está empezando a abrir al mundo y comienza a ir al cine y a entender cosas, fue muy importante la relación con él. Todas las semanas me llevaba al cine y le gustaban las películas de aventuras, las películas de guerra, las películas del oeste, las películas de capa y espada, como tú dices. Pero, realmente, son todavía las películas que más me gustan, Amaury, las películas de aventuras son las que me gustan y las películas estrambóticas, fantásticas. Esas son las cosas que a mí me gustan, realmente.

Amaury: Bueno, ya estoy en Angelito y entonces voy a irme todavía más atrás, voy a ir a San Antonio (de los Baños). Pero voy a llegar a San Antonio a través de los ojos de Malva, de tu hija más pequeña. Un día,
y tú lo recordarás, o espero que lo recuerdes. Salíamos de casa de Sergio Vitier, de un cumpleaños de Sergio, y nos fuimos a San Antonio. Tú quisiste que pasáramos por San Antonio, y en un momento
determinado, yo quise…

Silvio: …¿Veníamos de Huachinango?

Amaury: Sí, y yo te dije que me enseñaras la casa donde tú habías nacido y nos paramos en la puerta y, Malva, que era muy chiquitica me dijo: ¿Y aquí nació mi papá? Como sorprendida porque es una casa de
madera, una casa muy, muy humilde, y yo quiero que tú me hables de cómo fue tu vida, tu niñez, en San Antonio.

Silvio: Yo salí de San Antonio con cinco años. No tengo mucha memoria, tengo un poquito, pero todo dentro de la casa. No pude conocer el pueblo. Recuerdo haber ido al cine cuando muy chiquito, porque mi mamá me llevaba. Pero la gran memoria que yo tengo de mi pueblo es de cuando muchachito, que estaba en una escuelita, vivía en casa de una tía con un primo hermano y dos primas hermanas. Había un perro en la casa, y vivíamos al borde del pueblo, o sea, ya cuando empieza el bosque, el río.

Amaury: ¿Entonces no fue la casa que vimos aquel día?

Silvio: No, yo no recuerdo, Amaury, cuál casa fue la que yo te enseñé. Debe haber sido, a lo mejor, la casa en la que yo viví en esa época, es muy probable. ¿Era una casa que hacía esquina?

Amaury: ¡Sí, hacía esquina!

Silvio: Sí, esa es la casa donde yo viví esos años, como de los 10 a los 11, o a los 12 años. Y fue cuando aprendí a nadar, cuando me fugaba para el río, cuando andaba con un perro. Cuando empecé a conocer el monte, a buscar nidos de pájaros o a meterme en cuevas. En fin, cuando empecé a mataperrear, como quién dice, ¿no? Porque mientras viví en La Habana no podía mataperrear mucho, porque no se podía salir a la calle, estaban los carros y ese tipo de cosas. Cuando estaba en San Antonio, era como la libertad.

Amaury: Tú consideras a San Antonio el lugar esencial para ti, no solo en tu vida, sino en tus canciones.

Silvio.. Sí, porque tengo memoria, la primera vez que vi a un hombre muerto, por ejemplo, lo vi en San Antonio y ya de paso puedes introducir la pregunta sobre la muerte.

Amaury: ¿Por qué tú sabes que venía?

Silvio: Porque te conozco, Amaury. Empezaste preguntándome si era triste y todas esas cosas.

Amaury: (risas) No, pero esa no te le imaginaste.

Silvio: Ya, ya, ya. Entonces, la primera persona que yo vi muerta fue Narciso, “el mocho”.

Amaury: El del Papalote.

Silvio: El de “El Papalote”, el personaje de “El Papalote”. O sea, todas esas memorias… La cosa de andar con un perro, de tener un perro amigo, eso es una cosa importantísima para un niño, Amaury. Uno en
gran medida conoce la amistad, la fidelidad, la intimidad, el cariño hacia otro ser, a través de los animales. Por lo menos a mí me llegó mucho a través de mi relación con los animales, con los perros, con los gatos, con una vaca, con un caballo, con cualquier animal. Me fascinaban, siempre me gustaron mucho los animales. Los pájaros, los pájaros me fascinaban, siempre me han gustado mucho los pájaros. Es probable que yo hubiera dado, quizás, un buen biólogo, ¿no?

Amaury: Un naturalista.

Silvio: Algo así. Tengo un amigo, Giraldo Alayón, que es biólogo, eminente, además, pero ese vivió toda su vida en San Antonio. A lo mejor si yo me llego a quedar en San Antonio, hubiera dado algo así como un científico.

Amaury: Sí, pero a lo mejor si te hubieras quedado en San Antonio no hubieras dado las canciones que has escrito.

Silvio: A lo mejor las hubiera dado mejores.

Amaury: Es que el hubiera sabemos que no existe. Pasó lo que pasó y no voy a ir a la pregunta de la muerte. Voy a preguntarte: ¿cuando recuerdas al niño, a aquel niño, Silvio, en San Antonio, tú te recuerdas mala cabeza? Porque después fuiste un joven mala cabeza. Cuando yo te conocí eras joven y eras mala cabeza.

Silvio: No, yo no fui un niño mala cabeza. Yo hice cosas normales que hacen los niños. Me fugaba de la escuela y me iba al río a bañarme, aprendí a nadar ahí en el río y bastantes palos que cogí por meterme
en el río. (risas)

Amaury: ¿Y pasaste sustos?

Silvio: Tú puedes creer que no, chico.

Amaury: ¿No te pasó nunca nada?

Silvio: Jamás me pasó nada desagradable.

Amaury: ¿Y quién te daba los palos, Argelia, tu mamá?

Silvio: Sí. (risas)

Amaury: No me la imagino, no me imagino a Argelia dándote palos.

Silvio: Ya, ya. No, yo tampoco. (risas)

Amaury: (risas) Oye, voy a una pregunta que me sugirió Petí. Qué difícil debe ser -te pregunto-, ¿es difícil que tomen en serio todo lo que tú digas?

Silvio: Sobre todo siendo de San Antonio, que es un pueblo que le llaman además, San Antonio del Humor, ¿no?, que ha dado tantos humoristas y que se caracteriza por dar personas de buen humor y gente desenfadada. Yo no sé realmente… eso es alguna gente, porque yo, a mí mismo no me tomo tan en serio, Amaury.

Amaury: Sí, pero yo he estado presente, bueno, durante los últimos cuarenta y tantos años que nos conocemos, y desde siempre te tomaban en serio. Tomaban literalmente todo lo que tú decías y eso provocó más de un equívoco.

Silvio: Bastantes, bastantes.

Amaury: Conmigo recuerdo uno, por ejemplo.

Silvio: Es terrible, porque que te tomen así al pie de la letra, es terrible… y con lo que me gusta a mí la metáfora.

Amaury: Bueno, eso ya lo sabemos. Ahora, ¿tú te consideras bueno haciendo chistes?

Silvio: No, ¡malísimo!. Yo soy un incomprendido haciendo chistes, profundamente incomprendido. A veces he tratado de hacer un chiste, incluso, al público, a la gente, y se ha transformado en un hito de mi
leyenda negra. Sí, sí, sí, terrible, terrible.

Amaury: ¿Por qué tú crees que mucha gente, y puedo decir que los que no te conocen bien -esa es una acotación mía-, te considera un tipo difícil? ¿Por qué?

Silvio: A lo mejor es por eso mismo, porque me toman demasiado en serio.

Amaury: Háblame de tus hermanas.

Silvio: Mis hermanas. Mary, María de los Ángeles. Me acuerdo el día que nació perfectamente. El otro día estaba hablándolo con Niurka, rememorando el día en que nació Mary. Me acuerdo que mi abuela me
estaba durmiendo, mi abuela paterna, en su casa que era como a una cuadra de la nuestra, y llegó mi tío Angelito y me dijo: vamos para que conozcas a tu hermanita, y fui para allí, y vi la cosita aquella chiquitica, así era Mary, a quien ya caballerosamente le había cedido mi cuna, que quedaba al lado de la cama de mis padres, y entonces a mí me pusieron en una camita en la sala. Pero bueno, ya eso era una cosa que estaba decidida desde antes que ella naciera. Mi hermana Anabell, la gran voz de la familia, la única voz, se pudiera decir, de la familia.

Amaury: No hay que exagerar, pero bueno.

Silvio: Me acuerdo también cuando nació. Recuerdo que era asmática cuando niña. Cuando yo llegaba del Ejército, venía a veces, cada quince días o algo así, me pasaba una sola noche en La Habana, y a veces esa noche me la pasaba con ella cargada. Y tuvo asma hasta los 7 años. A los 7 años se hizo un  tratamiento con unas vacunas y se le quitó.

Amaury: No se le nota.

Silvio: Se le quitó, se le quitó. Bueno, esas son mis hermanas.

Amaury: Tú eres una persona hasta dónde sé agnóstica. ¿Tú estás adscripto a alguna religión?

Silvio: ¿Religión?, no.

Amaury: Sin embargo, hablas mucho de ángeles en tus canciones.

Silvio: Sí, pero bueno, tú sabes que eso es parte de la cultura del hombre.

Amaury: Recuerdo unas cuantas, Ángel para un final, no solo Cita con ángeles, que es tan conocida.

Silvio: Ohhh, muchas, muchas canciones mías hablan de ángeles.

Amaury: Y ahí sí viene la pregunta de la muerte. Porque además de los ángeles, la muerte aparece mucho en tus canciones.

Silvio: Sí, en fin, es algo que nos pasa. Es como empezar a crecer. Uno empieza a crecer el día que se da cuenta de que todos nos morimos.

Amaury: Sí, pero ahí vendría la contra pregunta entonces, y esos ángeles, ¿qué son, los ángeles guardianes?

Silvio: Los ángeles son un símbolo, no hay que detenerse en el angelito con las alitas…

Amaury: …No, no. Son como esos espejos de uno.

Silvio: …sino en las casualidades y causalidades de la vida, que hacen que las cosas pasen o que no pasen ¿te das cuenta?

Amaury: Hablaba de eso.

Silvio: Hablando de causalidades y “Causas y Azares”, está esa canción también, que no habla de ángeles pero es como si hablara de ángeles también.

Amaury: Cuando yo te llamé, debo decir que a la primera persona que llamé para este programa, cuando era un proyecto, fue a ti, no estoy mintiendo con eso, y tú lo sabes. Fuiste la primera persona a quien llamé.

Silvio: Y yo te recomendé que invitaras como a cuatro o cinco gentes.

Amaury: Sí.

Silvio: He visto a algunos en el programa.

Amaury: Casi todos los que me recomendaste han estado.

Silvio: Casi todos.

Amaury: En realidad, me faltaron, creo, que dos jóvenes que me recomendaste, pero los demás, todos, han estado.

Silvio: Te van a preguntar seguro quiénes eran, en el blog que ustedes tienen.

Amaury: No, que lo pregunten, yo no lo voy a responder porque no lo recuerdo. Sin embargo, ha resultado que has venido al último programa de la serie. Te llamé para el primero y al final resultó que
terminaste viniendo al último. Y es curioso, porque antes que yo hiciera este programa de televisión, este y el anterior, tú habías tenido un programa en televisión, “Mientras tanto”, donde tú, no solo cantabas, sino también hacías entrevistas, preguntabas, leías poemas, yo lo recuerdo bien. ¿Por qué ha sido tu reticencia en los últimos años, tanto en Cuba como fuera de Cuba, a hacer televisión?

Silvio: Supongo porque la hice bastante. Empecé por la televisión, como todo el mundo sabe. O sea, no me fue tan mal; porque la televisión te salva o te embarca, una de dos.

Amaury: ¡Dímelo a mí!

Silvio: Te salva o te embarca. A mí me hizo mucho bien la televisión. Enseguida que salí por televisión hubo gente que me preguntó ¿y cuándo vas a hacer otra cosa? Y alguna muchacha se enamoró de mí enseguida también y eso era agradabilísimo.

Amaury: La televisión trae eso.

Silvio: Es muy agradable, muy agradable. Sobre todo para esas cosas es para lo que más sirve, porque realmente en la televisión una de las cosas…

Amaury: …¡Servía!. (risas)

Silvio: Servía, servía. (risas) Una de las cosas que más insoportable yo encuentro de la televisión, Amaury, es la cantidad de horas que hay que estar aquí para salir tan poquito después, es horrible, es espantoso.

Amaury: Sí, bueno, aquí no. En este programa no, pero es así.

Silvio: Hay cosas a las que yo le puedo dedicar mucho tiempo, pero me son un goce. Por ejemplo, una canción que dura tres minutos, yo puedo estar tres meses haciéndola, pero cada instante que le dedico a esa labor, a ese quehacer, lo disfruto. Debe ser que los que hacen televisión disfrutan cada instante, como yo disfruto hacer una canción. Entonces de eso es de lo que se trata. Yo no disfruto esto. Yo lo que disfruto es hacer canciones. Tan sencillo.

Amaury: Oye, tú has escrito una cosa que leí el otro día en tu blog, respondiéndole a la cantidad de gente que te escribe, y me llamó mucho la atención. Es una frase importante, la apunté, la voy a citar: “Si para algo no hay nadie imprescindible, es para los reclamos”.

Silvio: Eso lo dije en un contexto en que yo me tuve que ausentar durante algunos días del blog que tengo, pero en esos días en que no estuve, muchos de los que participan en el blog dieron opiniones, reclamaron, exigieron, se expresaron. Entonces, por eso escribí eso.

Amaury: Tú abriste este blog, que es un espacio de Internet donde tú pones fotografías, cuentas cosas, pones lo que se llaman post. ¿Tú lo abriste por una necesidad de polemizar o de establecer un puente con la gente?

Silvio: Yo lo abrí porque Cecilia Todd…

Amaury: …La venezolana, la gran cantautora.

Silvio: …la gran cantante venezolana…

Amaury: …Cantante, cantante venezolana, sí.

Silvio: …me escribió y me dijo: Mira este blog de este muchacho, que es un cantautor venezolano, y que había puesto una cosa muy cariñosa con respecto a mí. Y bueno, lo miré, lo vi, qué bonito. Me leí varias
de las cosas que escribió y cuando iba a cerrar la página, miré arriba y decía: ¿Quiere hacer un blog? Pinche aquí y entonces yo dije: Bueno, no puede ser tan fácil. Pinché y me abrió una página. Ponga su nombre, puse el nombre. Pinche aquí. ¡Ya usted tiene un blog! No, espérate, no puede ser así. Y fue
así. Entonces hice un primer escrito, que le llaman post en el mundo de los blogs, y ya, y de pronto empezó a meterse gente, a decir cosas, a dar opiniones, a participar y bueno, de pronto ya hay más de…

Amaury: …Sí, hasta hoy había seiscientos y pico mil de visitantes.

Silvio: De entradas: seiscientas y pico mil entradas.

Amaury: Que son muchas.

Silvio: Son muchas, sí, para nueve meses que lleva el blog.

Amaury: Yo pienso que tú eres tú, tus canciones y tu misterio, ¿revelar el misterio en público no será perjudicial para el resultado final de tus canciones?

Silvio: ¿Tú crees que hacer un blog es revelar algún misterio?

Amaury: En el caso tuyo, sí.

Silvio: Yo tengo entonces una enorme vocación reveladora. Realmente no tengo ningún misterio que esconder. Yo siempre he sido anti vedettístico, tú lo sabes. (risas)

Amaury: Yo lo sé. (risas)

Silvio: Para mí los misterios que pueda haber en un artista, son precisamente esos, el hacerse interesante, el artistaje. Además, ¿no empezamos diciendo que yo me consideraba un aprendiz?

Amaury: Claro.

Silvio: ¿Qué misterio va a revelar un aprendiz? El aprendiz es precisamente el que está detrás de los misterios. Yo estoy detrás de los misterios, Amaury.

Amaury: Era solamente una apreciación mía y quise compartirla con los televidentes. Muchas veces fuera de Cuba, sobre todo, fuera de Cuba, tildan a algunos artistas que están con la Revolución, que están con
el país, de ser artistas oficialistas y con especial interés te nombran a ti como a la cabeza de los artistas oficialistas. La primera parte de la pregunta sería: ¿si tú te consideras un artista oficialista y qué es para ti un artista oficial?

Silvio: Bueno, mira: si es de la Revolución Cubana, la Revolución que comandó Fidel y que han continuado tanta gente valiosa, Raúl, el Che, Camilo, toda esa gente, a mucha honra, mi hermano, a muchísima honra ser oficialista de esto. Yo, de lo que no puedo ser oficialista, es de los que les caen a bombazos a Iraq, a Afganistán. Ahora se están tratando de aprovechar de todos estos movimientos revolucionarios en el Magreb. Los que quieren invadir a Libia a toda costa. Los que han querido invadir a Cuba. Aquellos que gritaban: Ahora Iraq, mañana Cuba. Eso sí para mí es una deshonra y una vergüenza sería oficiar en favor de semejantes ideas.

Amaury: Y hay artistas que son oficialistas de eso.

Silvio: Absolutamente. Acuérdate que a cada rato iban a cantarle a Bush, algunos latinoamericanos también.

Amaury: Sí.

Silvio: ¡Lagarto!

Amaury: Tú hiciste primero la gira por las cárceles, de eso se habló en su momento, muchísimo. Pero ahora estás haciendo una por los barrios y es bien curioso lo de la gira por los barrios, y tú me lo explicarás, porque ahí sale entonces la pregunta de: esta canción que hacemos, ¿tú crees que todavía tiene una utilidad popular, o sea, que vale la pena llevar estas canciones a los barrios y que hay un público
todavía que tiene interés en lo que nosotros cantamos? En este caso lo que cantas tú.

Silvio: No es que lo crea, es que la gente me lo está demostrando. Cuando vayas, el día que se te ocurra ir a una de estas actividades en los barrios, te vas a dar cuenta. La gente canta nuestras canciones, agradecen nuestra presencia. Además, hacer esto está más allá, yo creo, que de estar de moda o dejar de estar de moda, de estar en la televisión, o de ser pasado por la radio o no, Amaury. Es una cosa que tiene que ver con nuestra realidad, con la realidad de nuestro país. Muchas entradas a los teatros para conciertos de gente como nosotros, lo que suelen costar son veinte pesos por persona y una familia más o menos normal, son cuatro, cinco personas; eso son ochenta, cien pesos. ¿Y cuánto gana una familia cubana normal al mes? Que una familia vaya una noche a un teatro representa la tercera, la cuarta parte, si es que gana cuatrocientos pesos, de su sueldo. Entonces yo creo que es algo también muy realista, muy realista.
Creo que hay que llevar la Cultura, sea cual sea. Ojala también sean las cosas que se pasan por la radio. Ojala también sean las canciones y la música con la que más se identifica la gente, que es en definitiva la que la radiodifusión promueve. Pero, bueno, yo lo hago y la gente va, y la gente canta las canciones y me aprendí las canciones, las dos o tres canciones infantiles que he hecho en mi vida y se las canto a los niños y yo no sé, de alguna manera los niños las recuerdan, porque las cantan. Yo no sé ese milagro en qué  consiste, la verdad. Es algo para mí asombroso, es un misterio.

Amaury: Otro.

Silvio: Del que estoy detrás también, como aprendiz. (risas)

Amaury: A ver, en tu último disco, en tu último disco editado quiero decir, porque yo sé que hay una cantidad de discos que no han salido nunca ni se han mezclado, yo sé que hay un almacén de discos sin terminar.

Silvio: No, no son tantos.

Amaury: ¿Que no son tantos? Recuerdo los que hiciste con Diákara, con Afrocuba y si sigo más nunca terminamos.

Silvio: Uno y uno. Uno con Diákara y otro con Afrocuba.

Amaury: Bueno, en este último disco, en Segunda Cita, tú hablas ahí de cambiemos la R de Revolución.

Silvio: Sí.

Amaury: Y lo has dicho en entrevistas que se han publicado fuera de Cuba, lo has dicho en Cuba, en prensa escrita, pero nunca lo has dicho en televisión y yo creo que sería clarificador, iluminador que lo
dijeras en televisión, porque es una cosa arriesgada y que muchos de nosotros, incluso muchos políticos, después la han citado.

Silvio: Yo lo dije porque la Revolución aparece de vez en cuando. Cuando hace falta una Revolución. Se produce en un momento donde se dan determinadas condiciones, pero la evolución tiene que ser
constante. Ya hicimos la Revolución, ahora tenemos que seguir evolucionando.

Amaury: ¿Tú crees que lo que más daño le puede hacer a un país es el estatismo?

Silvio: Sí. El inmovilismo que hemos padecido durante años nos hizo daño, mucho daño y creo que hemos roto la inercia, afortunadamente, en muchas direcciones y tenemos que seguir avanzando. Me siento
optimista, sin duda que me siento optimista, porque hemos roto la inercia, y porque estamos moviéndonos, que es un principio del Universo, ¿cómo vamos a estar estáticos cuando todo se mueve?

Amaury: Yo quería preguntarte por una amiga muy querida, que yo tengo, y que da la suerte, fortuna para ti, que es tu compañera: Niurka.

Silvio: ¿Niurka?

Amaury: Niurka. Yo sé que has tenido amores valiosos en tu vida, pero nunca te sentí más tranquilo, equilibrado y, debo decir en público, que enamorado, como te he visto de Niurka. Quiero que me hables de Niurka y de tus hijos, que además, a veces pierdo la cuenta de cuántos son, aunque los conozco a todos.

Silvio: Son siete, hace rato que son siete y me parece que se van a quedar en esa cifra.

Amaury: ¡Aunque uno nunca sabe!

Silvio: No, no, no: orinar contra el ventilador, no lo hagas nunca. Nunca digas nunca jamás… Chico, Niurka realmente es un regalo que me dio la vida, y realmente sí es cierto todo lo que tú dices. Encontrar
de pronto un espíritu así, afín, una persona, no solo talentosa, sino también de una calidad humana especial. Porque si hubiera sido solo talento…

Amaury: …Doy fe.

Silvio: …Amaury, pero no era solo talento. Era talento musical, pero era, y es, talento humano también. Entonces, eso es muy seductor. Y nada, nos conocimos de casualidad, gracias a Leo (Brouwer). Leo me la mandó, me habló de ella para que grabara, porque nunca había grabado. Estamos hablando de quince años atrás, ¿te das cuenta? Y, bueno, así nos conocimos. Después, ella ya se iba para París. Yo estuve en su examen de ingreso en la Cité y estuve en su examen final, también. Ganó Diploma de Oro, o sea, ganó la máxima calificación. Y luego vino para acá e hizo el ISA, y un día la invité a que tocara con nosotros
y, bueno, desde entonces también colabora con nosotros.

Amaury: ¿Y cómo es el Silvio papá?

Silvio: El Silvio papá es bastante normal. Lamentablemente no he podido criar a todos mis hijos. Algunos hijos han crecido lejos de mí. He tratado de ocuparme de todos, Amaury, de todos, sin excepción,
incluso de los que no son cubanos, porque hay dos que no son cubanos. En el año 2007, me parece, los reuní a todos. Fue un alarde de coordinación internacional, una cosa impresionante. No sé cómo lo
conseguimos, pero lo conseguimos. Y estaban todos y me los llevé. ¿A qué tú no sabes adónde me los llevé?

Amaury: No.

Silvio: Al río.

Amaury: ¡¿Al río?!

Silvio: Al Río Ariguanabo, y me senté con todos ellos allí, y nos hicimos fotos, y le di una foto de esas a cada uno de ellos para que tengan ese recuerdo. Siempre van a poder regresar al río Ariguanabo conmigo. Me parece algo maravilloso.

Amaury: En cualquier circunstancia, además. Yo vivo Silvio, admirado de la relación que tú tienes con tu mamá. Háblame de ella.

Silvio: Es que mi mamá es una persona bastante fácil en el sentido de que es muy buena para la música… Mira, ¡a esa sí nadie le pone en duda los chistes! y no es que no la tomen en serio. (risas)

Amaury: No, no, claro y se le tiene respeto.

Silvio: Y no es que no la tomen en serio, se le toma en serio y sin embargo le ríen los chistes, ¡mira tú! (risas) Mi mamá es así y ha sido un poco la mamá de muchos, de muchos amigos míos.

Amaury: De muchos de nosotros.

Silvio: A muchos les dio de comer, a muchos, muchísimos. A muchos los pelaba. Ahora mismo me vino a la mente mi mamá pelando a Luis Rogelio Nogueras, por ejemplo. Los pelaba, los inyectaba.

Amaury: Nos dio de comer muchas veces. Bueno, todavía lo está haciendo, de alguna manera.

Silvio: A todos los amigos y a algunos enemigos también. (risas)

Amaury: ¿Cómo tú llevas lo de los enemigos ya que dijiste eso? ¿Cómo tú llevas el tema de los enemigos, de los enemigos de tu obra, de los enemigos de tu persona, cómo tú manejas eso?, ¿es complicado?

Silvio: No, realmente, no.

Amaury: ¿Los pones a un lado?

Silvio: Sí, claro, a veces también se te atraviesan delante, ¿no? Yo trato de no empujar, pero no me gusta tampoco que me empujen.

Amaury: Claro. Tú fuiste un joven, y con esto voy a terminar, porque hacerte una entrevista a ti, podía durar cuatro horas y no tiene sentido porque sería una serie. (risas) “Amaury entrevista a Silvio”.

Silvio: Después yo te entrevisto a ti.

Amaury: Sí, podemos hacerlo, tienes que tener un programa como este, entonces yo sí seré el primero. Tú fuiste, nosotros nos conocemos desde el año 69, un joven irreverente, polémico, un joven inquieto, sería el calificativo que se utilizaría ahora con cierto paternalismo.

Silvio: Conflictivo, era como se decía antes.

Amaury: Se decía conflictivo, ahora se dice inquieto. Conflictivo, un joven conflictivo. ¿Serías capaz hoy de juzgar al joven que fuiste o cómo lo juzgarías si fuera capaz de juzgarlo?

Silvio: Sí, pero no socialmente. Quizás en su aprendizaje interior, porque conozco a aquel joven perfectamente, no me he olvidado de él, no solo no me he olvidado de él, sino que trato de estar a su altura.

Amaury: Dije que era la última, pero debo terminar con otra. En estos 60 programas que hemos transmitido, ha habido, no siempre, pero ha habido una pregunta, quizás recurrente, y que algunas personas me han criticado y otras me han dicho que no la deje de hacer. ¿Qué estarías dispuesto a seguir haciendo por Cuba?

Silvio: No es un problema de veneración, es un problema de responsabilidad. Es un problema de sentirse parte de algo, ¿no?. No veo a Cuba como a un altar, ni como una Catedral a la que uno va. Es la cotidianidad, es lo que uno es, lo que uno quiere que sean las personas que uno quiere. Todo el bien que uno puede desear que tenga todo el mundo, ¿no? a quien quiere, el prójimo, como se solía decir. Yo uso palabras religiosas, aunque no soy religioso, porque tengo espiritualidad, pero no tengo religión, Amaury, porque las religiones, con mucho respeto a todo el que la tiene, siempre me parecieron un poco la burocracia de la espiritualidad. Tengo mi espiritualidad. Es imposible vivir sin eso. Y parte de esa
espiritualidad se debe a este lugar hermoso en el que me tocó nacer, que pudo haber sido otro, pero es este, con una historia hermosa, de mujeres, de hombres maravillosos, y que lo hacen a uno sentirse, no
sé, orgulloso.

Amaury: Muchas gracias, muchas gracias por haber venido, mi hermano querido. Yo sé, como ya dijiste en algún momento que estas cosas no te gustan mucho, por tanto te lo agradezco el doble, y ya te lo pagaré, aunque tú no haces estas cosas para que te las paguen. (risas) Te quiero mucho, hermanazo. Nos vemos en la próxima serie, en la tuya o en la mía.

Silvio: Oye: he visto que ponen la canción aquella que grabamos, en todos los programas.

Amaury: En estos 60, sí, en todos.

Silvio: ¿Por qué no la cantamos?

Amaury: Ah, bueno, está bien, ya que es el programa final.

Silvio: ¡Final, no!

Amaury: ¡Final, no! El último programa de esta serie.

Silvio: Esa es la cosa, Amaury. ¿Hay una guitarra por ahí? Manolo, ven, échala para acá. Alan,
ven ¿tú tienes un micrófono ahí?, ahí está, sentémonos. Es una manera bien bonita de terminar el programa.
---